Blog 
POESÍA DESBOCADA
RSS - Blog de Lauren García

El autor

Blog POESÍA DESBOCADA - Lauren García

Lauren García

Letraherido ferviente de sangre y castigo.

Sobre este blog de Cultura

Este espacio aboga por la inmediatez de la poesía y la literatura. Una apuesta por la creación poética como parte inherente del mundo; la propiedad insalvable de la voz en esencia pura e incorruptible.


Archivo

  • 22
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Oviedo

    El vuelo de la precocidad

    Desde la energía y altura de los veinte años el filólogo asturiano Alberto Arce publica su primer libro "La suite de las golondrinas". Un poemario nada bisoño, que nos entrega contundentes metáforas y frondosidad con un dominio enrabietado y embelesado del idioma. Enol Alonso ilustra en el prólogo que "La poesía de Alberto es un juego de apariencias con una simbiología propia, una cámara de espejos donde no existen dos reflejos idénticos. Pero no se confundan: nadie encontrará nada que no lleve dentro. Es por ello que resolví negar mi humilde asilo, y mi mirada contaminada, a todo aquel que decida adentrarse en los vagos dominios de este joven escritor con alma de poeta antiguo". Las alas de cera para el vuelo para este novel que respira el depurado aire clásico. Lo que nada más que la juventud sabe y desconoce.

     

     

    I

    Clamor falaz de las profundidades,

    sembraste tempestades en mi pecho,

    al tiempo que olvidaba satisfecho

    la huella de mentira en mis verdades.

     

    Las llamas del fulgor de la batalla

    de sábanas mezquinas y recelo.

    Los muslos de ganchillo y terciopelo

    forjaron al intrépido canalla.

     

    Aun todo lo nefasto acaecido

    y el verso lívido a la parisina:

    las calles, la negrura, la neblina,

    serán a decisión del fallecido.

     

    Por siempre seré aquel de vanidades

    que yace atroz al margen de tu lecho.

    Rogando, al que es cautivo por derecho,

    la suma potestad de mis maldades.

     

    No vayan a colgarme la medalla

    del príncipe cobarde al que encarcelo.

    El sexo azul, sin mar ni violoncelo,

    que endulza el sudor frío y la metralla.

     

    Vorágine y placer ante lo prohibido,

    sin guantes, ni pasión, ni celestina.

    La suite de la temida golondrina,

    y a todo lo demás:el forajido.

     

    II

     

    Sinfonías de hielo en la oscuridad

    acarician los silencios de mi estancia.

    No recuerdo tu fragancia, soledad.

     

    La ciudad te admira; embelesada,

    anaranjada, pálida, febril.

    ¿Por qué sonríes ángel de aurora?

    Eres magia, literatura.

     

    No exijas misterios crepusculares.

    Hay fuegos que surgen del desacato.

    Historias que lloran sin empezar.

                              Siempre tuyo:

    Un siervo de las letras malcriadas.

     

    XVI

     

    Los cuervos que soñaban con alondras

    murieron derrochando incertidumbre.

    Las menos borrascosas de las cumbres

    huyeron al exilio de mi alcoba.

     

    Bailando un vals debajo de tu alfombra

    perdí las tres vocales de mi nombre,

    al tiempo que erigí por la techumbre

    las ruinas del palacio de la sombra.

     

    Sabes bien que debiera no engañarme;

    aun así disfruto, aun así miento

    cada vez que te prometo no enviudar.

     

    No estás en el catálogo de musas.

    No estás a la vanguardia de mi alma.

    No intentes disfrazarte de calor.

     

    ALBERTO ARCE- "LA SUITE DE LAS GOLONDRINAS"-EDICIONES CAMELOT-2016   

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook