Blog 
UnA ManCha Más Al TigrE...
RSS - Blog de Raquel López Murias

El autor

Blog UnA ManCha Más Al TigrE... - Raquel López Murias

Raquel López Murias

Asturchale sin ganas de independizarme sino de volver a casa.

Sobre este blog de Deportes

Con más de treinta años la vida se ve de forma diferente. Parecía que no llegaban nunca pero al final en los veinte tampoco pintaba nada. Cosas que me pasan, lo que siento, lo que sufro, lo que me hace reír y mil y una anécdotas de una asturiana rural expatriada que sufre a gritos el bajonazo de la ...


Archivo

  • 21
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Muyeres, arriba

    Últimamente ando rodeadas de desamores y vueltas de tuercas, de segundas oportunidades que no se dan y gente que no acaba de hablar claro. Sin ánimo de ofender ni de tener yo más razón que ningún otro, pienso que en cuestiones del amor las mujeres y los hombres actuamos de forma diferente. Nosotras somos más del cabreo repentino, de armarla gorda y rebotarnos en el día a día y ellos son más de ir tragando y el día que explotan, cuando menos te lo esperas, se acabó y no hay vuelta atrás por muchos que tus morritos sean carnosos o seas más maja que las pesetas. La culpa de todo esto la tiene Disney, nos hemos pasado la infancia flipando con cuentos de hadas y príncipes azules, en la tele el guaperas se volvía loco por la chica del montón y luchaba por ella hasta el final, y ahora hemos acabado rompiendo con un maldito mensajito por el móvil, ese aparato que acerca a los que están lejos y acerca a los que estamos cerca. Aunque esta vez la cosa no va conmigo yo también he sufrido lo mío en cuestiones del amor, y cada vez tengo más claro que para acabar siendo feliz hay que haber pasado por las manos de un cabronazo de esos que te hacen darte cuenta de que los cuentos son sólo eso, cuentos. Cuando las cosas se acaban es mejor dejar el mundo correr, pero todas esas que ahora sufren tendrán su oportunidad de ser felices. No lo dudo. Lo malo de cuando alguien te deja es que sientes que no vales nada, pero eso es un error de libro. ¡Arriba muyeres! Entiendo que las que estamos en segunda vuelta de la vida (léase después de los treinta) tenemos más complicado el percal, lo bueno está pillado y la morralla no nos interesa. En el fondo es verdad, ¿para qué querer estar con alguien que no te quiere? Pues para nada. Aún quedan paisanos, pero, un consejo, dejaros de películas ni de esperar que alguien trepe por las escaleras para ir a buscaros, ahora sólo hay ascensores y lo de currarse las cosas no está de moda. Pero lo que sí que es verdad es que el tiempo siempre acaba poniendo a todos en su sitio y todas esas sufridoras que tengo cerca son oro molido. Lo que pasa, nenas, es que hay que quererse más y darse cuenta que cuando alguien te dice “ya veremos más adelante” es el fin. No perdáis el tiempo. Quedan pocos paisanos, pero un día de estos aparece el vuestro. Mientras tanto… vida, raya de ojo, rímel y tacones.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook