Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 15
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Etiquetaje

    Si todo es mercado, todo es producto. Incluida la política. Y como cualquier producto, el de los partidos debería de venir correctamente etiquetado. Es alimento para el espíritu (espíritu ciudadano, si es que hubiera algo así en España) así que, como dice la normativa alimentaria, a los partidos debería de exigírseles etiquetar correctamente su composición ideológica (si la hubiera) con letra y mensajes legibles, que indiquen claramente los alérgenos que contiene la ingesta de su voto; tampoco sobraba que nos revelasen el tipo de aceite utilizado para cocinar nuestra voluntad de electores y, en definitiva, que nos informasen sobre todos los datos necesarios para saber cuán saludable resulta entregarles nuestro apoyo. Así, después de votar, y vistas las cosas que pasan, no tendríamos que pasarnos cuatro años dudando entre acudir a denunciar a la Unión de Consumidores o a pedir vez en el atestado mostrador de la Fiscalía Anticorrupción.

    Si todo estuviera correctamente etiquetado no tendríamos duda alguna cuando vemos a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias disputarse, como aquellas madres del juicio de Salomón, a la última estrella de la política emergente europea, el líder laborista británico Jeremy Corbyn, una joven promesa que lleva 32 años calentando escaño. Pedro y Pablo -una pareja de nombres que lo mismo protagonizan los Evangelios que Los Picapiedra- sostienen cada uno por su parte que el nuevo líder laborista piensa exactamente como ellos. Pedro afirma que Corbyn es de izquierdas, como él. Pablo, como asegura que la dicotomía izquierda/derecha vive sus últimos coletazos (sic), sostiene que Corbyn es de los de abajo, justo como él. Hasta ahora, la lógica nos decía que dos cosas iguales a una tercera son idénticas entre sí. Pero va a ser que no.

    La composición de la ideología de nuestros partidos está cambiando tanto que uno ya no sabe bien qué está votando. Si compra producto auténtico o sucedáneo. Tragamos a ciegas, como si fuera una Cocacola, cuya fórmula misteriosa es el único gran secreto de la civilización humana. Podemos es de abajo, ¿pero es de izquierdas? Pues oye… El PSOE es de izquierdas, ¿pero está con los de abajo o con los de arriba? Pues… ¿Puede uno ser de derechas pero estar con los de abajo? ¿O ser de izquierdas y estar con los de arriba? ¿O ser de abajo y no ser de izquierdas ni de derechas? ¿O ser de arriba e ir con los de la feria y venir con los del mercado? ¿Y ser de centro será estar con los de arriba o con los de abajo al mismo tiempo? El GPS democrático acaba de petar.

    A mí personalmente me gustan mucho los de Ciudadanos. Ellos lo ponen muy fácil. Ellos sí que están bien etiquetados políticamente. Seas chico o chica, basta con ser guapo (o creérselo), ponerse fundas en los dientes, hacerse la depilación integral y hale, ya piensas como ellos. Y, además, lo que dicen ni contiene alergénicos ni grasas saturadas. No se puede pedir más, la verdad.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook