Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 19
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mariano Rajoy Elecciones Podemos campaña electoral

    26-J: "Breyxit"

    La salida voluntaria de Mariano Rajoy Brey del escenario político (en adelante “Breyxit”) es la condición que pone Ciudadanos para apoyar un gobierno con el PP, si es que salen las cuentas de una alianza tras el 26-J. El “Breyxit” incluso podría facilitar una eventual abstención de PSOE, que evitaría a los socialistas tener que encamarse con el Alien de Podemos, ese monstruo metido en las entrañas socialdemócratas, que quiere separar España, etcétera, etcétera. Si hubiera un “Breyxit”, a qué negarlo, las cosas serían muy fáciles y mucho fáciles, que diría Mariano.

    Pero ¿qué posibilidades reales hay de que se produzca el “Breyxit”?

    Una, evidente, es que pierda estrepitosamente las elecciones. Pero las encuestas casi dicen lo contrario.

    Pero si gana, la historia española nos dice -y no sé si está del todo bien traída la comparación- que cuando un gallego llega al poder la mejor manera de relevarlo es esperar tranquilamente a que se produzca su óbito en la cama. Antes no acostumbran a marcharse.

    En el debate a cuatro, Rivera pidió al presidente del gobierno que reflexionase. No se atrevió a entonarle un “Váyase, señor Rajoy”, pero se le notaron las ganas. No parece que la reflexión lleve al presidente del PP a contemplar la posibilidad de dejar paso. Al fin y al cabo, él ganó las últimas elecciones pese a ser la cabeza visible de la mayor tromba de crisis y corrupción que sufrimos los españoles en lo que va de siglo. En esta segunda vuelta electoral, Rajoy parece más reafirmado que nunca, se ha desprendido esa propiedad que solo tienen algunos gallegos y la física cuántica: las cosas pueden estar en dos sitios a la vez y las partículas nunca sabes si están subiendo o bajando la escalera.

    Anda tan resuelto el presidente que se ha permitido afirmar con rotundidad que no va a dejar de leer el “Marca” de ninguna de las maneras. Hay gente incluso que, al verlo aparecerse en un campo de alcachofas, asegura que era él mismo en carne mortal y no aquel holograma detrás de un plasma de los tiempos de los papeles de Bárcenas.

    Cuando gobierna, Rajoy es un calamar pero en esta campaña no se anda con medias tintas. O conmigo o contra mí, va diciendo. Shí, shí, shí. O conmigo o contra mí. O gobiernan los moderados o “los de morado”, como acaba de decir la fiel Soraya en una ocurrencia que debieron escribirle en buena hora. Mariano, como Pablo, sabe que la clave es polarizar, polarizar, polarizar. Polarizar para vaciar ese espacio que ahora ocupan el 35 por ciento de votantes, los que aún votan al PSOE y Ciudadanos. Mariano, como Pablo, saben que su futuro está en conseguir que los españoles pasemos del bipartidismo al “bipolarismo” electoral. Otra cosa serán las consecuencias de resucitar las dos Españas que nos hielan el corazón.

    Mariano pudo haber perdido muchas batallas, pero nunca la guerra. Como en aquel anuncio de conejos de Duracell, él dura, dura y dura. Recuerden, por ejemplo, lo que pasó cuando fue a casa de Bertín: mucho ji ji jí ja ja já con lo pasmao que parece el registrador de Pontevedra, pero cuando se pusieron a jugar al futbolín, el gallego le dio la del pulpo al presentador.

    Rajoy lo tiene claro. No pierde el foco. Sólo tiene por delante un gran obstáculo. Veremos qué pasa este miércoles cuando visite “El Hormiguero” de Pablo Motos y lo pongan a hacer experimentos. El destino de España depende de cómo meta los Mentos en la Cocacola.

    Estoy en ascuas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook