Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos.

Sobre este blog de Sociedad

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Me interesan tantas cosas!


Archivo

  • 01
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las Palmas de Gran Canaria inteligencia emocional.

    ¿Éxito o fracaso?

    ¿Éxito o fracaso?

    Hacer realidad un sueño es algo hermoso y deseable. A menudo
    observamos como los protagonistas de las películas alcanzan sus metas.

    Muchas veces se verán obligados a superar grandes obstáculos para

    lograrlo, otras; lo perderán todo en aras de iniciar un

    viaje interior de mayor profundidad.

    En el cine todo ocurre en un tiempo récord. Una película no deja de
    ser vida condensada en una pequeña franja espacio temporal. Pero la
    realidad siempre supera a la ficción en complejidad y, sobretodo, con un poco de suerte, en duración.

    ¿Cómo hubiera evolucionado el amor de Romeo y Julieta si hubieran envejecido juntos?

    ¿Cuál sería el verdadero final de desayuno en
    Tiffanis; podrían compaginar bien sus vidas Paul, el joven escritor, 
    George Peppard en la vida real, y la bohemia y caótica Holly,
    protagonizada magistralmente por Audrey Hepburn?

    En nuestro día a día tomamos millones de decisiones, y actuamos como
    trapezistas que se la juegan en el trapezio frente al público y sin
    red. Por esa razón desarrollar cualquier tipo de proyecto es
    arriesgado, requiere de fe ciega, perseverancia y un gran valor.

    Cuando por fin uno ve crecer su sueño, entonces se siente con el deber
    de mantenerlo. El sueño debe crecer y perdurar. Para la cual cosa se
    requiere de una gran dósis de energía extra y de seguir tomando millones y
    millones de decisiones vitales en el momento justo.

    Pero en ningún caso será un camino de rosas, habrá que lidiar con
    infinidad de obstáculos imprevisibles. Es importante estar por encima de las
    opiniones de los demás y de las odiosas e inevitables comparaciones.

    Pocos son los que celebrarán tus éxitos. Contarás con los dedos de la
    mano a aquellos que te acompañen y animen en tus fracasos. Pero
    recuerda que detrás de un fracaso hay grandes oportunidades de éxito,
    y detrás del éxito siempre viene, necesariamente, algún fracaso. Es un
    círculo que se retroalimenta. El círculo del aprendizaje. Por cierto,
    esos pocos amigos que cuentas con los dedos de una mano, son más que
    suficiente.

    El éxito y el fracaso condicionan todo lo que hacemos. Pero muchas
    veces hablan más de los demás que de nosotros mismos. Deberíamos
    plantearnos que es el éxito ó el fracaso sin necesidad de mirar al
    vecino.

    Para mí el éxito de este año fue ver crecer sanos a mis hijos,
    restablecer muchas de mis relaciones, y sacar un disco en el que puse
    todo mi cariño. Puedo decir que este año fue importante para mí y lo
    viví intensamente.

    Planteate qué es el éxito para tí.

    Olvídate de los demás y piensa sólo en lo que tú quieres,

    en lo que tú necesitas.

    Un truco: sé práctico y pónte metas a corto plazo.

    Mucho ánimo y, ¡no dejes de creer en tí mismo!

    Feliz 2016. La vida no espera, vívela.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook