Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 17
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LAS VÍCTIMAS INVISIBLES

      

    No voy a hablar de Francisco. Otros lo han hecho y mucho mejor que yo. Pero déjenme solo decir algo. Me ha inspirado ternura. Toda. He llorado porque de alguna manera ha renovado una fe que creo que necesitaba. .Le doy gracias a El porque ha sido elegido mi Papa, después de Juan Pablo II. Por eso seguro que nuestro Papa, este que parece se va a poner del lado de los pobres, de los débiles,  podrá entender mi profunda tristeza por todo lo que estamos viviendo. Porque ellos, los niños, son los más necesitados de nuestra protección, los indefensos… son  esas víctimas invisibles que no pueden denunciar, ni pedir órdenes de alejamiento, que no tienen una ley de violencia hecha por y para ellos, entre otras cosas porque no pueden votar. Y ya se sabe que aquí se legisla y se gobierna solo para aquellos que nos pueden dar su voto. Los niños maltratados son muchos. El otro día comentaba en la radio, hablando de este tema, que el maltrato infantil se sitúa en torno al 7- 10% cifras lo suficientemente alarmantes como para que se actúe. El maltrato físico sale en las medios, es ahora en nuestra ciudad una desgraciada actualidad, con una muerte y otro bebé ingresado…pero esto es solo la punta del iceberg. De una enorme montaña hecha de golpes, de insultos, de “ojalá te mueras, de para qué te habré tenido, de no vales para nada, por tu culpa” víctimas  de indiferencia y del rechazo de unos padres que no los quieren. Son niños supervivientes, que abren la nevera para comer lo que encuentren, que están en total desapamparo, que están solos y heridos. Los golpes matan, hieren y dejan secuelas. Las palabras también, para siempre: niños indefensos, deprimidos, cuando no agresivos, porque es lo que han vivido siempre en casa. Y mientras tanto la justicia, como no, ciega, sorda, muda. La poquísima atención social que tiene la infancia ( no ahora por los recortes, desde siempre) hace que examinen a unos padres adoptivos, y tarden años en dejarles que recojan a un niño que mientras tanto se cría en una institución, pero no se ocupan de los cientos de padres biológicos que no debían ejercer como tales, y en muchas ocasiones tenemos que asistir aquellos que nos ocupamos de la infancia, al espectáculo indecente de una  burocracia infinita y absurda, a la falta de medios, y a veces de voluntad,  que consienten y alentan que padres  y madres con toxicomanías, maltratadores de mujeres, posibles psicópatas, con graves trastornos mentales, sigan teniendo la custodia de sus hijos, porque no nos engañemos, sigue prevaleciendo siempre el bien de los adultos, no del menor. Y luego, todos, nos echamos las manos a la cabeza cuando un bebé muere, cuando se inicia un juicio contra unos padres que golpeaban a su hijo con palos, todo esto estas semanas… aquí en nuestra ciudad, la misma que se llena de niños felices, pero también de niños que caminan como fantasmas por las calles, con los ojos llenos de miedo, con el cuerpo encogido, o con una agresividad extrema  como respuesta a la que ellos sufren. Esos niños están entre nosotros. Y si usted, lo sabe o lo sospecha, tiene la obligación de denunciarlo, por ellos, por nosotros, por nuestro futuro. Porque cuando un niño muere por maltrato, toda la sociedad somos cómplices. No lo olvidemos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook