Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 20
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    rebajas materialismo bebés consentidos ropa cara niño estatus crianza

    ¡¡QUE SE ACABEN LAS REBAJAS!!

    Hay varias fechas que me producen sarpullido. El día de las comadres, el carnaval enterito y el día de san Valentín . Dos ya pasaron y el otro lo estoy sufriendo con el suplicio de seguir viendo escaparates llenos de corazones y de rojo que no se sabe muy bien por qué pero se relaciona desde siempre con el amor. Con anuncios constantes en la televisión, en las revistas de la pelu, ¡Dio! está en todas partes. Pero bueno, sé que este finde se acaba  porque estoy más que empalagada y tengo prohibido comer dulce en mi dieta post navideña ( sí aún me dura).  Oiga pero lo que dura una eternidad son las rebajas y eso.. eso es un verdadero peligro. Porque duran y duran y duran  como el conejito de duracell y cuando crees que ya te has comprado todo lo que necesitabas con una rebaja importante, aparece aquel abrigo que no necesitas, pero que han bajado un 70% y entonces piensas ¿ voy a desperdiciar semejante chollo? Lo guardo para el invierno que viene pero este cae. Y que vamos a decir si los ojos además de irse detrás de la ropa que a pesar de las navidades  y los kilos de más se compensan con los euros de menos, se te van tras todo lo que huela a bebé. Nunca pensé que había tantas tiendas. ¡ Señor, y eso que no nacen niños ¡ pues les juro que ahora que estoy mucho más puesta, no me puedo imaginar cómo puede haber público para tantas y tantas tiendas infantiles , con la población más envejecida de España y a veces a precios realmente desorbitados, para vestir a los pequeños que son pocos, pero deben ir como principitos. Me asusto cuando veo una parka de bebé a 200 euros, me escandalizo si veo unas botas de 150 euros de un número  22, lo que quiere decir que en unos meses ya no le sirven. Pero estas tiendas tienen su público, digo yo, porque si no cerrarían. Y creo que sé por qué. Porque a veces confundimos el tener hijos con un bien material que hay que lucir porque indica un status social y  a ser posible con las marcas bien claritas en la ropa para que el mío no sea menos que el que va a la parada del autobús, con las botas Hunter o las Ugg que no valen las de zara que no ponen nada, no vayan a pensar que yo no puedo permitírmelo.  Y es que  las madres, y las abuelas, ya lo sé, se vuelven locas con los niños y los hacen consumidores desde pequeñitos de bienes que quizás cuando sean mayores no se puedan permitir.  Y ahí viene el llanto y crujir de dientes, porque el niño que vistió como el principito, cuando sea mayor querrá seguir siendo el rey del mambo, y a veces pues ya no se puede seguir manteniendo el mismo ritmo, porque de pequeños los luces tú, pero luego se lucen solitos y ya no es lo mismo y te piden la marca de moda pertinente, pero a ti ya no te gusta porque no va contigo de paseo y es cuando se arma la gorda, pero que muy gorda. Por eso cuando veo a un niño que calculando puede llevar encima sin despeinarse unos 300 euros o más encima, con tres añitos de edad, empiezo a pensar en que dentro de unos 12 años entrará su madre como una fiera por mi consulta,  diciendo que es un caprichoso y quiere comprar de todo, cuando ella toda la vida se ha sacrificado por él, y ahora este gamberro le sopla una leche porque no le compra la tabla de snow de tropecientos euros... pues eso. Y yo empezaré a despotricar como hago siempre y a tratar de hacerle entender que los niños se educan desde pequeñitos y que no vale ahora sí, ahora no, que hay que ser consecuentes. Y no saben cómo cuesta. Y que las rebajas son geniales, no seré yo quien las critique y no me digan nada a mí que me pongo las botas con esta pelirroja que tengo a mi vera, a la que me apetece comprarle de todo, y aunque no me dejan, algo sí hago... pero les juro que todo dentro de un orden; ese orden que me dicta el sentido común y mi conciencia. De todas formas y para evitar tentaciones... que se acaben las rebajas de una vez.

    Príncipes y princesas...

     Â¡Â¡QUE SE ACABEN LAS REBAJAS!!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook