Blog 
POESÍA DESBOCADA
RSS - Blog de Lauren García

El autor

Blog POESÍA DESBOCADA - Lauren García

Lauren García

Letraherido ferviente de sangre y castigo.

Sobre este blog de Cultura

Este espacio aboga por la inmediatez de la poesía y la literatura. Una apuesta por la creación poética como parte inherente del mundo; la propiedad insalvable de la voz en esencia pura e incorruptible.


Archivo

  • 28
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Oviedo

    La sinceridad del sur en Eva Vaz

    La poesía de Eva Vaz (Huelva, 1972) se podría contemplar como una confesión femina alzada con toda la contundencia de la más estricta sinceridad. A la palabra de la escritora andaluza, licenciada en Filosofía por la Universidad, más que ponerle etiquetas restrictivas al uso (realismo sucio, poesía de mujeres, etc...), ha de significarse la naturalidad confidencial que parece hablarnos entre claridad y la confusión; absorviendo los mares del silencio. Con la pasión viva y descarnada de desempeñar multitud de trabajos en torno a la literatura, Eva Vaz canta con desenvoltura al desgarro del viento del sur.

     

     

    CINTA EN EL JARDÍN

                                            "Perder placer es triste"

                                             Luis Cernuda

     Perder placer es triste,

    por eso están los bares

    o las casas de putas:

    placeres a manotazos,

    como espantapájaros que aplauden.

    Tú arañabas el placer dando lengüetazos

    a los restos de coca de tus libros:

    leías, los vi en la mesita, libros con marcapáginas.

    Es cómico encontrar

    El retrato de Dorian Gray

    junto a la cama de una muerta.

    Perder placer es triste,

    por eso desayunabas martinis con vodka,

    pero no había glamour en ello:

    realmente era patético.

    Ya vi a la muerte ejerciendo,

    con disciplina,

    merodeando bajo tus piernas hinchadas.

    Esa puta se ceba con los alcohólicos,

    hace trabajos cochambrosos.

    Se complace con estas cosas.

    Y te encontramos en el jardín,

    emitiendo gemidos azules.

    El cian de la muerte es ordinario.

    Yo guardé tu ropa limpia,

    aún caliente,

    porque el vodka se comía tu hígado

    a mordiscos

    pero tu siempre ibas bien vestida.

    El móvil aún estaba cargado:

    ¿Una conversación sobre el cielo? ¿Un whatssap?

    Me gustaría saber cómo se muere:

    tú ya tenías experiencia.

    Perder placer es triste.

    Encontré aquel bolsito de boda,

    tan fino, con el menú de la fiesta.

    Finalmente, todo guardado en orden,

    parecía un triste trasero de la vida.

    Cada cual debería elegir

    cómo morirse,

    y tú elegiste el vino.

    "Dejad las rosas para los otros".

    Descansa, morirse de alcohol

    debe de ser muy cansado.

    Muy indecente.

    El placer se fue a otro sitio

    y nos dejaste tu cadáver

    en el jardín,

    delante de nuestros ojos.

    Y un olor a lejía que tapaba,

    como un féretro,

    el olor a la muerte.

     

    LEYENDO A MAR 20 AÑOS DESPUÉS

     

    Entonces no estábamos heridas de mundo,

    sólo heridas superficiales

    y todo el mundo por hacer,

    tan grande y tan bonito.

    Pero ahora estamos tan rotas

    como muñecas muertas:

    ya no podemos rodar,

    y por eso escribimos;

    es gratuito y necesario.

    Tu camino y mi camino

    se han cruzado en una alianza

    infecciosa. Mal caldo éste.

    Y me hiere verme en tus ojos,

    porque el fracaso no es bonito ni joven.

    Pero aquí estamos, con tantos años malhechos

    y estos poemas de sangre,

    como una ruina que encuentra otra ruina

    en un vertedero.

    Has sufrido: lo veo cuando te ríes.

    Yo también.

    Sólo soy una perra de tres patas

    con cicatrices de tiempo.

    Pero antes no, no estábamos

    rotas de fracaso,

    y hoy competimos por ser las más

    golpeadas:

    ¿Dónde aprendimos esta competencia?

    ¿De qué sirve ser la que más sufre?

    Y las expectativas... No viajamos.

    Tuvimos hijos,

    trabajamos tanto que se nos olvidó

    la vida, ésa con tantas promesas.

    Ahora vivimos pero se nos olvidó

    la vida, ésa con tantas promesas.

    Ahora vivimos pero se nos olvidó

    ser felices.

    Y éramos tan buenas chicas...

    Ahora no lo sé, dime, Mar,

    ¿seguimos siendo buenas chicas?

    ¿Podremos seguir siendo amigas?

     

    CRÍA CUERVO

                                                                                                "Esos hijos que ahora

                              devuelven la mirada, pero no la sonrisa"

                                           Fernando Beltrán

     

    Creo que tenemos pendiente

    una conversación inédita.

    De mi infancia o del resto de mi vida,

    ahora que mamá es vieja

    y tú te comes el mundo

    con un simple gesto de melena

    negándome tu rostro.

    Ahora que tú eres la protagonista

    absoluta de tu vida.

    Y yo soy una comparsa innecesaria

    y molesta,

    un zumbido viejo sin atractivo.

    Sólo soy una madre,

    hay muchas en el mundo.

    Antes también era una madre,

    pero entonces era exótico.

    Ahora es ser una piedra

    que pesa más que yo misma

    y mi fracaso es la sombra

    que ves proyectada en tus espejos.

    Será por eso que ya no regresas:

    la casa está llena de telearañas

    y una humedad que descompone

    la paciencia.

    Huele a viejo y a puchero rancio de madre.

    No más. Ya no soy de tu gusto.

    Y eso es el alimento

    de mi resurreción cotidiana.

    Cuando regreses,

    vas a asustarte de lo mucho

    que he crecido en estos meses.

    Ya soy más alta que tú.

     

    EVA VAZ- "TRABAJO SUCIO"- ISLA DE SILTOLÁ-2016  

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook