Blog 
Terminado, el libro empieza
RSS - Blog de María José Barroso Crespo

El autor

Blog Terminado, el libro empieza - María José Barroso Crespo

María José Barroso Crespo

He vivido siempre entre palabras como periodista, documentalista, escritora ocasional y eterna aspirante a bibliotecaria. Soy lectora apasionada, ferviente y devota de todo lo escrito ante mis ojos. Los libros son y serán mi destino.

Sobre este blog de Cultura

El escritor Carlos Fuentes da título a este blog porque esa frase es certera. Tras la labor del escritor, comienza la de cada lector que reinterpreta el libro y lo hace suyo. En este espacio quiero compartir lecturas para enriquecerlas y buscar otras perspectivas del infinito mundo de las palabras.


Archivo

  • 05
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Benedetti escritores independientes fomento de la lectura

    En busca del gran quizás

    Me voy en busca del gran quizás”. Fueron las últimas palabras pronunciadas antes de morir por el escritor, médico y humanista francés François Rabelais y es una de las citas que encabeza un delicioso libro del gran Mario Benedetti, donde se recogen cuentos y poemas (la mayoría inéditos), titulado “El porvenir de mi pasado”. Fueron escritos entre los años 2000 y 2003 cuando el inmortal uruguayo vivía sus últimos años con esa mirada tan lúcida que se detiene ante la mayor incertidumbre, ante la utopía inevitable que es muerte, pero al mismo tiempo, se desliza hacia el pasado para encontrar un goce, una respuesta, una incógnita que descifrar. Y sobre todo para  guardar en el alma ese pasado “como reducto de la última confianza”. El título de esta recopilación es un verso del mexicano José Emilio Pacheco y encabeza también una magistral reflexión de Benedetti sobre lo que fue su vida y esa forma poética, nostálgica y cargada de ternura que fue su modo de contarla.

    “Eso fui en los umbrales del futuro, inventándolo todo, lustrando los deseos, creyendo que servían, y claro que servían, y me puse a soñar lo que se sueña cuando el olor a lluvia nos limpia la conciencia”.

    De sueños y soñadores escribe Benedetti, del sentido de la vida, del futuro que no vemos hasta que no miramos al pasado. De los grandes quizás a los que nos enfrentamos cada día. Escribe con la madurez del que ha vivido y lo sabe todo y, precisamente por eso, duda más que nadie. Es imposible no encontrar una verdad, alguna revelación vital, en los cuentos y poemas de Benedetti. De algún modo, aunque historias y personajes son muy variopintos, consigue que hagamos el ejercicio de mirar al pasado para adentrarnos en el futuro desconocido que se convierte en algo más real y cercano.

    “Y pensar que todo estaba allí, lo que vendría, lo que se negaba a concurrir, los angustiosos lapsos de espera, el desengaño en cuotas, la alegría ficticia, el regocijo a prueba, lo que iba a ser verdad…”

    A los retos que están por venir, a los sueños que se escriben cada día, también se enfrentan otros nuevos autores que aspiran a una trayectoria consagrada como la del maestro uruguayo. Su gran quizás, el que se vive antes de la muerte, es el reconocimiento de los lectores. Con ese objetivo, durante esos días, se celebra en Madrid “Literania 2017”, la primera feria organizada para promover la lectura y presentar a escritores emergentes e independientes, pequeñas editoriales, asociaciones literarias, librerías, blogueros y otros profesionales del sector. Su gran mérito es convertir la convivencia con los escritores en una fiesta donde compartir y conocer a rostros que hasta ahora veíamos inmóviles en sus avatares de redes sociales. La mayoría de estos autores tienen entusiasmo y fe. Se les nota en su modo de abordarte al pasear frente a la mesa donde apilan sus retoños literarios. Puedes conocer a uno que te cuenta al detalle el arrebato inspirador que le llevó a escribir sus relatos o a otro dispuesto a sonreír contigo ante la sorpresa de una vistosa portada o un título sugerente.  

    Todo depende de la suerte, pero a la suerte hay que lanzarle un cebo para que pique, incitarla a que se acerque a nosotros. Hay escritores que pueden encadenar palabras como Benedetti, pero hay que tener la fortuna de hallarlos. Sacar los libros a la calle, como algo entretenido, cotidiano y natural, ayuda más a la lectura que cualquier Plan de Fomento de la Lectura, inconsistente y pobre, como el presentado esta semana por el Ministerio de Cultura. Quizás hay que hacerlo mejor, con verdadero interés y compromiso, para que el porvenir de nuestro futuro como lectores no parezca tan negro.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook