Blog 
PsicoactivaMente
RSS - Blog de Olaya y Alejandro

El autor

Blog PsicoactivaMente - Olaya y Alejandro

Olaya y Alejandro

Olaya Begara (Corvera) y Alejandro Bascoy (Avilés), psicólogos.

Sobre este blog de Salud

Una mirada a la vida cotidiana desde el apasionante mundo de la psicología.


Archivo

  • 06
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    salud
    psicología
    educación
    AcosoEscolar
    Bullying

    Hablemos de bullying

    Aprovechando la noticia de la puesta en marcha de un teléfono para el acoso escolar (http://www.lne.es/sociedad/2016/11/01/nuevo-telefono-acoso-escolar-operativo/2006693.html) ,me voy a limitar a dar unas pinceladas sobre lo que se sabe acerca del  acoso escolar; un tema que debería estar continuamente copando las portadas de todos los medios, por ser una realidad que golpea a nuestros niños y niñas a diario.

    Las cifras

    El porcentaje medio aproximado de victimización grave oscila entre el 3% y el 10%, pero  el porcentaje de estudiantes que sufren cierto nivel de conductas violentas varía entre un 20% y un 30%.

    Esta ya de por sí preocupante cifra aumenta al hablar de ciberbullying (uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), sobre todo internet y el teléfono móvil, para hostigar y acosar a compañeros): entre un 40% y un 55% de los escolares estaban implicados de algún modo, y entre un 10% y un 50% tuvieron experiencias de victimización, siendo severa en un 2-7% de los casos.

    Formas de acoso escolar.

    Cabe recordar que no sólo el maltrato físico es una forma de acoso;  el maltrato verbal (insultos, motes), las intimidaciones y el aislamiento social (ignorar y excluir), son también formas de acoso escolar, tal vez incluso más importantes de conocer por pasar más desapercibidas...

    ¿Quiénes participan?

    Este punto es muy importante, ya que en el acoso escolar no hay sólo agresores y víctimas. La mayor parte de las personas son espectadores, y esta mayoría es una pieza fundamental sobre la que hay que trabajar, ya que un espectador pasivo (aunque no esté de acuerdo con el acoso) es en cierta forma cómplice del agresor, contribuyendo enormemente al mantenimiento del problema.

    Hablemos de bullying

    Fuente: Guía de acoso oficial asturiana.

    ¿Qué consecuencias tiene?

    >Para el maltratado/a.

    -Sentimientos de soledad, infelicidad, miedo, pérdida de autoestima, de autoconfianza y de confianza en los demás.

    -Pueden llegar a tener problemas de salud ,ansiedad, depresión...que en casos extremos pueden llevar al suicidio.

    -Pueden desarrollar fobia a ir al colegio, con lo que ello supone para su crecimiento y desarrollo personal.

    >Para el maltratador/a.

    -Su conducta puede ser el paso previo a futuros hechos delictivos.

    -Se instaura una creencia en sí mismo o en su entorno de que para lograr el poder y el liderazgo hay que emplear la violencia, pudiendo perpetuarse este tipo de comportamientos en su vida adulta.

    >Para la comunidad escolar.

    -Los espectadores acabarán valorando la agresividad y la violencia como forma de éxito social.

    -Todo el entorno social sufre una sensación de indefensión e incapacidad de reacción similar a la de la víctima.

    Fuente: Guía de acoso oficial asturiana.

    Para reflexionar....

    Conocemos los datos, conocemos sus manifestaciones, conocemos sus consecuencias...

    El acoso escolar  es un problema muy grave que amenaza a nuestra población más vulnerable: la infancia y la adolescencia; sector que determinará en un futuro cómo somos como sociedad.

    Ya hemos visto que las situaciones de acoso escolar pueden perpetuar formas de comportamiento que seguirán manifestándose en la edad adulta. ¿Es esto lo que queremos que nos defina como sociedad?

    Si la respuesta es un rotundo NO, en nuestra mano está revertir la situación. ¿Cómo? Apostando y exigiendo una educación basada en el respeto, en valores prosociales, en la igualdad, en la convivencia....pero no sólo en nuestros colegios e institutos, si no exigiéndola y llevándola a cabo en todas las esferas de nuestra vida: nuestro barrio, nuestras instituciones, nuestros representantes públicos, nuestros medios de comunicación, nuestra familia...

    No podemos olvidar una sencilla premisa: La educación es cosa de todos.

     

    Olaya Begara

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook