Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 07
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.02.24)

     La sabiduría viene de escuchar; de hablar, el arrepentimiento

    (Proverbio italiano)

    http://www.youtube.com/watch?v=HVD2Bfe2L0Q

    A las nueve menos diez de este por el momento nublado jueves siete de marzo comienzo a escribir el Blog. Acabo de poner el termómetro y no llego a treinta y siete. Llevo unos cuantos días con alguna décima de más, pero nada como para preocuparse. El paracetamol que he tomado junto con el desayuno en breve hará su efecto y probablemente éste me dure hasta la noche.

    Os escribo mientras por la tele repaso el final de la cuarta etapa de ayer de la Paris Niza, una de las clásicas por etapas más importantes del mundo del ciclismo. Para los amantes de este deporte estamos de suerte pues a ella se une además la Tirreno Adriático que ayer arrancó en la Toscana desde la pequeña localidad de San Vicenzo. Ambas pueden seguirse por Eurosport.

    Ayer como sabéis tenía cita en Oviedo para la revisión de rigor. Después de un buen desayuno en las cercanías del hospital nada más realizar la analítica, aprovechando que teníamos tiempo libre hasta las doce, hora establecida para la consulta, me fui con mi padre de paseo por la capital. Antes de eso nos acercamos a saludar a nuestro amigo el vicecónsul italiano, para de paso aclarar con él algunas dudas que tenía con mis dichosos papeles. Como me despiste me voy a encontrar con toda la documentación caducada y lo mismo me echan del país… No creo que me porte tan mal como para eso.

    Como el tiempo era proclive para ello, nos paramos también a tomarnos una cervecita –sin alcohol por supuesto la mía- plácidamente. Con veinte grados en la calle, no hay nada que apetezca más que una cañita bien fresca. Aunque en mi caso, procuro no tomarla tampoco demasiado fría por aquello de no fastidiar más mi ya de por sí maltrecha garganta, porque lo cierto es que desde el primer trasplante, mi garganta que ya antes era muy sensible al frío o a las corrientes, ahora lo es más si cabe. A eso se une el hecho de que mantengo una sequedad casi permanente en la boca que me obliga a tomar casi de forma constante líquidos –lo que por otro lado me viene muy bien para el riñón- o a estar como Johann Cryuff con un chupachups todo el día en la boca.

    De la analítica destacar que todo sigue estable, lo que en mi caso, son buenas noticias. Tampoco me espero grandes mejorías, aunque bienvenidas sean si algún día se producen. Yo no pierdo la esperanza, pero tampoco me agobio con el tema. ¿Para qué? Mi hemoglobina se mantiene en los trece puntos –digamos que bastante aceptable-, las defensas con las dos inyecciones de Neupogen a la semana superan los dos mil neutrófilos –en el límite bajo de la normalidad, pero dentro de ella- y las plaquetas siguen ahí en las cuarenta mil, que aun siendo pocas, se ve que trabajan bien porque las pocas veces que he necesitado de ellas han hecho su trabajo. En serio, que no recuerdo la última vez que tuve que realizar una transfusión de plaquetas, lo que para mí es motivo de satisfacción personal.

    De las muestras que me recogieron de orina cuando sufrí el episodio de hematuria no se ha desprendido que tuviera ningún virus de importancia por ahí dando la lata. No obstante seguiremos controlándolo. La hematuria de todos modos no se ha vuelto a presentar. Lo que siguen estando ahí en mi pecho, son pequeños soplidos como recuerdo del catarro que pasé hace ya unas cuantas semanas. Estas cosas suelen ir despacio.

    Lo mejor de todo sin duda es que ahora tengo “permiso” hasta el viernes veintidós de marzo. Cruzo los dedos para no tener que pasarme antes por la Unidad, porque no sé qué narices pasa, que siempre que me dan un poco de cancha parece que coincide para que me surja cualquier tontería que me obligue a ir antes de tiempo. De no ser así, que vamos a confiar en que no sea, el día veintidós tendría además de la analítica, la cuarta infusión de linfocitos procedentes del donante, como sabéis, mi hermano.  

    Tanto ayer como antes de ayer, volvimos Mónica y yo a subir por Quintes con Nadaya. Es curioso que desde que le hemos cambiado la sillita para que viaje en el coche, y ahora puede curiosear mucho más con esta por la posición en la que va colocada, da la impresión de que va más tranquila en el coche. Pensaba que teníamos el único bebé que en el coche no se adormeciera con el traqueteo.

    Y nada, como habréis caído en la cuenta los que seguís el blog, y los que no os saltáis mis comentarios deportivos –alguna lectora me ha confesado sin pudor alguno que lo hace-, mis deseos para las eliminatorias de Champions de esta semana no se cumplieron lo más mínimo: se clasificó el Madrid y cayó el Valencia. Y es que en la vida casi nunca se cumplen nuestros deseos, pero bueno, cuando son temas veniales como estos, tampoco es que importe demasiado, y además, mis comentarios son siempre en tono jocoso. A ver si se me enfada luego alguien del Madrid o del Barca por decir que espero que pierdan, y quien pierdo, lectores en este caso, soy yo. Sería tan absurdo como que alguien del Oviedo que me conociera se enfurruñara porque digo que soy del Sporting… Con lo que yo celebraría que subiera el Oviedo para tener así seis puntos asegurados… En serio, que no hay nada más divertido que la rivalidad sana en el fútbol, o en cualquier otro deporte. ¡Qué fácil sería si todo el mundo lo entendiera así! Por desgracia en las noticias vemos que hay muchos que no lo ven del mismo modo. Pero estos impresentables que manchan el deporte con sus actos, si no tuvieran el deporte como excusa, encontrarían seguro cualquier otra. En fin, que no vale la pena perder el tiempo con quien no lo merece. Nosotros a lo nuestro, que es al pique simpático.

    Y hasta aquí hemos llegado por hoy. Ahora voy a ver si me pongo con otro pequeño blog que tengo pendiente. Como siempre os digo, ¡ánimo que ya es jueves! Un fuerte abrazo… “y mañana más..:”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook