Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 30
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PATRIOTAS

     Las tarjetas son de colores variados y, que yo sepa, todas son opacas. Es decir, no me consta que ninguna sea transparente. Dicho esto, yo no tengo tampoco ninguna negra, bueno excepto la de Zara, que es la que más disgustos me da; las otras suelen ser de colorines, como para decir “usadme, usadme”. Que es lo que les pasó a todos los señores de Bankia o Caja Madrid, y lo que nos queda por ver de otros bancos, empresas y cajas. Para mí que a estos pobres banqueros, empresarios, sindicalistas, y miembros de partidos varios, lo que les pasó es lo que nos pasa a todos. Que oye, cuando te das cuenta, vas por tropecientos euros gastados  y tú sin enterarte, porque vas y tiras de tarjeta sin parar, y así poco a poco te vas quedando sin saldo. No es exactamente lo mismo que les pasa a ellos, pero debió ser algo así... De tal forma que sin querer se habían ventilado millones y millones de las antiguas pesetas (es que suena mejor que en euros, que parece menos), más o menos como nos pasa a los simples mortales. Así pues, lo mismo se iban a El Corte Inglés, que a amueblar la casa, que a comprar electrodomésticos, joyas, ropa de lujo, viajes maravillosos, safaris, etc. Que no me dirán que no eran gastos de representación; representación de esos inversores a los que estafaron y que les estarán eternamente agradecidos, porque representar, oigan, lo hacían por todo lo alto. Pero puestos a reflexionar, se ve que eran muy patriotas. Dense cuenta de que era todo por salvar el consumo español, porque lo que parece evidente es la preferencia de todos, pero todos, por unos grandes almacenes españoles, puesto que la mayor tajada de compras se la lleva El Corte Inglés, por lo que bien mirado, todo se queda en casa, y seguro que repercute en los profesionales de esa cadena. La joyería, española: Suárez; la ropa, la mayoría en Loewe... Los restaurantes propios, made in Spain, y hasta en una heladería (seguro era española porque hacemos los helados mejor del mundo) que hay uno muy, pero que muy glotón, que cargó en su tarjeta opaca hasta 517 euros en un día, lo que implica, digo yo, que dicho consejero ya no está en este mundo... Ya me dirán! Por otra parte, hicieron patria con minucias, que también cuentan, como el gasto farmacéutico, 20 céntimos con la black, aportaron al ayuntamiento  9,30 euros en transporte madrileño, compraron en Mercadona y hasta en una carnicería de nuestra ciudad, así que ya ven todo queda en casa. Y además eran cultos, y se ponían al día, que uno pagó con la tarjetita 20 euritos en un libro (de librería española, por supuesto), lo cual me llena de orgullo y satisfacción. En fin, que el dinero, bien mirado, volvía a los trabajadores, ¿a que sí? Por otra parte, como debían de darse cuenta de que se les iba la mano, decidieron, oiga, casi al unísono, tener dinero en efectivo, que parece que lo controlas más (es lo que intento hacer yo ahora, miren qué ahorradores somos), y alguno iba cual hormiguita, mes a mes, hasta conseguir durante su mandato un sobresueldo de 360.000 euros, más que nada para tener suelto... Y todos ellos, ¿saben?, pasarán por el juzgado, nos rasgaremos las vestiduras, tendrán juicios interminables, les echarán de los partidos, pero tendrán el buche lleno, la casa puesta, los viajes vividos, el dinero en casa, no irán a la cárcel y, sobre todo, no devolverán el dinero que han robado, y ya ven. Aquí paz y después gloria.

    P. D.: Yo conozco también otro tipo de chapas muy opacas que nos dieron el sábado. Unas que  acreditaban como participantes en un congreso del PP de Gijón, que no fue tal, y que como las otras, las tarjetas opacas, defraudaron a muchos militantes que querían elegir en libertad.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook