Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 10
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Podemos Pablo Iglesias Errejón curslería carta a afiliados

    LA BELLEZA DEL PODER

     

    Me mata mi hijo, me mata. Dice que venga a darle a Pablete, y yo le digo, y ustedes lo saben, que le doy a todo el mundo. Pero a él le gusta leer mis artículos antes y cree que estoy obsesionada. Ay, pues puede ser, pero te lo prometo, hijo, no volveré a hablar de él. Y prometo, no juro, por si acaso. Pero es que no puedo. De verdad, la carta a sus afiliados  es todo un primor y no puedo pasar esta oportunidad que me da la vida de ver que existe alguien mucho más cursi que yo, yo que pensaba que era imposible. Me rechifla su carta, tanto como su puño en alto. Es todo amor y brillo en los ojos, y besos en la boca y belleza, y... Claro, comprende, cariño, que es que me hace los artículos él solito y ya os dije que ando un poco escasa ya después de tantos años de temas nuevos. Véase, le dijo un dirigente de izquierdas: "Cuando se os ve a los dirigentes en el escenario, se nota que os queréis. El cuerpo no miente. A nosotros ya no nos pasa. Defendamos esa belleza que nos es propia" , o bien: "Rafael Mayoral afirmó una vez que a nosotros nos brillan los ojos cuando hablamos de ciertas cosas. Nuestros adversarios no soportan esa belleza. No soportan que nos emocionemos. No soportan que nuestras sonrisas, nuestros besos y nuestros abrazos sean de verdad”,  y acaba la misiva con: “No perdamos esa belleza. Pues esa belleza, nuestro brillo en los ojos, es la fuerza de Podemos, y está por encima de la habilidad y la capacidad de cálculo de cualquiera de nosotros. No quiero acabar esta carta con un saludo, sino diciéndoos que os quiero." Mira, Pablo, desde aquí con toda la humildad de una ciudadana, de esa ciudadanía que no os cansáis de repetir, he de decirte que no se puede ser más cursi. Que la belleza no está en los abrazos, ni en los besos, ni en el brillo de los ojos, sino en la del alma, chaval. Y esa, cuando hablas de Otegui como de un demócrata, va a ser que tú al menos no la tienes, te lo juro por Snoopy. Y por otra parte, los besos son geniales, dímelo a mí, que los reparto sin vergüenza, pero procurando no dar puñaladas por la espalda. Igual es la belleza del poder que ya se está apoderando de ti, que ya sabemos que es muy erótico (el poder, digo; te juro que tú no). Porque, querido Pablo, Errejón ni tuitea, y mira que no hacía otra cosa (no debe de tener huellas dactilares), pero tras defenestrar con nocturnidad y alevosía a tus allegados, desde la belleza y la sonrisa de tu democrática gestión, se le pararon los dedos y está missing. Que tienes que demostrar que todo va bien, lo entiendo. Cómo no lo voy a entender, con todo lo sufrido en el PP de Asturias, donde todo va genial de la muerte, a pesar de la división absoluta (tampoco lo hemos pasado mal esta semana oyendo a Gabino, exactamente igual que en Madrid, que ya no saben cómo echar a Rajoy). Pero por lo menos, Pablo, ay, no son tan requetecursis, y he de decirte algo que no va a gustarte pero nada de nada. Oye, chaval, que eres casta, pero casta casta. En todos los sentidos. Porque verás, existe sospecha de financiación ilegal por parte ni más ni menos de un régimen tan bello como el iraní o el venezolano,  y ya me dirás como te brillarán los ojinos y les darás besos en la boca si resulta que es cierto, como muchos sospechamos, que tu partido no es tan limpio ni tan maravilloso y que tiene oscuras intenciones que hacen que la belleza se oculte pero todita. Así que, hijo, vale más ser feo y honrado, que bello y malvado... Vamos, digo yo.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook