Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 09
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y cumplir los sueños...

     

     Para mí, el repaso de lo que me ha pasado en el año, no sucede el 31 de diciembre, sino cuando acaba el curso escolar; el curso en el que me dejo el alma intentando ayudar a los niños y adolescentes que necesitan muchas veces simplemente afecto, cariño, una caricia, una empatía que a veces los padres nos dejamos en la vertiginosa carrera hacia conseguir lo mejor para ellos,  sobretodo material. Ahora que he tenido unos días de vacaciones, paseando por la playa, la música, como siempre,  me hacía pensar, reflexionar en  qué he hecho de mi vida este año, este curso y que es lo que quiero hacer. He visto  que estaba muy, muy cansada... mucho más que otras veces; y es que los años pesan y este trabajo mío es duro.  Me he dado cuenta de  que he estado rodeada de dolor y que al final, éste me ha vencido, que me ha hecho casi enfermar y que así no puedo ayudar a nadie si antes no me ayudo a mí misma. Además de los médicos,  a quienes no hago caso, alguien a quien quiero mucho me dijo “ tu misma eres esa  persona que tienes que rescatar, concéntrate en eso, si lo haces con los demás puedes hacerlo contigo misma”... Y para eso tengo que detenerme y empezar a reconstruirme. Partiendo de cero.  Allí, tumbada en la arena, al sol, dejo mi imaginación volar mientras escucho mis canciones favoritas y canto o dormito... siempre lo he hecho y siempre lo haré, forma parte de mí y de mis momentos felices. No existe nada en ese momento. Hago mil planes, porque aún creo que tengo mucho que dar, que ayudar,  mucho que vivir, ¡¡tanto que aprender!! Pero luego llega la realidad y te encuentras con zancadillas, empujones, traiciones, injusticias y mucho, mucho dolor a tu alrededor, y todo vuelve a empezar. Pero esta vez no. Esta vez va en serio.  Mis propósitos de año nuevo, de curso nuevo, pasan por trabajar menos, aprender inglés, seguir con mi libro, hacer deporte, y reírme mucho, mucho; aprovechar para escaparme más con el padre de mis hijos,  porque me he dado cuenta de que las risas con él, me curan, son mi terapia... que los besos salados siguen sabiendo como el primer día y que lo necesito, para volver nueva y poder enfrentarme al sufrimiento ajeno, que tanto me paraliza. Voy a viajar porque aún no conozco la casa de mi hija, y hace un año que se ha ido fuera de España; siempre hay un trabajo pendiente, un compromiso, algo que esta responsabilidad mía, tan fuera de lo normal me lo impide. Y el tiempo va pasando y dos de mis hijos están lejos, y no me puedo permitir tampoco el lujo de  disfrutar del que tengo aquí. Y los necesito cada vez más cerca, necesito sentirlos piel con piel, no quiero Skipe, ni was, ni tecnología. Quiero volver a sentirlos como siempre, cerca, pegarme a ellos  y que sean conscientes de que ahora me tienen, hoy, solo hoy...mañana no se sabe; quiero empaparme de ellos,  soñar con sus hijos, mis nietos...quiero vivir, eso que desde hace años, ya no hago. Lo necesito porque cada segundo es, debe ser infinito, aprovechado para ser feliz, para levantarme cada vez que caigo, para seguir luchando pero sin tantas lágrimas, esas que me ahogan tantas veces en los últimos tiempos. Y descansar todo lo que pueda este verano hasta que vuelva a encontrarme con ustedes el año que viene...es decir setiembre.

    Y mientras ustedes leen esto, este sábado, yo cumpliré uno de mis sueños. Recorreré uno de los caminos más importantes de mi vida. Me apoyaré en el brazo de mi hijo. Esta vez, será al revés. Yo me sentiré pequeña y protegida a su lado,  porque es  todo un hombre; porque yo necesito su fortaleza, como siempre nos hemos necesitado cuando me apretaba con su manina hace ya tantos, tantos años. Y lo llevaré orgullosa hasta el altar para esperar a la mujer que ha escogido, que es ya también mi hija,  y que sé que lo será para siempre. Porque él  luchará por mantener ese amor, con todos los altibajos del mundo,   como lo han hecho su padre y su madre... y sé que lo conseguirán porque pueden, porque deben intentarlo siempre,  para sentir como yo,  que han realizado la tarea más maravillosa y más difícil del mundo. Crear una familia. Dios lo quiera.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook