Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MADRID ARENA: TODOS SOMOS RESPONSABLES

     Está claro que se tienen que depurar responsabilidades. Políticas, empresariales, y que tienen que pagar todos aquellos que han dejado que la tragedia golpeara en lo más antinatural que le puede pasar a un ser humano: perder a sus hijos. Pero la responsabilidad también es nuestra. De todos. Somos responsables porque no somos capaces de frenar el consumo,cada vez más alarmante, de alcohol y drogas, a edades casi de infancia, porque nunca sucede nada, porque no hay consecuencias de ningún tipo, porque consumen menores, porque acceden menores, porque dejamos que esos menores salgan a fiestas como hoy en Valencia durante 16 horas seguidas. Hasta que pasa algo. Y pasa, porque entre otras cosas, los padres tampoco sabemos donde están nuestros hijos, ni que es lo que están haciendo. Tienen el último modelo de smarphone, la blackberry con 10 años, pero eso sí, siempre sin batería cuando se trata de controlarle…”se me acabó, no lo oía”…y tu, no sabes  donde están ni cuando vuelven. Y salen  a edades cada vez más tempranas, a veces alentados porque desde siempre lo han hecho, han trasnochado con sus padres que no se privaban de consumir ellos también hasta altas horas de la mañana, mientras los niños se sientan en las puertas de los bares con otros hijos de otros padres, eso sí,  con sus maquinitas,  hasta que los progenitores acaben su vida social y sus vinitos a veces a las tantas de la noche con niños que deberían estar durmiendo hace horas. La crianza de los hijos que ahora podemos elegir tener o no,  es dura; implica mucho sacrificio, y desde luego mientras son pequeños, un total cambio en  nuestra  vida y en nuestro ocio, para respetar sus horarios, y sobretodo su salud mental, emocional y hasta física.

    El escalofrío que me recorrió el cuerpo la fatídica mañana de la maldita fiesta, tuvo que ver también no solo con la constancia de la tragedia, de la negligencia  de que allí había muchos menores que deberían estar en su casa, sino con la escena de padres buscando en hospitales o tanatorios a sus hijos.  Supongo que es suficiente para preguntarnos que estamos haciendo mal, para que a las 10 de la mañana tengas que salir a buscar a tu  hijo o hija de la que no has sabido nada. No se trata de hacer un tercer grado, ni de llamarles cada cinco minutos, pero nosotros como padres y mientras sean menores de edad ( y hasta cuando lo son ahora???) somos los que debemos velar por ellos, por su seguridad. ¿ que se quieren saltar las normas y límites? Por supuesto, y es lo que deben hacer, pero para eso estamos los padres: para impedirlo. Para no dejarles llegar a las 4 de la mañana con 15 años porque todos lo hacen, para no consentir que lleguen y se metan directamente en su habitación sin hablar media palabra, para interesarnos a donde van y con quien ( aunque nos mientan), para acostarnos y levantarnos cuando llegan y ver como lo hacen, para que te llamen si van a tardar más o menos. Y que haya consecuencias…y si no tienen batería, pues el próximo finde la pueden cargar porque se quedan en casa. A mayor responsabilidad mayor independencia. Pero esto de hacerlos adultos con 14 años, es muy serio y muy peligroso. Muchos de los niños que estaban esa noche, quedarán marcados para siempre.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook