Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 01
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.03.21)

    La felicidad no la busques en tus grandes deseos del futuro, sino en cada pequeño logro del presente

    (Schinonero)

     
    Son las cuatro y cuarto de la tarde de este lunes, uno de abril –Día de los Inocentes en Italia, para que estéis atentos por si os quiero colar alguna-, cuando comienzo a escribir el Blog. Hace apenas diez minutos que he despertado de mi siesta, así que siguiendo mis habituales “protocolos” que bien conocéis, una vez preparado mi té –hoy de frutas del bosque-, me dispongo a contaros qué tal me ha ido en los últimos días además de en la visita de esta mañana al hospital.
    Pero comencemos por lo más importante: el bautizo de Nadaya el sábado. Realmente no encuentro palabras que puedan describir la felicidad que sentimos por poder celebrar un día así, todos juntos, y que además todo saliera a pedir de boca. Porque hasta con el tiempo tuvimos suerte. Después de una semana lloviendo a cántaros el sábado por la tarde, casi como por arte de magia, lució incluso el sol antes de entrar a la iglesia.
    La celebración del bautizo corrió a cargo como os había anunciado del capellán del Sporting, Don Fernando Fueyo, quien en su día nos casara también a Mónica y a mí. Y como aquel día, el sábado Sporting también disputaba su partido, venciendo, a modo de pequeño homenaje para Nadaya –socia del club como sabéis-. Y es que desde que Nadaya es socia, casualidades o no, los números del equipo son de Champions. A finales de temporada, para celebrar el ascenso -esto sí que es fe-, la llevaré por primera vez al estadio para que se haga la foto de rigor con los jugadores. Ella me ha dicho en su lenguaje de bebé, que con quien le gustaría hacerlo de verdad es con Bilic. Me da que la niña nos ha salido lista de verdad… ya me entendéis por dónde voy.
    Bromas y anécdotas aparte, fue realmente emocionante poder celebrar el bautizo en un día tan señalado en el calendario como el del Sábado Santo, día en el que entre otros ritos se lleva a cabo el de la bendición del agua, agua que será la utilizada posteriormente para todos los bautizos del año. Cuando elegimos la fecha, reconozco que no había caído en la cuenta de esta hermosas coincidencia, y que ahora sabiéndolo, no hubiera querido elegir otro día. Además, una de las tías de Mónica, como detalle para el recuerdo, confeccionó unas hermosas botellitas de cristal en cuyo interior introdujo el agua bendecida en la liturgia junto con unas ramitas del ramo también bendecido la semana anterior, adornando el conjunto con un tallado de la fecha y el nombre de Nadaya en la superficie de la botella. Guardaré como oro en paño esa botellita, como si fuera el mismísimo elixir de la juventud.
    Nadaya por supuesto se portó como toda una señorita y apenas se hiz sentir durante toda la ceremonia. Cuando además el sacerdote vertió el agua bendita sobre su cabeza, aunque se despertó -estaba dormidita-, no lanzó ni una mínima protesta. Es más, cuando Fueyo se dirigió a ella con unas palabras, Nadaya como si entendiera que la cosa iba con ella soltó una de esas sonrisas que ahora nos tienen como locos. Quedará también para el recuerdo ese simpático momento.
    De la fiesta posterior poco os puedo contar que no os imaginéis: comida, comida y más comida. Y además de comida, bebida. Pero por encima de todo y no me cansaré de escribirlo, felicidad total. Sería imposible poner por escrito todo lo vivido durante las horas que se prolongó la fiesta.
    Y como a toda gran fiesta, necesariamente le ha de seguir otra, el domingo tocaba el Día del Bollu; así que a pesar del cansancio acumulado del día anterior, volvimos a celebrarlo a lo grande como manda la tradición. Pude disfrutar así de la compañía de mis dos ahijadas, que si la memoria no me falla, fue la primera vez que coincidieron juntas. No sé, tal vez me equivoque. Esto de la edad es lo que tiene. A Nadaya por supuesto tampoco le faltó su primer Bollu. De hecho hoy todavía nos toca pasar por la casa del padrino para que recoja el segundo. Estos padrinos van a conseguir de verdad que engordemos, porque ya se sabe que el Bollu al final casi siempre quienes dan cuenta de él son los padres. ¿O no es así?
    Y nada, que cambiando de tercio, esta mañana acudí a Oviedo para realizar una placa de tórax, además de una serie de analíticas dirigidas a determinar si como aparecía en el informe del PET/TAC, la mancha que se veía en uno de mis pulmones, se corresponde con una neumonía. De momento por lo visto en la placa, parece que podría confirmarse ese diagnóstico, que sería sin duda el mejor de los diagnósticos posibles. Se aprecian además unas pequeñas lesiones sin importancia que podrían guardar relación con residuos de los nódulos que en su día tuve y que tratamos con radioterapia. No obstante, de los catorce tubitos de sangre -ni uno más ni uno menos- que me pillaron y de un par de frascos extra para sendos cultivos, podría ser que detectáramos exactamente el virus o bacteria que hubiera producido este problema que ahora tenemos, y de este modo, adecuar tal vez con más precisión el antibiótico a tomar. Por ahora seguiré con los que estaba tomando.
    Lo que más me tranquiliza es que las cifras siguen bastante estables y de hecho, en el caso de las plaquetas, continúan con su mínima mejoría, pero mejoría al fin y al cabo. Estoy ya casi rozando las sesenta mil, cifra que me marco ahora como objetivo para el próximo análisis a realizar este mismo viernes, día en el que probablemente hagamos una nueva placa para ver la evolución que llevo y en el que además aprovecharemos para una nueva infusión de inmunoglobulinas –esa clase de defensas que de vez en cuando me toca administrar como refuerzo-. Hablando de las otras defensas, los neutrófilos, dado que hoy las tenía también mejor que la última vez, vamos a espaciar aún más las inyecciones de filgrastrim, de modo que pasaré a una inyección semanal. En cuanto a mi estado general, sigue siendo bueno. La febrícula que de vez en cuando me da un poco la lata con una o dos decimillas, parece que tampoco va a más de ahí, lo que igualmente es motivo de tranquilidad.
    Bueno, ahora os dejo, que además sé que en algunas regiones de hecho hoy es fiesta, así que habrá que aprovecharla. La semana en lo climatológico se anuncia con una leve mejoría del tiempo aunque de nuevo para el fin de semana podrían volver las lluvias y una nueva bajada de temperaturas. ¿Se habrá enterado a quien corresponda enterarse que estamos ya en abril? Ya sé que en abril aguas mil, pero con los meses que llevamos de agua –récord desde que se contabilizan los registros de precipitaciones por año-, creo que un poco de sol de forma continua no nos vendría nada mal.
    Os deseo una feliz semana. Recibid un fuerte abrazo… “y mañana más…”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook