Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 24
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PADRES

      

    Padres... hace muchos  años, en mi infancia, había padres, que quizás habían sido educados de forma “ machista”; que no cocinaban, que no planchaban, que no hacían la comida, pero que respetaban al máximo a la mujer, a la suya y a las ajenas, que eran educados y respetuosos con sus hijas y a sus hijos, que entendían que una mujer podía estudiar una carrera aunque se tuviera que ir lejos, y que aunque no les gustara dejaban  que saliera por la noche porque los tiempos habían cambiado. Eran padres que no eran colegas¡que va!, no participaban al 100 por 100 de toda la intendencia que implica tener hijos, pero jamás faltaban a su palabra, y tenían un acusado sentido de la honestidad, de los valores que había que inculcar a sus hijos y de la decencia. Y luchaban por ellos hasta la extenuación y lloraban en silencio (porque no era de hombres hacerlo) cuando alguno les daba algún disgusto. Enseñaban a sus hijos el valor del esfuerzo, del trabajo, de la palabra dada, sin necesidad de papeles, de la lucha contra la injusticia, pero eso sí, igual ni entraban en la cocina. Ahora veo otros padres; padres que participan al 50 % en las tareas del hogar. Que se planchan, cocinan y lavan como el que más. Porque así somos todos iguales... pero se les olvidan cosas. Se les olvida que la igualdad no consiste solo en ayudar en casa y llevar los  niños al colegio... porque además muchos de ellos no saben cuando ni como hablar con sus hijos, porque están demasiado ocupados trabajando a todas horas, al margen de ayudar en casa, para poder darle el último modelo de iphone al niño ( uno ,claro )y para que sea igual que el hijo de su amigo, con el que sale de copas, y se mete alguna raya de vez en cuando, que para todo hay tiempo. Es ese papi, que le compra todo al niño y le tiene en todas las extraescolares del mundo porque eso sí que le hace competitivo, ese que es buen padre porque se ocupa de su formación, le pone a estudiar alemán, música y chino, porque de todo hay que saber en la vida. El mismo que no sabe si su hijo es feliz, ni como se llama la niña que le gusta , ni siquiera como  se llaman sus tutores, ni el pediatra al que va el niño, y que desde luego no se levantó una sola noche a cuidarlo porque es que la madre es muy pesada y todo lo quiere hacer ella. Y no hace los deberes porque llega tarde a casa, y además, hay partido en la tele y  mamá tiene más paciencia.  Pero eso sí, él es muy moderno, porque en casa hace de todo y además los fines de semana se los lleva a esquiar. Es un tipo de padre, que existe, que se da, y muy a menudo... aunque afortunadamente existen otros, no muchos, aunque cada vez más, que de verdad ejercen una paternidad responsable. Esa que hace que tus hijos estén por encima de todo, aunque no planches o laves, o friegues los cacharros;  que hace  de  él, un padre que como  su mujer juega con los niños  por la noche, que les cuenta cuentos, que les da la comida, que habla con su tutora, que les achucha a todas horas y se acuesta con ellos cuando lloran como lo  hacen  cada día cientos de madres. Padres como los de antes, pero más involucrados porque ahora saben que  la hombría se demuestra con ternura, pero que como antiguamente también  te enseñan la diferencia entre lo bueno y lo malo, que te dan lecciones de vida, con su ejemplo, ese que por desgracia tan pocas veces vemos en mi trabajo. Para esos pocos padres,  el miércoles ha sido su día. El día del padre, del de antes, del de ahora, del de siempre...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook