Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 11
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.03.00)

    En la lucha entre uno y el mundo, hay que estar de parte del mundo

    (Franz Kafka)

     
    Son las cuatro y veinte de este lunes once de marzo cuando comienzo a escribir el Blog. ¡Hay que ver cómo se ha puesto el día! Después de una mañana más o menos tranquila, a la hora de comer llegó la galerna. Ya llevaba varios días en los que por la tarde salía un viento endemoniado pero hoy además está descargando agua de lo lindo. Esperemos que sean los últimos coletazos del invierno.
    Hoy Nadaya cumple tres meses, así que lo hemos celebrado en familia, con tarta incluida, aunque me parece que lo de cumplir meses no lo lleva bien porque nada más ver la tarta delante con las velas se puso a llorar, así que no hubo forma de hacer fotos. Bueno, en realidad como habréis entendido es que le había llegado su hora de comer. La tarta ya la probaremos para la merienda. De eso no os quepa duda.
    Por lo que a mí respecta esta noche he vuelto a tener algo de fiebre. Esas decimillas que llevo arrastrando desde hace una semana anoche subieron algo más. Con el paracetamol que tomo en estos casos suele bastarme pero no obstante he preferido llamar a Oviedo para ver si sería oportuno hacer algo más, porque me da la sensación de que lejos de desaparecer, cada día que pasa tengo un poco más de febrícula. De momento me han aconsejado que suba ligeramente la dosis de corticoide y que siga con el paracetamol. Si vemos que en una semana la cosa no mejora, habrá que presionar un poco para que me adelanten el escáner que tenía previsto para finales de este mes y del que todavía no tengo noticias. Las listas de espera ya se sabe que son como los caminos del Señor… inescrutables… Lo que espero es no tener que volver por la Unidad hasta el día veintidós que es cuando tengo la próxima consulta y la cuarta infusión de linfocitos. Voy a hacer todo lo posible porque sea así, que ya está bien de idas y venidas al hospital.
    La verdad es que no os voy a negar que todo esto me produce un sentimiento de impotencia y frustración. He aquí otros “compañeros de viaje” con los que tenemos que aprender a convivir los enfermos, como el de la incertidumbre del que ya os había hablado. Para personas que siempre han sido muy activas como es mi caso, el sentirme en ocasiones tan imposibilitado para hacer todo aquello que quisiera hacer es eso: simplemente frustrante. Pero al igual que sucedía con la incertidumbre, con la frustración hay que aprender a convivir. El mundo no siempre es un jardín de rosas. Y hasta las rosas pueden hacerte daños con sus espinas.
    Del fin de semana poco que destacar salvo el monumental cabreo que me pillé ayer con la derrota del Sporting. Si por mi fuera hubieran regresado no en autocar, sino andando desde Villarreal. Por torpes. Pero bueno, allá ellos. Bastante tenemos nosotros con nuestros problemas, ¿no es verdad? Pero una alegría tampoco viene mal de vez en cuando, aunque sea por una tontería como es el fútbol.
    Como anécdota del día contaros que esta mañana intentamos expedir a Nadaya su primer DNI, pero, ¿a que no sabéis que pasó cuando llegamos a nuestra cita en la comisaría correspondiente?  Seguro que nunca os ha pasado a ninguno de vosotros: ¡que nos faltaba un papel! Por supuesto habréis captado la ironía de mi comentario. De verdad que no sé las veces que en mi vida habré ido a cualquier órgano de la Administración y me he encontrado con que falta un puñetero papel. Un papel que por supuesto nos tenían que haber dado donde fuimos a pedir el que sí llevábamos, pero se ve que esta buena gente, o les dices tú todo lo que tienen que darte, o parece que disfrutan con volver a verte por ahí para pedirles ese dichoso papelillo. Pero bueno, hay que ser comprensivos, que todos hemos cometido errores, sobre todo cuando trabajamos bajo presión. Y hoy puedo dar fe de que era así, porque estaban a mil preparando un pinchoteo y según sus comentarios en voz alta –ante todo trasparencia de cara al público- les faltaba el jamón York, amén de que no encontraban las servilletas ni los vasos para el vino. Así que claro, lo primero es lo primero, y a la gente que está esperando, comprensivos que somos, no nos importa tener que esperar mientras ellos se van al Super de turno para solventar la urgencia de carácter nacional. ¿No suena a argumento para comedia española? En fin, que yo de corazón se lo agradezco, porque parece como si hubiera sido una señal del cielo que me ha iluminado para decirme que Nadaya lo que quiere es su Pasaporte italiano, así que mañana mismo le enviaré los papeles al Consulado. ¡Quién sabe! Lo mismo ahí están preparándose una pizza y tampoco pueden atenderme porque se han quedado sin harina.
    Y nada más por este lunes. Vamos a ver si logramos controlar esta fiebre y pasamos una semana más o menos tranquila. Mañana lo cierto es que tenía cita con unos buenos amigos para comer, pero a estas horas no sé si estaré en situación de cumplir mi compromiso. Tampoco quiero andar jugándomela, que a finales de mes tengo que estar como un roble para el bautizo de la peque. Ahí sí que no valen excusas. Un fuerte abrazo… “y mañana más..:”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook