Blog 
Santi Obaya
RSS - Blog de santiago obaya fernandez

Archivo

  • 25
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CABALLUCOS DEL DIABLO

    Santi en Caballucos del Diablo

    Aunque otras veces había corrido de noche, en ultras, nunca lo había hecho en este novedoso formato, una maratón saliendo al anochecer, un idea muy original para poder disfrutar de correr de noche para aquellos que no hacen ultras, ya que aparte de la maratón también había formato de 20km.

    Cuando un pueblo y sus vecinos se vuelcan con su carrera y es parte de la fiestas del pueblo se nota y su pasión hace que todo sea más fácil y uno se sienta muy a gusto en la carrera, el montaje de salida y meta, fue espectacular y el ambiente increíble, y no sólo en el pueblo, me quedé gratamente sorprendido de la cantidad de público en el recorrido, menudo ambientazo y de noche.

    La carrera fue una autentica lucha contra mí mismo, y eso hace que valoré más esta victoria. Por la mañana haciendo unas fotos, con el crack Mikael Helsing, me di un fuerte golpe en la espalda, el cual me hizo ir con muchas molestias sobre todo al principio de carrera, luego también en la bajada del km 17 retorcí un tobillo, nada grave pero cuando la cabeza no va bien, parece que uno busca disculpas pa retirarse. Hasta ahí, aunque no iba nada a gusto, sobre todo bajando, iba en tercera posición, poco a poco alcanzo a los primeros y me voy ya con Marcos en el km 22, al llegar al km28, ya sólo queda una subida, bueno eso creía yo, poco a poco me voy solo y me veo bien con lo que voy abriendo hueco. Llego a la cumbre y ni cargo bebida ya que es el 33 y todo para abajo, menudo error, la niebla me hace bajar andando y perder la señales muchas veces, dando siempre la vuelta hacia atrás, menos una de la veces que ya ni así, y tuve que ir por medio de cotollas, guiándome por el sonido de las motos de la organización, cuando llego me dicen que voy el primero y ya me lanzo por zonas más fáciles a meta, pero sorpresa, cuando ya creí que llegaba última subida, cruzar un río, barro y más barro, buf, acabo llegando ya a meta al límite de las fuerzas.

    En definitiva muy contento con todo lo vivido este fin de semana, ¡larga vida a LOS CABALLUCOS!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook