Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 03
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.08.23)

    A veces bendición, otras castigo divino, pero por siempre contigo

    (Schino)

     
     
    Son la una menos cuarto de este martes tres de septiembre, caluroso y soleado, cuando comienzo a escribir desde Quintes el Blog. Los días aunque uno no se da casi cuenta de ello, pero van pasando y de repente nos encontramos con que hemos dejado atrás los meses de julio y agosto y afrontamos los últimos coletazos del verano, ¡pero qué coletazos! Porque no sé por otras partes del país, pero por Asturias no podemos quejarnos para nada del verano que hemos tenido, y que seguimos teniendo. Yo cierto es que con un poco menos de calor y sol igual estaba mejor, pero bueno, prefiero esto a no el pasado invierno y la pasada primavera que tuvimos, en la que era un día tras otro lluvia y más lluvia.
     
    En el último post en el que os comentaba mi paso por Oviedo para la dosis de Rituximab, os decía también que no tendría que pasar de nuevo por el HUCA hasta octubre para la siguiente dosis. Sin embargo, la semana pasada tuve que acudir ya que me llamaron porque en los últimos análisis que habíamos hecho me salían las inmunoglobulinas un tanto bajas. Ya sabéis: esas defensas que cada equis tiempo tengo que reforzar a base de un buen chute. Así que nada, concretamente el pasado martes estuve toda la mañana ahí enganchado a la máquina para tirar otra temporada. Ahora ya, si no hay novedades, espero que hasta mediados de Octubre no tenga que volver por el hospital. Eso sí, para empezar hoy tengo que acordarme después de la siesta de ponerme la inyección semanal para las otras defensas, los neutrófilos. A parte de esto sigo con la medicación ordinaria que por lo general tomo sin falta aunque alguna vez pueda olvidárseme alguna toma -que nadie es perfecto-. Son básicamente medicamentos para prevenir infecciones provocadas por virus o bacterias, afecciones hepáticas, junto con una pequeña dosis de corticoide además de la típica pastillita por la noche para ayudarme a dormir, que no es que me ayude mucho, pero ya se sabe: si la tomas no notas nada, pero si no la tomas no duermes.
     
    Esta mañana he recibido una agradable sorpresa en forma de llamada telefónica de un buen amigo con el que hacía tiempo que no hablaba. A veces basta algo tan simple para darte cuenta de que la gente sigue ahí, pendiente de ti, que no estás solo en esto. En ese sentido tengo mucha suerte porque siempre he sentido el apoyo y el cariño de todos vosotros con vuestras llamadas, correos, whatsapps… Cada uno tiene su vida y cuando algo se alarga tanto como esta enfermedad, es normal que a veces las relaciones puedan parecer que se enfrían por la falta de contacto directo. Tampoco yo en los últimos meses me he prodigado mucho en dar señales de vida. Ya os comenté que en ese aspecto me había vuelto –o me he vuelto- un poco perezoso, y me cuesta un horror moverme de casa o por ejemplo ahora que estoy en Quintes, coger el coche siquiera para bajar a Gijón; o enchufarme al ordenador y escribir un mail. A ver si me esfuerzo un poco más.
     
    En definitiva, haciendo ya balance de este verano -aunque todavía quedan dos semanas-, sencillamente os diría que con toda seguridad no ha sido el mejor verano de mi vida, pero por otra parte, ni mucho menos ha sido el peor, y que en absoluto puedo quejarme. Es más, diría que no tengo derecho a quejarme. Es lo que ahora respondo cuando me preguntan qué tal estoy. Sé que queda todavía mucho camino por delante pero sé también que sigo caminando y que no estoy solo en el camino. Así que nada de quejas. ¿Cómo estoy? 'Bien, no puedo quejarme'. Además, si todos los que me veis decís que me veis mejor que nunca, algo de verdad será, digo yo. Aunque no os fieis de eso de que la cara es el espejo del alma, porque en ocasiones una cara feliz puede esconder un alma triste.
     
    Pero dejémonos de filosofadas y volvamos a los caminos. Recordar a los más deportistas –y a los menos también, ¿por qué no?-, que el próximo veintidós de septiembre, a las once de la mañana, se disputará con salida en Las Mestas, la I Carrera Solidaria a favor de afectados por cáncer hematológicos y trasplantados de médula ósea, y que organiza Astheha. Más información para inscripciones y aportaciones en forma de donativos a través de la web www.astheha.es
     
    Y sobre Nadaya deciros que a cada día que pasa va cambiando. Ahí sí que puedo decir que soy un privilegiado al poder estar con ella todo el tiempo, aunque no lo voy a negar: si no fuera por la mano que me echan mis suegros con ella creo que acabaría el día destrozado. Un bebé es lo que tiene, que requiere atención casi al 100% de tu tiempo. Y ahora que en nada comenzará a querer caminar mejor ni lo pienso… De momento está con el gateo que ya es bastante. Con ella durmiendo en su carrito os dejo. Un fuerte abrazo… “y mañana más”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook