Blog 
UnA ManCha Más Al TigrE...
RSS - Blog de Raquel López Murias

El autor

Blog UnA ManCha Más Al TigrE... - Raquel López Murias

Raquel López Murias

Asturchale sin ganas de independizarme sino de volver a casa.

Sobre este blog de Deportes

Con más de treinta años la vida se ve de forma diferente. Parecía que no llegaban nunca pero al final en los veinte tampoco pintaba nada. Cosas que me pasan, lo que siento, lo que sufro, lo que me hace reír y mil y una anécdotas de una asturiana rural expatriada que sufre a gritos el bajonazo de la ...


Archivo

  • 29
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La vida es hacer frixuelos

    Creo firmemente que lo de la primera vez está sobrevalorado. Probablemente los asturianos tengamos metido muy dentro que lo de ser el primero tiene muchísimo valor, véase que nadie más que nosotros puede comprender el fervor nuestro por el “campanu”. A nosotros nos sabe diferente, ese primer salmón del año tiene algo especial…eso dicen y vale miles de euros. Yo soy más de valorar lo último que lo primero. Si me pongo a recordar el primer beso que di o que me dieron es que ni me acuerdo, tampoco me acuerdo de cuando me fumé el primer pito, supongo que me supo mal y que tosí, pero ni idea de dónde ni cómo ni con quién. En mi cerebro tengo que ir formateando de vez en cuando porque si no la vida es un batiburrillo de cosas que no nos deja avanzar. Menos el “campanu”, eso lo respeto. Con el primen salmón no se puede jugar que es cosa seria. Pero por lo demás el borrón y cuenta nueva es lo mejor. Ni primeros amores ni otras chorradas que nos meten en la cabeza desde pequeños. Estoy harta de decir que Disney nos hizo mucho daño, que no existen los príncipes azules, y que si no fuera porque era una película, jamás el guaperas de Patrick Swayze se hubiera enamorado de aquella jovencita de nariz aguileña que todas quisimos ser con Dirty Dancing. Lo que importa es la última vez, eso sí que vale, ver cómo hemos ido perfeccionando las técnicas hasta encontrar cuál es la forma de las cejas que nos queda mejor, acordarnos de la última vez que nos hicieron sentir bien, del último abrazo que mereció la pena y recordar el último pito que nos fumamos. El último, hasta ahí duró lo nuestro señor Marlboro. A nadie le gusta que le saquen las fotos de la primera comunión, ni que nos recuerden que hubo un tiempo en que nos poníamos botas Destroy con minifalda, ¡qué valor teníamos! El primer amor nunca se olvida…. No es que no se olvide, es que ni siquiera se recuerda. La vida es como el hacer frixuelos, el primero siempre sale mal pero luego vamos depurando la técnica y nos damos cuenta de que todo depende de nuestra destreza con la sartén. No merece la pena pensar en lo que se quedó por el camino, lo que importa es lo que llevamos ahora, cuando nos quitamos la “L” de conducir por la vida y tenemos el valor de frenar en seco y volver a arrancar. Eso sí que vale. Hubo una primera vez, si home sí, la hubo, pero lo mejor de todo es que siempre hay una última.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook