Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos. Licenciada en filosofía por la UB, y profesora de Yoga.

Sobre este blog de Sociedad

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Eso sí, relacionados fundamentalmente con la salud y el arte.


Archivo

  • 24
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD
    Barcelona

    ¿Sólo reflexionamos cuando muere alguien?

     Â¿Sólo reflexionamos cuando muere alguien?

    Esta mañana me desperté muy temprano y me obligué a dormir un poco más puesto que a duras penas llevaba cuatro horas de sueño profundo. Al volver a conciliar el sueño tuve una pesadilla con Rita Barberá, Pablo Iglesias y Pilar Rahola. Y mira que no conozco ni me identifico con ninguno de los tres. En mi sueño la señora Barberá estaba contenta y tranquila, y observaba divertida como todos se tiraban de los pelos por lo mal que se habían portado con ella. 

     Lo que más me llamó la atención de lo ocurrido ayer es cómo lo inesperado siempre nos rompe el esquema preestablecido y cómo las cosas cambian de golpe con lo imprevisto. La política se ha vuelto un circo cruel y violento. Y me atrevo a afirmar que no soy la única que echa de menos moderación, sentido común y respeto. Una mirada más femenina.

    El partido popular se equivocó al tomar la decisión de preservar su imágen pública y darle la espalda a la que había sido su matriarca, Rita Barberá. Lo hizo, según apuntan sus fuentes, hasta que se aclarase su implicación en las causas que se le imputaban. No creo que lo hiciera de buen grado y sin remordimiento de conciencia alguno, aunque algunos quieran convencernos de lo contrario. Si algo hemos aprendido de todo este turbio asunto es que hay que respetar a los muertos, y que los políticos también son seres humanos. No es poca cosa.

    El simplista discurso de Podemos de "nosotros somos los buenos y al resto que los cuelguen", ya no es creible. Podemos está demostrando tener una visión muy patriarcal, reduccionista y dualista de la política; los buenos-los malos, los ricos-los pobres, amigos-enemigos. Lo peor del asunto es que ellos creen ir de todo lo contrario.

    El discurso de la burguesía independentista, en boca de Pilar Rahola (una de sus espadachinas), aprovecha cualquier tropiezo del partido popular para justificar su superioridad moral y la necesidad de avanzar hacia la libertad, con lo que llaman la revolució dels somriures, revolución de las sonrisas, aunque más de la mitad de los catalanes estemos con la cara hecha un poema. Es también un ejemplo de modelo en el que unos son los buenos y otros los malos, unos los invadidos y otros, los invasores. 

    La mirada femenina es más global y menos cortoplacista, piensa en el planeta y en la humanidad como parte de un Todo al que hay que cuidar y proteger.

    No participar de un minuto de silencio por un compañero o compañera aunque sea un contrincante político, demuestra falta de generosidad.

    Tampoco creo que haya que dejar volar la imaginación como si estuviéramos en un thriller policíaco de Stieg Larsson y, como se comenta en las redes sociales, creer que la señora Barberá fuera asesinada para evitar que hablara. –Porque si tiraba de la manta saldría toda la mierda de España. La mataron para silenciarla. –se atreven a asegurar algunos–. A la vez que ponen cara de agentes del CSI, y hacen aspavientos para aclarar que se trata de una mierda infinita.

    Creo que, en realidad, un poco "flipaos" lo estamos todos, lo cual es bastante razonable dadas las circunstancias imperantes en este nuestro pobre, desunido y acomplejado pais de picaresca. Pero pongamos un poco de sentido común al asunto. No hay que ser un lince para entender que el partido popular está de corrupción hasta las orejas, y las causas de la señora Barberá eran un peso demasiado pesado en un momento clave de reciente formación de gobierno.

    Por más que nos pese a muchos, hay que recordar que Rajoy ha ganado las elecciones y hay que aceptar que en estos momentos su partido es el mayoritario. Así que, por favor, nos vendría bien que todos dejaran de colgarle el muerto al otro y demostraran un espíritu un poco más deportivo. ¿Se pondrán a trabajar algún día para que no pasen desgracias como la de Rosa Pitarch Vicente? ¿Serán capaces de llegar a acuerdos por el bien común de Todos? ¿pactarán para que se resuelva el problema catalán? 

    Como si se erigiese en el juez de todos los españoles, Iglesias no se corta un pelo y condena a Barberá, alegando que su partido no participa de homenajes a gente corrupta (¿veis lo de buenos y malos?), y luego lo arregla desviando la atención hacia otra desgraciada muerte que le sirve de excusa perfecta para justificar su falta de altura política. Utiliza la muerte de la vecina de Reus para justificar su desplante a Barberá. Muy bonito. Menos mal que en su mismo partido hay gente con más cabeza que él que no confunden el pan con el tocino. En fin, ayer algunos se retrataron. 

    En mi sueño Iglesias era un falso Jesucristo que no dejaba que Barberá entrara en el cielo. La misma Pilar Rahola, que también salía como una especie de bruja pirula incapaz de callar ni bajo el agua, ya sabéis que es íntima amiga de Artur Mas y de Carles Puigdemont, trataba de contener su verborrea letal por respeto a la muerta pero disfrutaba tildando a los populares de perversos, demonios de un solo ojo y con cola. 

    Para ciudadanas y madres que intentamos educar y transmitir valores a nuestros hijos, es muy triste ver como cada uno barre para su casa cuando la casa de todos debería ser la misma.

    ¿A caso esos partidos que ahora culpan al partido popular de abandonar a Rita Barberá no hubieran hecho algo parecido? ¿aceptarían de buen grado que hoy se relacionaran con ella si siguiera viva? En serio, basta ya de hipocresía, me siento muy decepcionada por la crisis de valores que vivimos. Creo que la sociedad necesita de esa mirada más femenina en el sentido más auténtico del término. No hablo de feminismo. Lo femenino no está sólo en la mujer, también está en el hombre. Hablo de ese lado más humano, más sensible que te proporcionan experiencias como cuidar de tus hijos, o de tus sobrinos, o de tus nietos, o de tus abuelos.

    Nuestro pais lleva meses colapsado y ese colapso se terminará notando. Al mismo tiempo, hay un abandono completo del asunto medioambiental, con lo importante que es. Necesitamos revisar cuáles son las prioridades. Crear una economía más sostenible. ¿Porqué los partidos políticos pierden el tiempo arrojándose dardos y no utilizan ese precioso tiempo para llegar a acuerdos contra el cambio climático, para luchar contra la deforestación, la contaminación, u otras causas que afectan directamente a todos sus ciudadanos?   

    Gracias a la inesperada muerte de Rita Barberá, su historia ha dado un giro de 180 grados y nos vemos obligados a reflexionar sobre el hecho de que los políticos son personas y se merecen un respeto. Bien, eso es algo positivo pero también deben ganarse ese respeto, y uno se gana el respeto trabajando. Haciendo que tu pais prospere y mejore. 

    Personalmente creo que bajo ninguna circunstancia hay que darle la espalda a nadie y me gustaría que todos recuperáramos la creencia en la presunción de inocencia. En una vida todos hacemos cosas buenas y cosas no tan buenas. ¿Por qué siempre nos juzgamos por lo malo y no por lo bueno? Eso también es muy patriarcal. Puede más en nostros el arquetipo del padre castigador que el de la madre amorosa. Tenemos mala memoria y olvidamos lo bueno. La presunción de inocencia es un derecho que nos conviene a todos puesto que nadie está exento de tener un problema con la justicia en un momento dado de su vida.

    Está claro que la señora Barberá lo pasó fatal en los últimos tiempos. No había más que verla arrastrarse por los pasillos del congreso, y que aunque era una mujer fuerte, estaba mayor y delicada de salud. No debió de ser nada fácil verse desposeida de todos sus privilegios. Ver cómo la gente que antes la adoraba ahora la abucheaba por la calle. Mientras nos encante hacer leña del árbol caido no lograremos superar nuestro sentimiento de inferioridad y si no superamos ese sentimiento nunca lograremos ser un gran pais. Porque a grosso modo lo que queda patente en muchas de nuestras reacciones políticas es la baja autoestima que tiene nuestra sociedad. 

    Los juicios populares que se han puesto tan de moda en los últimos tiempos. Juicios como el que protagonizó el señor Iglesias frente a las cámaras de televisión, ayer mismo desde el congreso, no son dignos de un político que se considere de nivel. Lo que sí marcará la diferencia es que en vez de hablar tanto se ponga manos a la obra y llegue a un pacto con los populares que proteja a los que sufren de pobreza energética.

    Yo no sé si la señora Barberá fue o no corrupta, si fueron mil, dos mil o tres mil los euros que utilizó de forma ilegal, y creo que será difícil saberlo con seguridad porque ella ya no puede defenderse. Pero me quedo con su presunción de inocencia y con los años que trabajó al servicio de la ciudad de Valencia, donde sus vecinos tb la recuerdan como alguién que ayudó a enriquecer su ciudad. Y espero que descanse en paz.

    Y por supuesto, que descanse en paz Rosa Pitarch Vicente, la anciana a la que cortaron la luz y que murió en un incendio provocado por una vela. Una abuelita de 81 años que no merecía un final así. Una cosa no quita la otra y espero que tanto en Catalunya como en el resto de España se tomen medidas para que no tengamos que lamentar episodios de ese tipo.

    Debemos homenajear y recordar a ambas mujeres porque aunque sus circunstancias fueran muy distintas, ambas han sido víctimas de un sistema cruel y despiadado que a menudo se olvida de las personas. 

    No estaría de más recuperar el respeto, el respeto a los demás, a los que son diferentes y piensan diferente también. Y dejar de ver en nuestros contrincantes políticos enemigos a los que hay que machacar. Esa es la mirada del macho alfa que tanto nos perjudica. La mirada de los dictadores del mundo. Todos somos seres humanos y sólo por ello nos merecemos un respeto.

    Negociar y pactar pero nunca volvernos crueles o cínicos, ni creer que sólo existe una verdad, la nuestra.

    Una vez más la vida y la muerte nos cambian el guión de la película y nos dan una gran lección.

    Esa falta de humanidad de la que tanto se hablaba ayer en las tertulias políticas es la mirada femenina que debe trasladarse a todos los ámbitos de la sociedad, también a la política.

    Es una pena que para reflexionar sobre todas estas cuestiones siempre tenga que morir alguien. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook