Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 28
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ALGO FALLA

      

    Resulta imposible de imaginar. He soñado incluso con cosas relacionadas con este suceso porque me ha impresionado muchísimo. Estamos viviendo por desgracia cada vez mas hechos como este que nos conmocionan y estremecen el alma, a todos por supuesto, pero especialmente a los que somos padres. El atroz crimen de Santiago, aún con muchos interrogantes en el momento en el que escribo esto,  parece apuntar a que la madre, sola o con el padre como autor o probable encubridor, ha podido asesinar a su hija. ¡Y además una niña  adoptada! dicen algunos, como dando énfasis al hecho de que fue "libremente”  a por ella, lo que parece extrañar aún más. No comparto esa idea. Los padres que adoptan pueden ser tan buenos o malos padres como los biológicos, hayan tenido o no a sus hijos voluntariamente. He conocido padres adoptantes tan egoístas como los demás, padres que adoptan un hijo, por los mismos motivos que lo tienen algunos padres biológicos. La mayoría de las veces por amor, pero otras muchas  por puro egoísmo, para que  cumpla sus expectativas, para no sentirse diferente a  los demás, para “lucirlo”, porque al menos uno hay que tenerlo, o  por presiones de su pareja, lo que por supuesto no garantiza en absoluto una adecuada paternidad, una paternidad afectuosa, responsable y visceral. Esa que algunos, pero insisto no todos, sentimos. No una, sino varias veces, he tenido que oír en la clínica como padres adoptivos querían devolver a sus hijos, porque les daban problemas, y ves que los otros “los de verdad”, no los devuelven porque no pueden hacerlo, pero sientes, percibes perfectamente,  que algunos lo  harían si pudieran. Es decir, que la adopción no garantiza un buen maternizaje. Por otra parte, el hecho de parir o no,  no implica menoscabo alguno para el amor que se le puede dar a un hijo que es como tuyo… se muy bien que el tenerlo en tus brazos, verle crecer, acariciarle,  olerle, sentirle, hace que esas hormonas maternales que tenemos, actúen al instante, haciéndote madre o abuela sin ningún tipo de diferencia. Dicho esto, me llama poderosamente la atención, el exhaustivo estudio que hace la administración de los adoptantes, para que al final se comentan errores que arrojan a los niños a familias que no pueden darles lo mínimo que un niño necesita: amor. Los mismos errores que  pueden cometerse, cuando no se interviene con  una madre, que ha tenido episodios como parece que ha tenido la de Santiago, probablemente psicóticos; una niña que se detecta que acudía drogada a sus extraescolares; que la madre manda un mensaje diciendo que su hija está KO porque se ha tomado muchas pastillas; que a los 12 años Asunta escribe un blog de asesinatos; que comentaba a sus amigas que su madre estaba mal, que era una psicótica y que le daba pastillas, y todo esto siendo una niña superdotada y por lo tanto más madura intelectualmente que las niñas de su edad… y  que con todas estas inquietantes circunstancias haya sido ignorada por todo y por todos, llama poderosamente la atención, y nos indica que algo no va bien.  Que nadie haya investigado una posible agresión que la niña había sufrido y por la que la madre es ingresada en un centro psiquiátrico, estando a tratamiento desde hace ya tiempo, sin que nadie sepa que trastorno padece, nos hace preguntarnos donde están los servicios sociales que no intervienen en estos casos… ¿O solo actúan con los padres  en familias desfavorecidas? ¿existen también diferencias entre familias importantes y las que no lo son?...Deberíamos reflexionar sobre que es lo que falla en la protección tan cacareada de los menores. ¿están realmente protegidos? Si todo esto se demuestra, si la niña llevaba tiempo pidiendo en silencio ayuda y nadie la escucha, es que algo falla... Y la consecuencia es  que Asunta ha muerto. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook