Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 01
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.02.18)

     Marzo marcero, o tan frío como enero, o tan falso como febrero

    (Refranero popular)

    https://www.youtube.com/watch?v=6NdX6zsUTB0

    Cuando faltan justo diez minutos para las diez de la mañana en este uno de marzo, doy comienzo al Blog. Para aquellos que suelan mirar el santoral –yo en ocasiones lo hago-, no les habrá sorprendido entonces el enlace musical con el que abro el post, pues hoy sabrán que se celebra San Rosendo; así que quién mejor para empezar con energía en un día como este, uno de marzo y viernes, que uno de los grandes del rock español: el señor Rosendo.

    Esta noche me he despertado unas cuantas veces, casi una por hora. El tema de tener que beber tanto hace que me despierte con más facilidad si cabe. Desde la medianoche de ayer llevo bebido para que os hagáis una idea unos dos litros de líquido. Y ahora ya tengo a mi lado una buena infusión para calentar el cuerpo. Una mezcla para la ocasión de equinácea, regalíz y anisetes.

    En realidad tengo que confesaros que en honor al Papa, a las ocho de la mañana dejé mi cama también vacante, como él dejó ayer su sede papal, pero como uno no alcanza semejante grado de santidad que el sumo pontífice, no pude resistir la tentación después de desayunar de volver a la cama, con lo que al final me levanté hace nada. Esa hora extra sin duda ha sido la que más he disfrutado. Además, con el estómago lleno uno descansa mucho mejor. 

    Hablando del estómago , tal y como me esperaba, los antibióticos no han tardado en hacer de las suyas en mi tripa. El “maravilloso” Augmentine es como una bomba de racimo que se lleva por delante todo lo que encuentra a su paso. Y ya que hemos empezado el post con un refrán, aquí, referido a los antibióticos me viene que ni pintado aquello de desvestir un santo para vestir a otro. O sea, que para prevenir una hipotética infección lo que tengo ahora es el estómago como una lavadora centrifugando. Y eso que es el primer día que los tomo… Pero como hay remedios para todos, y lo de sufrir inútilmente es tontería, ya he recurrido a mi fiel Codeisán, que en estos casos, es mano de santo –mira que hoy me salen santos y santidades por todas partes- para sosegar la barriga.

    He puesto también el termómetro por aquello de que me notaba con algo de mal cuerpo, y tengo treinta y siete clavados. Es probable que esto esté relacionado con el Neupogen que me tocaba ayer. Ya sabéis que ahora son dos las inyecciones a la semana que pongo: jueves y lunes, por aquello de mantener las defensas más o menos decentes, que ayer no estaban muy allá cuando hicimos la analítica.

    Por cierto, que ayer se me olvidó comentaros que respecto a la consulta de radioterapia que tuve el miércoles, tal y como me esperaba, no fue sino una mera visita de cortesía, para comentarles simplemente que desde mis sesiones de radio no he notado nada extraño. Me dieron un informe con los resultados del escáner que me hicieron después de las sesiones, donde se habla de mi mejoría respecto al anterior TAC realizado, y listo. En seis meses nueva consulta.

    A Nadaya ahora mismo la tengo durmiendo como una princesa. ¡Hay que ver lo que le cuesta dormirse por la noche! En realidad le cuesta dormirse sea de noche o sea de día. Luego es verdad que cuando cae rendida, ya no la despiertas ni a tiros durante horas. Pero si no, como no la tengas en cuello todo el tiempo protesta que no te deja ni respirar… Parece además que siempre huele cuando vamos a comer o cenar para despertar y reclamar también “lo suyo”. Ayer tuvimos la suerte de que para cenar teníamos por casa a mi padre, quien a base de silbarle canciones tan entrañables como “El Padrino” –a esto se le llama adoctrinamiento en la cultura italiana y lo demás es tontería-, la tuvo tranquila. A mí lo de silbar es algo que sin embargo no he heredado de mi padre. Supongo que culpa de ello tendrán mis dientes separados, que hace que las notas se me fuguen entre los huecos. Bueno, eso y que mi padre como buen albañil que era, lo de silbar iba en el oficio. Creo que esa asignatura la daban en el primer año de instrucción junto con la de aprender a hacer sombreros de cuatro picos con un pañuelo para el sol. Para los más avanzados, quedaba luego pendiente para el segundo año el tema de los piropos.

    Para este finde como de costumbre, habrá citas obligadas con el deporte. Para empezar mañana tenemos la revancha entre merengues y culés, esta vez con la Liga de por medio. Dando por sentado que el campeonato está más que decidido, pienso que será un partido muy abierto y sin presión por parte de ambos equipos, salvo la lógica que supone el poder ganar a tu eterno rival. No digamos ya con las ganas que llegarán los catalanes después de la afrenta sufrida en su feudo en el partido de Copa. Pero como sabéis bien, a mí lo que más me interesa es lo que pueda suceder el domingo en El Molinón, partido al que sin embargo no acudiré, por aquello de que a las ocho de la noche, la temperatura que puede hacer no invita a cometer locuras. Mucho mejor verlo tranquilamente en casa, con la mantita y unas palomitas por ejemplo.

    Y nada más por hoy. Espero que tengáis un viernes lo más tranquilo posible y que disfrutéis de este primer fin de semana de marzo. La semana que viene os espero por aquí. Hasta entonces, un fuerte abrazo… “y mañana más..:”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook