Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 01
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Asignatura pendiente

     Es una mujer. Casada, sobre cincuenta y tantos;  con hijos y nietos, me cuenta. En realidad no sabe a qué viene. Simplemente a hablar, comenta con media sonrisa. Luego va desgranando lentamente, su vida. Una vida normal, como la de cualquier otra mujer de su época. Tiene un trabajo estresante, es una importante ejecutiva. Fuerte y luchadora y dice que se implica demasiado en su trabajo. Una convivencia feliz con su pareja, bueno normal- sonríe cómplice- como todos,  me comenta.¿ Hijos? Maravillosos. Son los míos. Pero tienen su vida. Veo que los ojos se le llenan de lágrimas. Y entonces habla. Me dice que hay muchas cosas que querría haber dicho, haber hecho, pero que las ha dejado siempre aparte por ellos. Que ellos han llenado cada segundo de su existencia, que desde que los trajo al mundo, el de ella desapareció. Y comenta, como culpable, que quiere recuperar esa vida. Que necesita tiempo, tiempo para ella. Para estar sola, para hacer lo que quiera y cuando quiera, que lleva demasiado tiempo viviendo por y para los demás. Que está cansada. Que los nietos son una fuente de alegría pero  también de preocupación. Y que cuando pide, implora, un poco de atención, cree que no la recibe. Que siempre ha escuchado y sin embargo ella ya no tiene a quien hablarle. Que los hombres, ya se sabe, y que los hijos, pues a veces no son conscientes de lo que una madre siente y pasa.  Porque ellos, como todos los jóvenes de hoy, lo han tenido todo como para imaginarse la lucha que otros, los de su generación, que es la mía, hemos tenido. Que nunca les ha contado nada de lo que ha pasado o sufrido, por protegerlos. Y que ahora se arrepiente. Que no es capaz de dar marcha atrás y hacer que vean la vida como es realmente, las enfermedades, las preocupaciones económicas, los disgustos familiares. Los ha protegido de todo y de todos. Y ahora, no puede pedir que la entiendan. Y se siente sola. Solloza. Y sobretodo cree que no reconocen su sacrificio, ni la valoran…y le duele. ¿sabe? Me dice sonriendo: creo que se darán cuenta cuando no esté, pero eso a mí ya no me compensará ¿ verdad?. Le digo que tiene que recuperar su vida. Que debe salir de casa, que debe independizarse de ellos. Que su dependencia es enfermiza, que su vida es de ella. Que ya ha cumplido su misión. Que no tiene que seguir protegiéndolos, que deben crecer, madurar, y que no los está dejando. Que se vaya sola a un spa ( es una de mis recetas preferidas), que aprenda inglés, o chino, que se apunte a un gimnasio, y que si no tiene ganas de coger el teléfono para oirlos o no quiere quedarse con los nietos, que no lo haga. Que deje de sonreírles cuando no tiene ganas, o de disimular sus penas, o su rabia. No lo entiende. Dice que es su madre. Y yo le contesto que ellos sus hijos. Y que como tal deberían darse cuenta de que además de madre, es mujer, siente, y se enfada, y está triste y tiene bajones, y se hunde y se levanta, y se cansa de todo, incluido de ellos.  Que este es su momento. Que luego será tarde. Que es joven y está viva. Y que ellos, todos, le incluyo a su marido, ya han tenido la mayor parte de su vida. Y que ahora le toca  vivirla a ella. No me dejarán, susurra, pero gracias.… Cuando se va pienso que hay millones de mujeres que sienten como ella. Esas que somos menopaúsicas, histéricas y pesadas. Y pienso que ser ella misma, es su asignatura pendiente. Y sonrío mientras cojo el móvil para contestar un wasap de mis hijos, entre paciente y paciente...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook