Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 13
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gijón amistad DESPEDIDA

    GRACIAS EDU

    Ni quiero ni puedo dejar de escribirte. Estoy aquí sentada sabiendo que esta tarde te daré el adiós que nunca jamás será definitivo. Iremos a la iglesia, Edu, pero no será una despedida, será un trámite que hay que pasar. Lloraré  mucho, seguro, porque me conoces y sabes que no lo puedo evitar. Te oiré diciéndome “bruja, no te pongas así” y te haré caso, intentaré calmarme y acordarme de todos esos maravillosos ratos que hemos pasado todos juntos. Tan tan juntos. Recordaré la dama de noche, que te juro plantaré este verano en tu honor, y que cuidaré como si tú mismo la hubieras plantado, porque lo has hecho, Edu. Esa dama de noche que me enseñabas con orgullo y que me dabas cada verano para plantarla y que nunca conseguí con esta mano negra que Dios me ha dado para las plantas. Pero lo haré. Será como si sonrieras desde arriba porque al fin lo he conseguido. Lo haré, será la dama de noche más hermosa del mundo. Y seguramente se me escaparán las lágrimas cuando la vea nacer, cuando tenga el sitio más importante de mi casa… Porque tú ya no estás para decirme que por fin lo he logrado. No me dejarás las enfiladas colgadas en la puerta, aunque yo te dijera que estaba a régimen, que ni se te ocurriera. Pero tú sabías que yo soy tan golosa como tú y la enfilada y el dulce de leche puede unir mucho, ¿a que sí? Y aparecías de repente por la cocina o me encontraba la bolsa en la puerta si no estábamos en casa. Edu, todos hemos pasado unos meses muy malos, pero tú no nos dejabas. Seguiste tu vida sin una sola queja, sin cambiar para nada tus rutinas y tus salidas con nosotros los fines de semana. Nadie sabe, cielo, hasta qué punto te he admirado esta temporada. Me volvía loca de alegría cada vez que mandabas un chiste porque eso quería decir que estabas mejor, aunque la sesión de quimio te hubiera dejado un poco tocado. Pero tú podías, y luchaste hasta el final con una entereza que te juro que nunca me imaginé en nadie. Y,  ¿sabes?, las mujeres de tu vida, que ahora también lo son de la nuestra, han seguido tu ejemplo. Están fuertes, enteras y tú tranquilo, que estaremos siempre con ellas. Nos has dado una maravillosa lección de vida. Lo sabes.  Mira, ya no discutiremos de política cuando leas este artículo porque este es solo para ti, porque sabes que necesitaba hacerlo. Y te voy a pedir un favor: no quiero oír a Serrat en mucho tiempo… No me hagas esto, Edu. Escúchalo allí arriba, mientras ves con todos el partido del Sporting, aunque pierda y te pongas de mala leche. Pero eso... Tú te pones “Mediterráneo”, cantándolo a la vez, y se te olvidará que seguiremos en Segunda. Acabo ya, Edu.  El último beso que te dí resumía muchas cosas... Yo quería que te fueras ya, y sabía que lo harías esa noche, porque estaba segura de que era lo que tú querías. Ya estoy llorando, como siempre, pero no lo puedo evitar... Quizás no te lo dije nunca, quizás nunca agradecí lo suficiente lo maravilloso que fuiste siempre conmigo. Así que lo hago ahora. Gracias, Edu, gracias por todo.

                                                                    Muchas, muchas gracias. Hasta siempre Edu

    GRACIAS EDU

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook