Blog 
UnA ManCha Más Al TigrE...
RSS - Blog de Raquel López Murias

El autor

Blog UnA ManCha Más Al TigrE... - Raquel López Murias

Raquel López Murias

Asturchale sin ganas de independizarme sino de volver a casa.

Sobre este blog de Deportes

Con más de treinta años la vida se ve de forma diferente. Parecía que no llegaban nunca pero al final en los veinte tampoco pintaba nada. Cosas que me pasan, lo que siento, lo que sufro, lo que me hace reír y mil y una anécdotas de una asturiana rural expatriada que sufre a gritos el bajonazo de la ...


Archivo

  • 01
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una ManCha Más Al Tigre

     

    Desde que vivo sumida en el mundo de la gimnasia he descubierto que hay partes del cuerpo que desconocía. Me refiero a los músculos, que en mi caso llevaban atrofiados lo menos treinta años, los que tengo (tengan en cuenta que ya tuve que salir del vientre de mi madre con fórceps). La retirada de Gemma Mengual de la competición me pilló metida en la bañera, dándome un baño de esos de media tarde que me encantan, en los que pongo la toalla de almohada y me despierto cuando se enfría el agua. La misma postura en la que la muerte alcanzó a la gran Whitney Houston. Aunque me tire horas bajo el agua panza arriba, lo cierto es que poco comparto con Mengual o la Houston, pero claro que me gustaría tener algo de ellas. Fue esta la razón que me llevó a apuntarme al gimnasio, a lo que hay que sumar el dichoso cambio climático. Me refiero a  que los veinte grados en pleno primero de marzo provocan en mí el miedo a la primera puesta en escena del verano; es decir, al bikini. Antes, el calor no llegaba hasta junio, pero ahora parece que una tiene que estar asumiendo el descubrimiento de lorza desde que se van los Reyes Magos. Otro año que llego tarde para estar metida en cintura en verano y es que, en mi caso, tengo que empezar por eso, por ser capaz de modelarme una cintura, estrechez por encima de la cadera que quiso Dios repartir entre el resto de mujeres del mundo. Ahora voy al gimnasio tres veces por semana, y los días que fallo, monto en bicicleta o me meto una caminata de hora y cuarto. Incluso voy a padel (los martes de ocho a nueve, doy datos para dar más veracidad a mi reflexión). Hoy, tras un mes de sufrimiento continuo, parece que he empezado a percibir como mi cintura empieza a querer hacerse un hueco en mi cuerpo, pero es que me duelen tanto las articulaciones que he sido incapaz de probarme el único vestido que tengo entallado en todo el armario. A veces me pregunto si tanto sufrimiento merece la pena, porque Mengual acabó por dejar la natación sincronizada para “ser feliz” y Whitney Houston….¡probe, Whitney! Bendito aquel que invente el bikini de manga larga y cuello alto… Les dejo, que entro al gimnasio.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook