Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 18
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UN COACH EN MI VIDA

     Tengo una amiga que ha puesto un coach en su vida y yo también quiero uno que me diga como demonios se puede arreglar esto: veamos, amanezco sin despertador, (lo que es un privilegio ya lo sé) sobre las 8,30, primer error, el coach me diría que pusiera el despertador, (porque mi reloj  biológico es bastante exacto pero claro minuto arriba minuto abajo, descoloca); enciendo la televisión para ver las noticias (el coach, de ahora en adelante “ él” para abreviar) me diría que ni hablar, porque veo lo de Gamonal y ya me levanto de muy mala, pero muy mala leche, con lo cual empiezo el día con mal pié. Consulto el móvil (mal, muy mal) porque tengo varios “was” que me pongo a contestar y él me diría que debería tener horas y momentos establecidos, porque me meto en un bucle con mis hijos que no tiene fin. Cuando me siento a trabajar, miro los correos (recuerdo que tengo como 3500 que eliminar, pero ahora no tengo tiempo), por mi cabeza pasan las miles de cosas que tengo que hacer y no puedo. Uff!!, las fotos de la boda de hace año y medio, aún sin clasificar, el despacho sin ordenar por temas. Sigo trabajando. Tengo que hacer un informe para un juicio, llamo al abogado, no está; llamo a otro para otro tema, me dice que le tengo que hacer un informe para ¡ya! (“él” me dice por lo bajini que diga que no tengo tiempo, que no puedo) pero es amigo, digo que claro, que lo hago.  Sigo intentando acabar el informe. Me pasan una llamada de una paciente, que es un minuto ¡¡tres cuartos de hora de reloj!! (requetefatal, tengo que ser asertiva y decir que pida hora, que no puedo atenderla y tengo que cortar). Le explico a mi entrenador imaginario que la susodicha estaba llorando y que tendría que volver a nacer para cortarla, se pone duro y me dice que o sí o sí. Que tengo que entrenar. Continúo. Me acuerdo, que no mandé el guión de la tele para el programa del martes (¡¡y ya es viernes!!) pero es que no sé en que día vivo. ¿Viernes? Cielos. Ya se me pasó por primera vez en 13 años  mandar el artículo el viernes pasado así que a ello. Tengo al coach totalmente desesperado, me dice que soy caótica y yo le miro con cara de odio total.¿De que escribo? Llaman a la puerta. Vienen los de Telecable ¡¡¡ la cuarta vez esta semana!!! Me va a dar algo. No me da tiempo, no acabo. “Was” de mi hija que si vamos a estar el finde que viene: “claro mi vida, y  dile a tu hermano que se anime y venga también” ¿eh? Llamada...media hora, vienen o no. ¿Vamos nosotros a Madrid? ¿Los billetes? Espera los miro, uf caros... “él” no da crédito y me susurra al oído que así no puedo vivir. Me río en su cara y sigo con mi vida. Vivir...me recuerda que tengo que mirar la cuenta del banco, debo estar en morado ¡me muero! no puedo entrar en la página de una tarjeta; llamo, me tienen aproximadamente 15 minutos dándome instrucciones, y acabo desesperada porque no soy capaz de entrar en esa página asquerosa, y los pongo verdes porque me pasa continuamente. Ya al límite. En la ventanita de los mail veo uno que me reclama, con razón por otra parte, que mande corregidas las prácticas de las chicas del master...pues las tengo hechas desde hace mil años, las busco y no encuentro las de una de las alumnas... ¡Ani por Dios!( Ani es mi otra mitad)- las tienes Isa, están en esta carpeta -vale, escribo el mail: ahí te van, mil perdones. ¿Donde estaba? Ah, en el informe pericial. Por el teléfono interior me recuerdan que tengo que hacer un certificado porque acaba de llamar urgentemente la madre del chaval que se lo piden en el cole...¡¡ toma!!  Pues lo hago. Llega la hora de la comida, mi cuasinietina tiene que dormir la siesta, y eso es cosa mía... son los minutos de relax. Me tumbo a su lado, y sus palabras, las que nos decimos, las mágicas, las que repetimos desde hace casi tres años, me llevan al séptimo cielo. Su “tata te quero muto” son mi mejor antiestrés. El coach, me dice que debería dormir sola, que va a cumplir tres años, y es entonces cuando le despido. Definitivamente con esto último he decidido que prefiero vivir así y que los placeres de la vida no se entrenan: las risas de mi niña, los emoticonos de mis hijos, las llamadas de su padre a media jornada para mandarme un besin y darme ánimos... eso no se entrena, eso es la vida, mi maravillosa vida.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook