Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 08
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OLÉ Y OLÉ

     Olé y olé. Me parece de lo mejor que he escuchado en educación en los últimos años. Que un colegio de Gijón haya sido de los pioneros en  suprimir los deberes me parece  un paso gigantesco en la lucha contra el estrés infantil. Veamos, los estudios que indican que los deberes evitan el fracaso escolar, están realizados (los publicados recientemente) en países de Centroamérica y Sudamérica, junto con España. Evidentemente no se pueden comparar. Supongo que en los países de más allá del charco, los niños no tendrán la preparación que se tiene aquí, desde su más tierna infancia; es decir: extraescolares ( siempre digo que en mi opinión, muchas de ellas innecesarias y agobiantes para los niños), o sea, deportes varios, fútbol casi profesional, tenis, natación, equitación, ballet, judo , inglés,  alemán y hasta chino que ahora está de moda,  música, etc, etc.   para una competición extrema que hacen que lleguen a casa muy tarde y posteriormente tengan que hacer las tareas que mandan de cada asignatura.

    Mi generación, no tenía deberes, ni por supuesto extraescolares y no hemos salido nada mal. Jugábamos al baloncesto, al fútbol y pare usted de contar. Teníamos estudios en el colegio y cuando salíamos nos dedicábamos a jugar a la comba, al cascayu y al escondite ( con lo que también hacíamos deporte, coordinación, socialización, etc,) y lo más importante que hacíamos era escuchar a nuestros padres,  convivir con nuestros hermanos,  pegarnos, reconciliarnos y  tener grandes parrafadas en una familia que nos daba los valores necesarios para que luego cada uno tuviera la responsabilidad adecuada y cuando tocara estudiar lo hiciéramos. Es decir, no era necesario tener hábito de estudio porque el sentido común te decía que cuando no te llegaba con lo que oías en clase, tenías que completarlo en casa, a medida que la dificultad iba creciendo. Y voy a confesar,  con lo que igual muchos profesores y pedagogos me excomulgan, pero que es la puritita verdad que no todos necesitan ponerse todos los días a estudiar. Algunos pueden ponerse unos días antes de los exámenes, otros muchos más, depende de muchos factores, que cada uno debe reconocer en sí mismo. Yo desde luego no lo hacía a diario. Nunca. Y no ha pasado nada. Sí por supuesto que se deben  hacen las tareas diarias y  escuchar en clase( bueno, yo no siempre que era muy charlatana como podrán imaginar) y luego a veces con un repaso antes de las pruebas era suficiente. El hábito de hacer las cosas bien, no se hace con una montaña de deberes, que crispa a las familias, las estresa y pone a los niños de siete y 8 años, al borde del colapso, porque tienen cuentas, copias, dictados, fichas y un largo etcétera, cuando llegan a las 9 a su casa. El hábito de ser responsable, se inculca en la familia, en la escuela y en la sociedad. Si esos niños tienen unos padres que leen y les leen, y que no andan de bares con ellos todos los días, si hablan con sus hijos, frecuente y adecuadamente, evitando en los posible el “verás que hostia te va a caer” “ “pues te jodes” o no me toques los co…” como única vía de comunicación”, si como padres hacen su trabajo con responsabilidad y ven ese ambiente en casa… de verdad que los deberes no son necesarios. Los niños se criarán en un ambiente normal, y podrán ver pelis con sus padres, jugar a la wii, también con ellos, y disfrutar de un tiempo de descanso más que merecido, después de tener  exactamente la misma jornada laboral, cuando no más amplia que un adulto. ¡Que nos pusieran a nosotros tareas para casa! Cuando lo hacen, estamos “ indignados” porque no nos pagan las horas extras… y a  ellos ¿ quien se las paga?. Pues eso. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook