Blog 
Santi Obaya
RSS - Blog de santiago obaya fernandez

Archivo

  • 03
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RUNSPIRAL

    En el 2012, ya pude seguir el reto deportivo y solidario de Darío y su equipo de Runspiral, nada menos que dar la vuelta a la isla de Tenerife acabando en la cumbre del Teide, todo un reto a la vez que recaudaba fondos en la lucha contra el cáncer. Este año cuando me enteré del proyecto me pareció impresionante, nada menos que recorrer las 7 islas en 7 días, más de 400km, todo un reto físico y mental, no sólo me impresionaba lo duro del recorrido, los continuos traslados podían provocar que no fuera posible realizarlo y lógicamente me parecía casi peor todo eso que los propios recorridos por montaña.

    En Octubre volví a la Bluetrail, con tan mala suerte que una lesión me hizo retirarme, al día siguiente Darío nos hizo de anfitrión y nos contó más de su reto y de lo mucho que estaba recaudándose también en al lucha contra el cáncer.

    Fue llegar a Gijón y no paraba de pensar en cómo poder arreglármelas para acompañarlo, cuadrar todo, familia trabajo y viaje, no fue fácil, pero vi que se podía hacer. Me puse en contacto con César, el hermanísimo del Dari y encargado de toda la logística, quería que fuera una sorpresa y él se encargó de toda la logística en Tenerife, yo sólo de llegar allí y de volver claro, que puedo contar yo estaba temblando de los nervios y la sorpresa fue mayúscula cuando Darío bajó del Ferry y me vio, son momentos que no se olvidan jamás.
    Todo le iba de cine sin lesiones, muy fuerte físicamente y yo quería disfrutar con ellos de un momento importantísimo en sus vidas, en esta que era la última etapa. Salimos del Portillo unos 30 corredores solidarios, impresionante vamos, Darío marca el ritmo y aunque está nerviosismo y estresado, va muy fuerte sobre todo en las subidas, llegamos al km 15, come y bebe y va como un tiro, puede que incluso demasiado rápido. Todo va de cine hasta el km 30, donde empiezan a aparecer molestias, que hacen que se vaya parando cada vez más. Los nervios empiezan a aparecer en todo el equipo en estos interminables 15 km por el monte hasta llegar a los últimos de asfalto, yo también sufro ya que sé que los 15 de asfalto como si es arrastras, pero la zona de montaña como se bloquee la pierna se acabó, hay tiempo de sobra para llegar a Santa Cruz, y sufriendo, caminando y medio corriendo se va acercando al objetivo. No me acuerdo del nombre del pueblo donde llegamos, pero fue indescriptible, sus hijos corriendo por la plaza y la cantidad de gente ovacionándolo.

    Los últimos 15 km, se corta la carretera para su paso y las decenas de corredores que le acompañamos, aunque va totalmente cojo y sufriendo, vaya que si consigue llegar, incluso disfrutar y olvidar el dolor los últimos kilómetros.

    Sin duda el trail va más allá de la mera competición, y esto para mi ha sido una experiencia inolvidable.

    Runspiral 2013

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook