Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 02
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    FOBIAS

    Montoro, es que hay que ver. La verdad es que solo verte da como repelús, y eso que te entiendo perfectamente. ¡Cómo no va a dar vergüenza a algunos de tus compis decir que son del  PP, teniendo los ejemplos que vemos continuamente! robar a manos llenas, no dar la cara ni aunque te la marquen con un zas en toda la boca,  congresos de muertos vivientes, etc. y conste que sé que existe gente honrada y que pienso que hay cosas que había que hacer por muy impopulares que fueran.  Me consta, pero cada vez son menos, y no solo ahí, por supuesto, Montoro, tenía también que darles vergüenza decir que son socialistas en Andalucía o camaradas de Monedero, que haciendo un chiste fácil se llevó los euritos a su apellido con su sociedad falsa...en fin que hay para todos. Y te voy a decir una cosa Montoro ya sé por qué me das repelús. Es que me recuerdas a un pájaro y yo tengo ornitofobia, desde que allende los años mis primos me encerraron en un gallinero y azuzaron a gallinas y gallos para qué revolotearan alrededor...es el día de hoy que odio las palomas y procuro dar un rodeo.  Si se ponen a volar muy cerca soy capaz de tirarme cuerpo a tierra. Pues hablando de fobias, me doy cuenta que me voy a tratar a mí misma, porque tener, tengo muchas. Debe ser la edad. Por ejemplo, no puedo ver, al  Gran Wyoming, pero vamos que se me indigesta la cena. Tampoco soporto ya más Isabeles, hasta el punto de estar a puntito de cambiar el nombre. Que entra,  que sale de la cárcel la Pantoja, noticia de primera plana, la ves en las revistas de la la peluquería, en la tele, Dios que hartazgo. Y la otra Isabel, la cara opuesta de la moneda,  con un Nobel que acompaña a la esfinge de porcelana en una tienda de ídem, y cierra con unas palabras tan cultural acto... y me da asquito porque se me ha caído un mito... ¿qué demonios se puede decir en una tienda de azulejos? Hay que ver lo que son capaces de conseguir algunas. Pues eso sigo con mis fobias. No soporto el canal ese en el que una voz que traduce, que me da arcadas con solo escucharla habla continuamente de coches, radiadores y estupideces con unos tipos del medio oeste, con unas pintas de asco,  que se dedican a arreglar y vender y decir una serie de estupideces que no puedo con ellos... aunque me consta que a los hombres no les disgusta...lo sé. Tengo fobia a los que van  muy despacio conduciendo delante de mí por el muro, ese que era mi autopista preferida y ahora se ha quedado en una paseo para quien pueda, que los demás tenemos que llegar a tiempo. Lo que se escapa por mi boca tras el que va a 30, es irreproducible. A los que cruzan, especialmente ancianos, a paso lento y sin mirar por donde no deben y encima te riñen; fobia total  a las máquinas de los aparcamientos que solo admiten cash, y cuando no tienes más que 20 euros, te devuelven monedas que te salen hasta por las orejas. Uno de los placeres de mi vida, es vaciar el monedero (de dinero, o al otro que también me gustaría vaciarlo de soberbia) y ver como poco a poco monedita tras monedita, esas que no distingo ni veo, van haciendo que los números digitales de mi estancia van bajando hasta que consigo llegar a 0 y me devuelve la libertad de salir, difícilmente, del parking. Y es que también le tengo fobia a dar marcha atrás al coche. Es que lo odio. Primero se me da fatal calcular para donde tengo que ir. Segundo una, ya no está para girar tanto la cabeza, me suelen dar contracturas y echo toda clase de improperios, y mi coche es testigo desgraciadamente de lo que me cuesta. Bueno puedo seguir diciendo fobias y manías pero no me  daría con miles de folios. Así que he pensado que la próxima va de filias, no vayan a pensar ustedes que una es tan gruñona, insoportable y susceptible. Que va...yo soy de lo más llevadera. Uy se me olvidaba. Ana Obregón, no puedo, pero no puedo con ella. Hala

    AY , ISABELES

     

    FOBIAS

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook