Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 27
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    amor matrimonio adversidad hijos fidelidad fortaleza.

    CICLOGÉNESIS

    Es complicado, lo sé. Mucho. El mantener un amor a lo largo de los años se nos hace difícil, por no decir, a tenor de lo que vemos, casi imposible. Todo lo que nos rodea juega en su contra. Absolutamente en contra. Y sin embargo es algo que resulta imprescindible. La única vitamina que se necesita para seguir adelante, para estar sano por dentro y guapo por fuera. La única que nos devuelve el brillo a la mirada, ese brillo que apagan tantas veces las penas, las traiciones, el dolor propio y ajeno. Es esa ciclogénesis, que arrasa las almas de la gente, que acaba con todo, que arrastra por el fango todas las promesas, que embarra y ensucia todo lo hermoso que tenían, aquello que quizás os unió hace ya muchos años. Por eso resulta básico que cuando el temporal venga os sorprenda muy muy unidos. De manera que tenga que poder con los dos fuertemente agarrados, con raíces. Unas raíces que se construyen poco a poco, abonando ese amor, a pesar de las tempestades, de la lluvia, del sol abrasador, de manera que casi sin daros cuenta van brotando los frutos y estos hacen que aún os hagáis mucho mucho más fuertes, y que viváis por y  para ellos. Y ese abono está hecho de miles de cosas. Sencillas y muy complicadas a la vez. Está hecho de complicidad, de fe ciega en el otro, de un inmenso sacrificio que hace que un día te das cuenta de que si es necesario morirías por él, por ellos. Porque eres capaz de cualquier cosa por ahorrarle un solo segundo de sufrimiento. Y es que todo lo que sufre lo sufres tú, porque su pena es la tuya, porque prefieres mil veces más que todo lo malo te pase a ti antes que a él, antes que a ellos. Y un día ellos se van. Y sólo queda él. Por eso cuando viene la tempestad, la ciclogénesis, que es externa a ti, a vosotros, que no es predecible, pero que da miedo y vértigo, es cuando te agarras a él y él a ti. Y es entonces cuando le ves luchar contra el viento, contra los elementos, cogiéndote a la vez de la mano, y te das cuenta de que la admiración y el orgullo hace que te sientas absolutamente segura a su lado, y es entonces cuando realmente piensas que ese amor, tan difícil de mantener, se sustenta en que ambos sois realmente una sola persona. Quizás por eso, porque está hecha con dos almas fuertes, el huracán no puede con vosotros, estáis anclados, protegidos con todo lo que creasteis a lo largo de tantos años juntos en un refugio absolutamente inexpugnable, sólido, que perdurará en el tiempo porque está bien construido. Porque está hecho de honor, de honestidad y de bondad, que son los pilares… Y se ha unido cada pieza, cada piedra, con cemento hecho de pequeños y grandes detalles, de miedos y de valentía, de besos y caricias, de riñas y reconciliaciones. Y entonces sabes que nada ni nadie podrá derribarlo nunca, porque el amor, ese que tanta gente dice que no existe, lo mantiene cada día en pie, repara las grietas y se refuerza con cada inclemencia, haciéndoos aún más fuertes. Y por eso, cuando la ciclogénesis arrecia, tú te sientes aún más feliz porque su fortaleza es la tuya y te sientes orgullosa de poder resistir a todo y a todos. Así que tranquilos… A pesar de todo, poder, se puede.

    CICLOGÉNESIS

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook