Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 19
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    POR Y PARA ELLAS

    Ayer fue el día de la menopausia, y hoy es el día del cáncer de mama. Son dos palabras que a menudo van unidas. El mayor porcentaje de mujeres que padecen esta enfermedad es precisamente cuando la menopausia aparece. Y ambas cosas nos las presentan como terribles tragedias. Y no lo son. Son una prueba más de las muchas que las mujeres pasamos a diario. Pero con ambas convivimos. Y lo hacemos con el coraje que caracteriza a las mujeres de nuestra época. De la mía, que hemos tenido que ver como el cáncer se llevaba a nuestras madres, a nuestras abuelas, porque simplemente vivieron en otra época. Ellas parían, llegaba la menopausia y su vida se acababa porque ya no podían tener hijos y porque eran ancianas con 50 años. Ellas iban al médico cuando aquel bulto era enorme y ya no había nada que hacer y aceptaban su destino, o eran las receptoras de tratamientos innovadores, que alargaban de una forma brutal unos pocos años de vida, para irse al final… Ellas lucharon para que nosotras, sus hijas, pudiéramos tener formación e información; para que nos quisiéramos mucho más a nosotras mismas, para que la menopausia o el cáncer no pudieran con nosotras. Y no lo han hecho.  La menopausia es una etapa más, que aceptamos sin miedo, sin vergüenza, y miramos al cáncer de mama de frente, porque sabemos que podemos hacerlo. Porque ni la una ni lo otro destruyen nuestros sueños, aunque la primera haga  que ese nido que has tenido en tu vientre durante muchos años, se vaya secando y además se quede vacío porque todos se han ido…y te viene a la cabeza, por un momento, por un instante, la creencia atávica de que tu cuerpo ya no sirve, porque ya no puedes engendrar vida, y sientes, al menos muchas de nosotras, un instante de desconcierto… porque tengo claro que al menos el mío, mi vientre, ha sido siempre generador de vida, de unas vidas, que son las que me hacen seguir cada día, las que mantienen mi ilusión, las que me harán enfrentarme si algún día tengo que hacerlo al cáncer de mama, con todo la fuerza del mundo. Porque soy joven, porque tengo 57 años y sé que ellos y su padre aún me necesitan; porque queda en mi regazo, en ese vientre seco por dentro, un calor especial y  mucho amor, para resguardar en él  a los hijos de mis hijos. Porque todo me ha servido para quererme más a mi misma, para pasar los sofocos y el insomnio y los cambios de humor, como algo natural; porque  significa que estoy viva, viva para seguir amando, luchando, trabajando, riendo. Porque estas arrugas,  que tanto me han costado, se han hecho de muchas, muchas risas, de llantos, de vida, y quiero que la gente sepa que cada una de las líneas que marcan mi cara tiene detrás una historia que no borraría nunca, aunque el final de mi vida fértil haga que cada día se marquen más…porque es ley de vida,  de esa vida que amo por encima de todo. Y porque al cáncer me podré enfrentar de otra forma, porque voy a revisiones,  y  porque sé que muchas mujeres a mi lado lo han superado, porque se puede y porque ya he sobrevivido a mi madre en cinco años y doy gracias por ello, por quienes luchan para que esto pase a no ser una sentencia de muerte Y si llega la hora y me toca enfrentarme a él, que se ha llevado a mi madre, ya no lo haré con pánico, lo haré con la fuerza que ella desde donde está, me sigue dando cada día. Por ella y por todas las personas que quiero que lo han sufrido y por las que lo sufrirán,  por mi misma…hoy es un día para la prevención, para la información, pero sobre todo para la esperanza. Por ellas y para ellas, toda mi energía, mis oraciones y mi lucha.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook