Blog 
PsicoactivaMente
RSS - Blog de Olaya y Alejandro

El autor

Blog PsicoactivaMente - Olaya y Alejandro

Olaya y Alejandro

Olaya Begara (Corvera) y Alejandro Bascoy (Avilés), psicólogos.

Sobre este blog de Salud

Una mirada a la vida cotidiana desde el apasionante mundo de la psicología.


Archivo

  • 20
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud psicología ciencia inteligencia Autismo Vacunas Homeopatía

    Margarina, divorcios y otras correlaciones espureas

    Los altos son más listos. Y si no te lo crees, prueba a hacer un estudio. Vístete de científico (con bata blanca, gafas y una beca de investigación denegada creo que será suficiente) y vete a tu instituto más cercano. Empieza a pasar test de cultura general y mide a los alumnos de los seis cursos. Te garantizo al 100% que la inteligencia correlacionará positivamente con la altura, o lo que es lo mismo: a más altura, más conocimientos. ¿Hay algo que no te cuadra?

    Sí, hay truco. Es lo que llamamos correlación espurea. Para explicar este concepto es necesario entender qué es una correlación. Cuando decimos que dos variables correlacionan entre sí, en realidad estamos diciendo que cuando el valor de una cambia (por ejemplo el tiempo que estudiamos para un examen) también cambia el valor de la otra (la nota que sacamos en el exámen). Una correlación espurea no es más que dos variables que correlacionan entre sí, aunque en la realidad estas no tengan relación lógica, como es el caso que nos ocupa. Esto hace que nosotros tengamos la sensación de que una es causa de la otra, si bien en la mayoría de las veces esto no es así.

    El factor explicativo, la causa, sería probablemente los años de escolarizacion y no la altura, que es en realidad una anécdota. Es un error que se suele cometer a diario, y supone una de las principales premisas que sirven de advertencia en el mundo de la ciencia: correlación no implica causalidad. Que la altura correlacione con los conocimientos no implica que unos sean causa de otros. Diferenciar entre correlación y causalidad es algo vital en la ciencia, que tiene otras herramientas para verificar una posible relación causal. Es tan importante que hemos estado a punto de afirmar que la altura predice la inteligencia, con el tremendo error que eso supondría.

    Casualidad vs causalidad, el caso del autismo y las vacunas

    No son pocas las ocasiones en las que nos tomamos la libertad de establecer relaciones causales cuando solo tenemos una mera correlación, que como hemos visto no nos aporta nada por sí misma. Es posible que, si te fijas, no te cueste demasiado trabajo darte cuenta de un error de este tipo en alguna noticia, sobre todo relacionada con el ámbito de la salud. Pese a que es este un campo bastante 'verificable' mediante procedimientos científicos, no paran de surgir bulos derivados muchas veces de este mismo error. Un caso que ha dado bastante que hablar es el de la relación entre autismo y vacunas. Pese a que la ciencia ha desmentido con creces una posible relación entre ambas variables, muchos colectivos siguen apoyándose en la correlación entre ambas para argumentar que las vacunas causan autismo. Efectivamente en los gráficos se puede observar una alta correlación entre el número de vacunados y el número de personas con autismo, y es normal que tendamos a sacar una conclusión precipitada...y errónea. Al igual que en el caso de la altura y la inteligencia, entre ambas variables está mediando la verdadera explicación de esa relación, como podría ser la mejora del sistema sanitario en los últimos años. Por una lado, un mayor conocimiento de los trastornos del espectro autista - entre ellos el propio autismo- ha permitido mejorar las herramientas de diagnóstico, lo que unido a un acceso de la sanidad cada vez más asequible para la población hace que cada vez se detecten más casos, que no es equivalente a decir que hay más casos. De hecho, la revista científica que publicó el primer estudio acerca de esta relación no tardó en retirarlo, al encontrar irregularidades en la metodología utilizada. Esto, unido a una mejora en el sistema de vacunación, se ha convertido en un caramelo para los empeñados en descubrir conspiraciones. 

    Nicolas Cage y las muertes en piscinas

    Siguiendo la lógica que nos dice que las vacunas causan autismo y que los altos son más listos, podríamos llegar a conclusiones bastante bizarras. De hecho, esta página web se dedica a recoger algunas de las correlaciones más curiosas. Todas ellas reales, y todas ellas con una correlación prácticamente perfecta. Podríamos dar consejos tales como que no compres margarina si no quieres arruinar tu matrimonio, o cuidarnos con el exceso de alcohol cuando suba el precio del uranio en Estados Unidos. También podríamos dar las gracias a Apple, resulta que a más ventas de Iphone, hay menos asesinatos con objetos contundentes. Pero si tuviera que dar un consejo, ese sería sin duda que tengáis cuidado con las piscinas cuando salga una nueva película de Nicolas Cage. Resulta que hay una relación perfecta entre su número de trabajos por año y la gente que muere ahogada por caer en piscinas. Como si no tuviéramos bastante con ver sus peliculas.

    Margarina, divorcios y otras correlaciones espureas

    Foto: la relación casi perfecta entre el número de películas por año de Nicolas Cage y los ahogamientos en piscinas. Es un argumento bastante potente para los que no somos muy fan de sus películas.

    Dos de los campos donde más abundan las correlaciones espureas que luego son tomadas en serio son, como hemos visto, en el de la salud...y en la política. Relacionamos con excesiva facilidad, por ejemplo, el rumbo de un país con el gobierno imperante en el momento, si las cosas han ido bien es gracias a 'X' partido, y si han ido mal ha sido por culpa de 'X' partido. Si las cosas van bien en un país es gracias a este gobierno, y si van mal es por culpa de este gobierno. Obviamos así las casi infinitas causas que pueden influir en el desarrollo para bien o para mal de un país, más aún en un mundo cada vez más globalizado. Lo mismo ocurre en el campo de la salud, donde pseudociencias como la homeopatía se aprovechan de ello. Empezar a tomar un medicamento homeopático y que a la semana se nos cure el catarro hace que achaquemos este fenómeno a la pastilla, aunque la causa podría ser, y de hecho es, muy distinta. Es por ello que nuestra experiencia personal no supone un argumento válido para confirmar o no la eficacia de 'X cosa' en el mundo de la salud, y por ello tenemos que ceder el testigo a la ciencia.

    Margarina, divorcios y otras correlaciones espureas

    Foto: he aquí la prueba del delito. Margarina, la mayor rompecorazones del Estado de Maine (EEUU)

    Odiamos lo inexplicable

    En la base de todo está nuestra incapacidad para soportar lo incontrolable. Nos gusta tenerlo todo bien atado, y lo contrario nos suele generar bastante ansiedad. Nos aferramos así a la primera explicación que nos parezca más o menos lógica, aunque con ello caigamos en errores del mismo tipo que los mencionados durante el artículo. La confusión entre correlación y causalidad es solo un ejemplo de los muchos errores que cometemos las personas al extraer conclusiones de los hechos que observamos. Es cierto que a veces nos va bien y acertamos, pero ni siquiera eso nos confirma que estemos en lo cierto. De ahí la importancia de aplicar el método científico siempre y cuando sea posible, ya que es el procedimiento que más nos acercará a una verdad absoluta de las cosas, si es que existe tal cosa.

    Alejandro Bascoy

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook