Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 03
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.06.22)

     Si caminas mirando siempre al suelo acabarás por olvidar que existen las estrellas

    (Schino)


    http://www.youtube.com/watch?v=0PDj8RF_HtA

    Son las cuatro y media de la tarde cuando comienzo a escribir el Blog en este miércoles tres de julio, víspera del famoso cuatro de julio, Día de la Independencia de los Estados Unidos, y que a mí particularmente me sirve para acordarme del cumpleaños de una queridísima amiga, a la que vaya por tanto ya por adelantado mi felicitación, aunque por supuesto si no se me va el santo al cielo, la felicitaré igualmente mañana. En realidad esto no es sino una de mis argucias para ver si de verdad lee como dice que lee mis posts.

    Hoy llevamos un día bastante “plomizo” -¡vaya novedad!, ¿verdad?- en lo que al tiempo se refiere. Amaneció que parecía que íbamos a disfrutar de un precioso día de sol pero ya a media mañana cuando paseaba con Nadaya junto a mi padre -quien a su vez llevaba a Carla, mi sobrina y ahijada- el cielo se tornó gris, aunque sigue haciendo bastante calor, para lo que estábamos acostumbrados, así que si juntamos el día gris con el calor y la humedad propia de la ciudad, pues eso, lo dicho: día “plomizo”.

    Ahora mismo me pilláis viendo la etapa del Tour, que si os soy sincero, tampoco es que de momento lo esté siguiendo mucho. Más que nada es por tener algo de fondo. Aunque os resulte difícil de creer no sabría deciros ni quién va de líder. A medida que transcurran los días y llegue la parte más emocionante supongo que me engancharé algo más. Otro evento deportivo que tampoco estoy siguiendo demasiado –por no decir apenas nada- es Wimblendon.

    Como veis ando un tanto despegado de la actualidad deportiva, lo que ciertamente es raro en mí, así que podéis imaginaros que del resto de la actualidad en lo que a noticias del día a día se refiere, ando todavía más perdido. ¿Para qué voy a mentiros? Estoy en un momento de esos que me dan de vez en cuando, en los que me torno un tanto apático y vaguete. Así que ni leo periódicos, ni escucho la radio, ni leo libros… Y no será como podéis imaginaros porque no tenga tiempo. Es simplemente porque no me apetece. Así que he decidido que no voy a hacer guerra conmigo mismo, y que sencillamente haré lo que más me apetezca, y si ahora lo que más me apetece es no hacer nada, pues eso: no haré nada.

    Y para ser consecuente con esta decisión voy a tomarme también unas pequeñas vacaciones en lo que se refiere al Blog. Al menos hasta el próximo día 16 que es cuando me toca consulta. También os digo que ser consecuente nunca ha sido una de mis mayores virtudes, así que lo mismo mañana vuelvo a escribir.

    De momento creo que podéis quedaros tranquilos con el hecho de que me encuentro bien y que los últimos análisis fueron mejor que nunca. Firmaba que dentro de quince días fueran igual de buenos. Luego a finales de verano probablemente llegue el momento de hacer otro escáner para ver cómo está todo por dentro. Quiero creer que todo está bien pero lógicamente la incertidumbre, esa especie de Pepito Grillo pero en versión mala que los pacientes como yo llevamos dentro, está siempre ahí. Esta noche sin ir más lejos me desperté con una buena sudada e indefectiblemente lo relacioné con lo que no tendría motivos objetivos para relacionar. ¿Subjetivos? ¡Claro que sí! Pero esos son los que tengo que aprender a controlar. Parece increíble que un “veterano” como yo, con tres años ya a mis espaldas de batallas, siga sin lograr manejar esa puñetera incertidumbre. Pero bueno, mejor dejarlo ahí, que si sigo escribiendo sobre el tema, acabaré por darle la importancia que no debo darle. Punto y aparte.

    Para los próximos días a ver si de verdad se cumplen las previsiones y vuelve el sol. Mis planes pasan por estar tranquilo por Quintes y aprovechar para bajar en cuanto pueda al maravilloso chiringuito playero de Playa España, el Ipanema –publicidad gratuita que les hago-. Así que si a alguno se le pasa por la cabeza dejarse caer por ahí, probablemente pueda encontrarme tomándome una cañita o leyendo el periódico. Eso sí, que no intente llamarme al móvil, porque eso es otra de las cosas que lo hacen maravilloso: ¡no hay cobertura!

    Bueno, quedan todavía veinticinco kilómetros para que estos pesados del Tour lleguen a la meta. Ni yo mismo iría tan despacio…Por supuesto es broma, que sin ir más lejos el otro día cogí la bici después de no sé ni cuántos meses de no subirme a ella, y menos de veinte minutos bastaron para que al día siguiente tuviera unas agujetas “del quince”.

    Así que nada, voy a concentrarme en el desenlace final de la etapa. ¡Ah!, para el próximo post ya sé de qué voy a hablaros: del lamentable comportamiento de algunos políticos en relación al cese del anterior Jefe de Servicio de Hematología del HUCA, algo que desde distintas asociaciones de pacientes aplaudimos pero que a ellos parece molestarles. La buena noticia es que a pesar del nefasto trabajo –lo de llamarlo trabajo es por llamarlo de algún modo- que han hecho y siguen haciendo estos politiquillos de tres al cuarto –salvo honrosas excepciones-, no han conseguido que la voluntad de los pacientes y familiares, pero sobre todo la razón y la lógica, no se hayan al final impuesto. Y les aconsejarían a esos mismos politiquillos que se dedicaran a lo mejor saben hacer, que básicamente es no hacer nada. Porque si por un casual decidieran remover viejos lodos, lo mismo se encuentran con que ellos son los primeros en resultar arrastrados. Así, con esta advertencia para navegantes cierro el post, y con una sonrisa de oreja a oreja que es la que tiene al que como a mí le va la “salsa”. Un fuerte abrazo, que disfrutéis de estos próximos días para muchos ya de vacaciones…   “y mañana más”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook