Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 02
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA RUBIA CORINNA

     Corinna nos ha sacado de nuestra apatía. Esa que se calaba hasta los huesos con cada despertar: los millones de Bárcenas, el chalet de Pepiño, lo que se quedaba Undargarín de los minusválidos y demás noticias semejantes, que te dejan la mente como adormecida, y el alma casi, casi congelada como el tiempo. Esto da vidilla, y morbo a una vida, insisto, cada vez más cansina. Ahora todos discutimos si la pulsera vale dos millones, si se la regaló el rey, si el reloj es de la marca que el monarca acostumbra a obsequiar, etc, etc, con lo que ¿ qué quieren? Esto es  algo más divertido y desde luego bastante menos estresante, que es algo que creo necesitamos. La princesa Corinna, que tampoco lo es, se ha desmelenado, y habla de su entrañable amistad con el rey, que debe estar anestesiado con que le está cayendo encima, por lo que igual para la millonésima operación que le acaban de practicar le vino bien. Estaría ya prácticamente en coma. Porque el annus horribilis de la reina de Inglaterra no tiene nada pero que nada que ver,  con el que está sufriendo nuestra realeza. Pero, ¿saben? detrás de esto hay algo más importante, si nos ponemos un poco serios. La humillación de una reina. Humillación que ella acepta, indiscutiblemente, pero que a mi me entristece. Y no por ella, sino por las otras de mujeres que actúan igual. La hipocresía, el aparentar, el mantener una unión, a costa de infidelidades consentidas, es algo que me indigna y me repugna. Y no es necesario ser reina. Existen miles de mujeres, mayoritariamente ellas, que miran para otro lado, mientras sus maridos o parejas tienen diversas amantes, sucesivas o a la vez, por mantener un estatus, o muchas de ellas, como me dicen sin inmutarse por sus hijos, para no separarse y que se queden sin padre (¿?)…algo que a mí siempre me ha parecido deleznable y desde luego totalmente perjudicial para esos niños que viven en una constante farsa, con unos padres que solo comparten una vida de cara a los demás y que se ignoran, cuando no se odian de puertas para adentro. No es el caso de la reina, obviamente. Ella no tiene que sufrir por los hijos ( que por cierto y por otras razones también lo hace), luego no entiendo por qué aguanta. No me vale su rango, porque hoy nadie se escandalizaría de que existiera una separación ante este público escarnio al que se está sometiendo a  la reina. Me parece lo natural, lo ético y lo esperado. Corinna se ha ido dando un portazo, como hacen las amantes despechadas. Supongo que imaginaría que no se iba a convertir en reina, aunque ya saben, como ella misma dice  es rubia,  y quizás imaginó un cuento de hadas con final feliz. Por otra parte, esto, lo de las rubias, me tiene harto preocupada. Porque ella es rubia, Maria Dolores de Cospedal con su indemnización deferida también lo es… y yo… tiro un pelín, nunca mejor dicho, a rubia. Así que decidido. Mañana me tiño de negro, cual ala de cuervo. Por si acaso.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook