Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 16
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    REALITYS

     Me lo pregunto todos los días. Cada mañana mientras me arreglo y pongo las noticias, cuando oigo y veo las tertulias. Cuando se interrumpen unos a otros, para acusarse mutuamente, para dilucidar quién de todos ellos es más corrupto; esas tertulias políticas que he decidido dejar de ver porque me producen un desasosiego interno que desde luego no necesito. Han pasado a ser como los realitys de antes.  Esos que tanto denostamos y criticamos y  que ahora vemos horrorizados como  este  reality actual  es infinitamente más obsceno. Pero dan audiencia y carnaza. Son morbosos y nos hacen ver lo peor de nuestra sociedad, cada segundo, como si formara parte  insustituible de nuestra vida. Este reality, el político, social, vital, está omnipresente en todos los horarios, en todas las cadenas, y  una ya no puede soportar tanto asco, tanto hartazgo. Cárcel, idas y venidas, estos sí, aquellos también. La corrupción alcanza a todos los estamentos, absolutamente a todos;  desde las folclóricas hasta  el último funcionario que se deja sobornar. Está presente en nuestras vidas y es como si de repente me hubieran bajado a golpes de ese mundo en el que yo vivía porque siempre trato de ver el lado bueno de las personas, de las cosas. Pero ahora, que quieren, la actualidad manda y no puede ser más espeluznante. Me da igual que sean viajes a costa del erario público, que sea que  dos presidentes de la autonomía mayor de España sean investigados,  que una parte de mi querido país quiera separarse del resto o que Bolinaga siga siendo terminal después de dos años de libertad mientras toma chiquitos en su pueblo.

     

    Por eso, después de la noche,  cuando los oigo empezando un nuevo día , me hago siempre la misma pregunta:  esos, los asesinos, los corruptos, los estafadores, los que engañan al pueblo, los que compran y venden almas, los que hacen tanto tanto daño a sabiendas de que lo hacen: ¿ pueden dormir?  Es algo que me obsesiona. Porque seguro que sí.  Porque eso de que se duerme bien porque se tiene la conciencia tranquila es una mentira y muy gorda. Yo no duermo bien, precisamente porque tengo conciencia, así que quizás los que sí duermen a pierna suelta  a pesar de las tropelías que cometen, lo hagan precisamente por eso porque  no la tienen... porque no tienen conciencia. Yo llevo una larga temporada que las pesadillas me persiguen, porque me cuesta luchar contra el mundo, porque sé que estoy sola frente a tanta asquerosidad, porque sé que el poder lo tienen ellos, los poderosos;  porque tratan de amordazarnos con sus vergüenzas, porque nos dejan sin voz y sin palabras, nos dejan sin fe, que es lo peor que pueden hacernos. Sin esperanza. Porque tratan de acallar las conciencias de quienes sí la tenemos. Pero no puedo evitarlo. Tengo que seguir, no puedo hacer otra cosa. Tendría que volver a nacer. Así que ni en lo privado, profesional o público puedo mirar para otro lado viendo lo que veo y oigo constantemente. Y no quiero, me niego a  participar de toda esta inmundicia, aunque me muera en el intento...no quiero... y esto sé que se paga. Lo sé, pero ya ven, no me importa en absoluto. Intentaré cambiar esa realidad que me destroza. Descansaré, porque lo necesito pero voy a seguir adelante. Por mí, por mis hijos, por mis futuros nietos. Por mi pequeño mundo. Si  todos limpiáramos el nuestro, limpiar el grande sería más fácil. Solo hay que intentarlo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook