Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 02
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HALLOWEEN Y BLANCANIEVES

    Siempre he odiado Halloween. Comprendo que haya gente que necesite disfrazarse para divertirse, pero siendo adultos, la verdad es que ya estamos todos con máscara más que a menudo. Y además, las de esta temporada son de verdadero terror. Hay mucha mucha gente que ya lleva la máscara puesta, y da verdadero miedo, pavor... Da miedo cuando prometen librarnos de la corrupción, devolvernos la libertad que la casta nos ha robado, para luego poder robárnosla ellos, siguiendo los “ideales” de los mayores dictadores del mundo actual; dan miedo las caretas de los hijos predilectos de nuestra ciudad que ayudan a hundir una caja, y se sacan el dinero a espuertas para sus gastos personales; dan miedo las máscaras con rictus impasibles de quienes asisten a este espolio, sin que se les caiga la propia careta rígida y con la sonrisa congelada, sin ser capaces de ser contundentes y acabar con todo aquello que nos está llenando los sueños de pesadillas en las que nadie se puede fiar de nadie, en las que nadie está libre de pecado, hasta hacernos creer que  siempre estamos en Halloween, rodeados de monstruos de avaricia, manipulación e inmundicia. A mí, qué quieren, hasta el pequeño Nicolás me da miedo. Se puede utilizar también su máscara para pedir en las casas, diciendo truco o trato, sabiendo que en muchas de esas casas, pero muchas de altas esferas, seguramente contestarían trato y pactarían con él y con el mismísimo diablo con Dios sabe(porque desde luego ya queda fuera de mi alcance) qué oscuras intenciones. Todo me parece eso, propio de estas fiestas, de muerte, desazón y terror. Cada despertar sigue siendo esa pesadilla, y el disfraz de moda seguramente será este año el de la muerte. El esqueleto de la dignidad, la honradez y la coherencia, de la valentía en las denuncias, de la limpieza dentro de los partidos, de la libre elección de nuestros representantes, de la compra y venta de solares, de votos, de conciencias... En una sociedad absolutamente corrompida que no sólo expolia bienes materiales a manos llenas, sino lo que es peor, nos roban la esperanza en el ser humano, y sin eso es difícil seguir adelante. Y yo, ¿saben?, me he encontrado este año con un cesto de manzanas. Una de ellas francamente podrida. No he entendido por qué el frutero no la ha quitado rápidamente, porque todas las demás se van a pudrir también, y tengo muy muy claro que yo no soy Blancanieves, que entre otras cosas o era tonta o muy lista. Esa Blancanieves tonta que muerde la manzana sin querer mirar bien cómo está y quién se la ofrece, y que se niega a quitarla del cesto y darle a la bruja una patada porque ya se le ve la pinta, con los enanitos  haciéndole la pelota, porque les interesa que les mantenga la casa, y no la avisan del peligro... O quizás se cree inteligente porque esa Blancanieves, que igual no es morena y es rubia, le conviene morderla y desmayarse para ver si viene el príncipe, la besa y la despierta con todo su amor y la convierte en reina de un país lejano. Pero como estamos en Halloween, todo puede suceder, y quizás el príncipe se convierta en sapo, y ella siga envenenada para siempre jamás. Pero oigan, que yo no soy Blancanieves, qué va. Y a mí como el frutero no me quite inmediatamente la manzana podrida y revise una por una las demás, es que no pruebo ninguna, pero ninguna. Me paso a otra fruta rápidamente, o simplemente me tomo vitaminas para evitar las carencias. Pero tengo que confiar en mi frutero, que sepa a quién le encarga vender o regalar manzanas, y que sea consciente de que si sigue así, absolutamente nadie va a dar un solo mordisco, por mucho que sea Halloween... La bruja de Blancanieves es inconfundible y ya nadie quiere trato. El truco o trato se lo dejamos a los niños, que ellos sí son inocentes.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook