Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 02
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.02.19)

     El hombre sabio querrá estar siempre con quien sea mejor que él

    (Platón)

    http://www.youtube.com/watch?v=KaoIVjEP0iM

    A las once en punto de este sábado soleado -¡sí, soleado!-, dos de marzo, comienzo a escribir estas primeras líneas del Blog. Un poco de música tranquila me acompaña mientras lo hago. Laura Pausini fue otro de esos artistas que descubrí en mis veranos por Italia cuando todavía aquí no era conocida. No es que sea de mis cantantes preferidos en lo que a la música italiana se refiere, pero tampoco me disgusta, y lo que es voz, nadie le discute que tiene una voz soberbia. Este tema que hoy os propongo, está extraído del directo que grabó en el estadio de San Siro allá por el 2007, y para quien le guste la música melódica italiana, seguro que sabrá apreciarlo.

    Bueno, pasando a “lo nuestro” deciros que ayer de tarde mis molestias estomacales fueron a más y que pasé una noche regularcilla. Realmente no sé si habrán sido los antibióticos o si tal vez, como es habitual en mí cuando me dicen que haga algo, me pasé “de frenada”… Lo digo por lo del tema de beber cuatro litros de líquido. Y es que ayer al final entre agua, cerveza –sin alcohol, se entiende-, infusiones y demás, bebería más de cinco litros y medio. Quizás eso tampoco fuera lo mejor para mi tripa. Por la noche además, con el estómago revuelto, me noté destemplado, y de hecho, al poner el termómetro pude comprobar que tenía tres decimucas. Esta mañana me he vuelto a levantar con treinta y siete así que nada más tomarme la medicación correspondiente –que siendo sábado es algo más abundante de lo normal- me tomé también un paracetamol. A ver si así puedo pasar la mañana tranquila.

    Ayer por la tarde lo mejor sin duda fue que por fin pudimos reunir a las tres benjamines de la familia: Nadaya, Triana –la hija de mi prima Janet- y Carla –mi ahijada y sobrina-. ¡Menudo despliegue de carritos! Por supuesto la ocasión merecía una foto para el recuerdo que os adjunto. Es gracioso porque se ve claramente la diferencia de meses que hay entre ambas. Así, la primera a la izquierda es Nadaya, que como sabéis nació el once de diciembre, la segunda es Triana, del treinta de octubre, y la tercera, ya toda una mujercita, es Carla, del catorce de agosto. No quiero ni imaginarme cuando las tres se junten dentro de no mucho tiempo… ¡Las mujeres al poder! La única pena es que no será tampoco fácil que eso ocurra muy frecuentemente, porque Triana, pronto se irá con sus padres nada menos que a La Habana, por temas de trabajo –de sus padres, claro está-. Pero eso por otra parte me da la oportunidad de empezar a planear lo que puede ser un maravilloso viaje de relax, all included, a Cuba. ¡Mi amooooool! Y es que no os podéis imaginar cómo echo de menos lo de poder viajar, que a veces lo pensamos, pero Mónica y yo llevamos tres años sin salir prácticamente de Gijón, cuando antes de mi enfermedad, no parábamos de ir de aquí a allá. Pero bueno, hay que ir poco a poco. En Abril si todo va bien tenemos previsto un pequeño viaje a Ponferrada, con motivo del partido que jugará ahí el Sporting. Y quizás antes, nos demos el gusto de ir a ver a mi querido primo Roberto –el padrino de Nadaya- y a su mujer, que ahora mismo viven en Alicante. ¡Necesito sol! Ya veremos, que está bien hacer planes, pero hay que ser conscientes de que no siempre las cosas salen luego como uno hubiera querido.

    De momento vamos a centrarnos en el día a día. Y lo que toca hoy es conseguir controlar mis tripas, que rugen más que el león de la Metro. A ver si entre el Codeisán y mis infusiones de té y escaramujo con hibisco lo logramos. Por cierto, que ahí os dejo como adivinanza con qué otro nombre se conoce precisamente al escaramujo. Guarda relación con sus propiedades astringentes… No seáis vagos y pensadlo un poco antes de recurrir al Google.

    Y hablando de juegos, ayer me dio por descargarme la aplicación del concurso Atrapa Un Millón. Supongo que lo conoceréis todos. Voy a ver si me preparo que lo mismo un día me da y llamo para concursar. ¿Qué a quién llevaría de pareja? No lo digo para que no se ponga nervioso. He dicho nervioso, así que el sexo ya lo sabéis…

    Y siguiendo con los concursos también ayer, por la noche, vimos por primera vez Los Increíbles. ¿Se llama así? Ese concurso de Antena3 –con Carlos Sobera para variar, de presentador- donde la gente hace unas cosas muy raras. Porque no me digáis: hay que ser raro para memorizarse por ejemplo no sé cuántas mil huellas dactilares y ser capaz de reconocerlas todas. Yo la verdad que no tengo ninguna habilidad como para ir a un concurso así. No, realmente me pongo a pensar y no se me ocurre nada. Pobre mortal.

    Bueno, basta por hoy, que es sábado y como siempre os digo, mejor aprovecharais para hacer algo más productivo que leer estas tonterías que os cuento. Disfrutad del fin de semana… “y mañana más…”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook