Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 11
    Octubre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    DON MAESTRO

    Ha sido el día del maestro. Adoro esa palabra: maestro. Mucho más que profesor. Un maestro era alguien a quien se le tenía un respeto… En los pueblos era importante; era padre, educador, psicólogo, y se conocía a cada uno de los niños, a sus padres, a sus abuelos... Era el amigo al que encontrabas en los bares echando la partida, era la autoridad a la que todo el mundo escuchaba, porque había estudiado para regalar a manos llenas, por un sueldo miserable, su sabiduría a los demás. Era feliz cuando veía que alguno de sus alumnos llegaba lejos, cuando se iban a estudiar a la capital, cuando volvían y le llamaban para agradecerle sus esfuerzos. Era “don maestro”.  Cuántas cosas han cambiado. Ahora es “oye, tú”. Antes, aunque estuviera mal pagado, tenía el respeto de toda la comunidad, de los niños y de los adultos. Ahora eso se ha perdido. Es una profesión muy infravalorada para tener que enfrentarse cada día a unos cuantos niños que no saben lo que es la educación ni el respeto, porque sus padres no se lo han enseñado. Porque no solo tiene que lidiar con pequeños tiranos, sino también con los que les han dado la vida, que suelen ponerse siempre de parte del pequeño dictador, porque toda la culpa seguro que la tiene el profesor, que le tiene manía. Claro que hay profesores que no deberían serlo, pero tengo que reconocer que los hay maravillosos. Hay profes, muchos, que se han imaginado siempre así, dando clase, echando una mano a aquellos que más lo necesitan, tratando en estos tiempos de cólera de paliar los desaguisados que los mayores estamos haciendo con ellos. Y están cansados, porque tienen que estarlo. Porque ya no son los buenos maestros, ahora son los que suspenden a mi niño, los que tienen que hacer casi una instancia al ministro para poder echar a un niño de clase, porque hay que respetar sus derechos. Son esos que no pueden abrirle una mochila a un niño aunque te hayan dicho que lleva una navaja, porque estás invadiendo su intimidad... Los que tienen que aguantar continuos insultos, ataques de todo tipo, mientras esta porquería de Estado los entierra en una montaña de papeles que la burocracia impone, obligándoles muchas veces a no poder atender como se debe a esos niños que piden a gritos un poco de ayuda, de autoridad, de límites, de refuerzo positivo, pero también negativo, para que vayan aprendiendo que en la vida los actos tienen consecuencias. Ellos, los maestros de toda la vida, siguen estando ahí, lo que pasa es que están atados de pies y manos. Están luchando por aprenderse las nuevas leyes con cada cambio de gobierno, rellenando papeles que se pierden en algún rincón de cualquier consejería de esta España que está cada vez más en crisis de unos valores que nadie puede ya transmitir. Siguen teniendo sueldos miserables para lo que tienen en sus manos: la vida de nuestros hijos, su futuro: su éxito o su fracaso. Así que déjenme que desde aquí yo les haga mi modesto homenaje a todos esos que, como yo, han decidido dedicar su vida a los demás, a nuestros hijos, a mi nieta. Benditos sean

     

    DON MAESTRO

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook