Blog 
Tinta y Cal
RSS - Blog de Guillermo Uruñuela Álvarez

El autor

Blog Tinta y Cal - Guillermo Uruñuela Álvarez

Guillermo Uruñuela Álvarez

La crítica, la sátira y el sarcasmo hacen esta profesión apasionante. Estudiante de periodismo, cuento lo que veo y como lo veo. Por el momento no escribo para nadie, sólo para mis lectores. En mi vida siempre he tenido una pluma en la mano y un balón en los pies, pero si tiene que caer alguno, que ...


Archivo

  • 23
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una situación cotidiana

    Intentando buscar algo de trabajo relacionado con mis estudios universitarios, me puse en contacto con una mujer para que me orientase hacia dónde dirigir mis esfuerzos en la terrible Odisea. Uno de los primeros consejos que me dio tenían que ver con en currículum. Una buena presentación es todo, comentaba acertadamente porque como continuó diciendo, “este papel eres tú y en el está la puerta al mercado laboral”.

     Tenía sentido todo aquello e intenté anotar en un bloc todas sus directrices para tenerlas presentes a la hora de retocar aquellas cosas que me había puntualizado. Además, había tenido suerte, ya que la mujer en cuestión, estuvo impecable a la vez que agradable en nuestra breve reunión. Al César lo que es del César...

     Pese a tener una licenciatura, algún curso extra en la Universidad y prácticas en varios portales y medios (entre ellos elmundo.es) no parecía ser un gran currículum, y realmente no lo es, pero es cierto que con veinticinco años poco más se puede hacer. Luego llegamos al apartado de idiomas y básicamente lo que me expuso o lo que yo llegué a entender es que sin inglés, todo lo anterior no tenía prácticamente ninguna validez. Así que me aconsejó apuntarme a una escuela de inglés para mejorarlo. Unas clases que sin duda podré pagar con el dinero de un trabajo que no tengo.

     Luego, el tema “Máster”. Esa es otra. Ya una carrera es como el que tiene unos vaqueros colgados del armario ropero. Si después no maquillas todo aquel currículum con uno, dos o treinta y seis másteres, ¿dónde te crees que vas? Es decir, hemos creado una sociedad del eterno “Peter Pan” como diría mi buen padre. Un mundo en el que hay que estudiar, para continuar estudiando hasta que ya, llegados a la treintena y con nuestros padres cansados de sufragarnos los gastos y vernos por casa, encontramos un trabajo que nos reportará en los primeros años un dinero escaso para vivir y que echando cuentas entre lo invertido en el estudio y los ingresos a posteriori, no parece un gran negocio a corto plazo.

     También te achacan la falta de experiencia laboral. Obvio. Si buscas trabajo y eres joven desde luego es porque no has encontrado nada medianamente decente, sino estarías currando. En fin, una situación más en este maravilloso país de oportunidades. Tendré que informarme dónde envió su currículum Rajoy, porque no le ha ido nada mal pese a no tener ni puñetera idea de inglés.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook