Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 16
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    YO NO LA TOLERO

    Vuelvo a ser políticamente incorrecta, hoy más que nunca. Porque habrá quien me tache de racista, o xenófoba o yo que sé, pero no me importa, como ya les he dicho, porque quienes me conocen y me quieren, saben que no lo soy. Que quiero, aprecio y valoro a las personas por como son y por sus hechos, al margen de su religión, política o raza. Pero hay cosas que no pienso callar por muy poco progresista que parezca. Veamos: desde la alianza de las civilizaciones, estamos oyendo que debemos respetar las costumbres y tradiciones ajenas. Algo con lo que estoy totalmente de acuerdo. Jamás me verán burlarme de Mahoma, de Buda, o de cualquier deidad que sea respetada por alguien. Jamás. No me gusta que lo hagan con Aquel en quien creo, y lo hacen por cierto continuamente, y tampoco que lo hagan con las religiones de los demás. Pero también creo que los que viven en otros países deben hacer esfuerzos por adaptarse sin perder su identidad. A mí no se me ocurre pasear por un país islámico en top y pantalón corto, porque lo respeto y trato de adaptarme al país en el que estoy para no ofender…eso me han enseñado. No entiendo por tanto por qué no pueden los demás hacer lo mismo. Pero no hablamos de religión que es absolutamente respetable en mi opinión. Hablamos de barbarie. Hablamos de derechos humanos, de costumbres muy “suyas” que atentan contra la dignidad del hombre o de la mujer, de esos derechos humanos que tantos defienden, según para quienes sean… hablamos de una guerra que sólo tiene un bando, porque si se nos ocurre entrar a defender a quienes sufren las atrocidades de los que abanderan la yihad, igual nos tachan de invasores y de poco tolerantes. Porque es su religión y esa sí que hay que respetarla. Simplemente porque los hemos “provocado”, dicen algunos. Los provocamos cuando acudimos en ayuda de los que son aniquilados en nombre de un estado islámico dictador, terrorista e infrahumano. Y los dejamos regresar al país del que salieron para entrenarse para matar, sin poner ningún tipo de trabas…¿ hasta dónde, hasta cuándo? Lo de París es una barbarie más… espantosa, pero lo que pasa es  que esta es más cercana, la vemos de cerca, la sentimos como nuestra, porque lo es, porque son compañeros, porque atenta contra la libertad de expresión…pero ¿y las otras libertades, esas en las que cercenan no sólo las de los periodistas sino las de los niños, muchos niños, esos que  hemos visto morir hace poco?¿ las de los gays, los cristianos,  los que ejecutan, las mujeres  que lapidan  o mutilan, que son maltratadas o violadas, las que no pueden hablar, ni mostrar su rostro, ni estudiar ni conducir, esas que viven rodeadas de lujo en cárceles de oro? Esas que los extremistas, aunque no las maten, les quitan la vida porque las dejan sin alas para volar, para ser ellas o ellos mismos. Eso se lleva sufriendo en esos países desde hace muchos años, desde que miramos para otro lado. Hay muchos seres humanos que llevan sufriendo ese horror, este terror mucho tiempo. Países musulmanes en los que la ley de los talibanes es aplicada a fuego literalmente. Y no hacemos nada. Nos callamos hasta que algo tan atroz como lo del otro día en París, nos sacude las conciencias. Pero esto ya pasaba, pasa todos los días. En libia, en Irak, en Siria, en Arabia Saudí, países algunos de ellos a los que nuestros gobernantes, los de este mundo occidental que tanto se  escandaliza, rinden pleitesía porque son dueños del oro negro. Así que ya ven. Esa cultura, la islámica radical hay que erradicarla, así como suena, y si me llaman racista, pues sí lo soy. Porque yo también tengo derecho a no tolerar, como ellos hacen con nosotros, ese tipo de cultura, ni  esas costumbres denigrantes, ni esa guerra santa ni a quienes la justifican o defienden. Yo no la tolero.YO NO LA TOLERO

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook