Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 01
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política Actualidad política PSOE dimisiones ruptura pesadillas desgobierno

    PESADILLA EN FERRAZ STREET

    Ustedes saben ya que yo tengo una doble vida. Una la paso en la vigilia y otra igual de importante la vivo por las noches. Y es que tengo  una ajetreada vida cuando cierro los ojos y me dispongo a dormir...es una vida que me trae todo tipo de situaciones, algunas hilarantes y otras en forma de pesadillas que me dejan para el arrastre y que recuerdo con todo lujo de detalles a la mañana siguiente. Pues bien, estoy teniendo últimamente una pesadilla recurrente. Exactamente desde el jueves. A ver, en mis sueños, estamos como en una especie de juego de las sillas, pero como en todo lo onírico, nada es lo que parece. Me encuentro con un chico muy guapo, sentado en una silla, mientras suena de fondo la internacional y sostiene en su mano una rosa a la que le van cayendo uno a uno todos los pétalos. Lo curioso es que él no se mueve como en el juego de las sillas hasta que pare la música. No, que bah, él está sentado en una silla que alguien le está atornillando al suelo... a su lado hay otro señor con barbita y gafas que al hablar sisea un montón  y que no hace más que andar como corriendo alrededor de la sillas que ocupan el centro de la sala. Mientras lo hace al ritmo de una música que sé (no me digan por qué) han versionado en modo merengue, esperando que pare para ocupar su sitio, veo que le cae un enorme excremento de una gaviota que planea sobre nosotros, y es tal la cantidad que le empapa la cabeza que miro hacia el cielo esperando que tras su deposición caiga la misma paloma porque es imposible que todo aquello salga de un cuerpo tan enano... al final el susodicho logra sentarse junto al guapo en una silla que por cierto, esta no parece atornillada sino más bien inestable. En el medio de los dos veo a un chico guapete también, vestido con un mono naranja haciendo malabarismos con un pie puesto en cada silla de los dos protagonistas de los que les he hablado. De repente entran en la sala un chico con una larga coleta con un niño pequeño de gafitas. Es curioso mientras el del pelo largo tira para un lado, el niño tira para otro, y la cuestión es que tratan de entrar en el juego pero hay algo que se lo impide... el señor guapo de la silla atornillada al suelo, mira con deseo a estos dos personajes, pero no puede hacer que entren en el juego, porque a la rosa que sostiene ya sin pétalos en la mano, le están creciendo unas espinas que se le clavan en las manos y casi casi le envuelven entero, lo que me pone muy muy nerviosa, porque a  mí no me gusta nada que en mis sueños alguien se lastima aunque sea con su propia flor... las flores deberían oler bien y no tener pinchos, pero hete aquí que ni en mis sueños las cosas son como una desea. De repente, oigo a alguien llamar a la puerta, es alguien que quiere entrar y grita que quiere ir a su despacho a coger las fotos de sus hijos, pero se queda fuera mientras un montón de paparazzis, como si fuera una estrella de cine, disparan sus cámaras. Como en un flash veo una señora rubia intentando por todos los medios desatornillar la famosa silla que está más que anclada y el chico guapo no se mueve... a  la señora la llaman unas voces que no sé de donde vienen, la  baronesa de Andalucía y no hace más que intentar por todos los medios levantar al chico que está como pegado a la silla además de tenerla bien anclada...él sonríe y  guiña el ojo, mientras el señor de barba con el enorme estiércol sobre la cabeza le mira encantado pensando que la baronesa le va a quitar al guapo el sitio y el dejará de correr al ritmo de la música, que le veo totalmente agotado... de repente miro hacia atrás y veo un montón de gente, que le dan patadas( están francamente cabreados) a unas urnas, que no contenían votos porque las destrozaron antes de que se metieran votos. Yo estoy entre ellos, destrozando con un mazo las urnas, con mucha rabia y mucha impotencia... no sé por qué me siento así, y quiero despertar porque no me gusta nada verme tan enfadada, tan bloqueada y tan asqueada... despierto empapada en sudor. La pesadilla solo acaba de empezar... porque al poner la televisión como cada mañana los informativos me escupen una versión edulcorada de mi  sueño. Y comprendo que realmente mi sueño era solo un fiel reflejo de la realidad. Mañana me tomaré leche con miel, porque no creo que pueda soportar otra noche tan ajetreada... Dios me libre, que hartazgo.

     

    Pesadilla, pesadilla...

    PESADILLA EN FERRAZ STREET

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook