Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya (00.09.05)

    El mundo, no se ha parado nunca ni un momento, la noche sigue siempre al día, y ese día llegará

    (Jimmy Fontana –Il Mondo)
     
     
    Son justo las cinco en punto de este lunes dieciséis de septiembre cuando comienzo a escribir todavía desde Quintes el Blog. Estamos ya apurando los últimos coletazos del verano, aunque muy pronto casi con toda seguridad volveremos a Gijón. Hoy por ejemplo amaneció nublado y no tardó en ponerse a llover, algo que sigue haciendo a estas horas, aunque débilmente. Pero lo cierto es que cuando las temperaturas comienzan a bajar, lo de estar en una casa de aldea –aunque sea una gran aldea como es Quintes- es un peligro, porque con la misma ropa con la que estás en casa te vas a dar una vuelta por la huerta y al final estás entrando y saliendo todo el día y lo más normal es que acabes por pillar un resfriado.  Y eso es lo que seguramente le ha pasado a nuestra pequeña Nadaya, que esta noche la pasó con un resfriado que le impedía a la pobre respirar por la nariz, por lo que cada poco se despertaba. No tuvo eso sí mucha fiebre y además coincidía que hoy tenía su revisión con el pediatra de los nueve meses, así que después de llevarla nos confirmó lo que suponíamos: que paciencia y si no va a más, tranquilos. Como se sabe los niños hasta que no les sube la fiebre mucho o no ves que se quedan un tanto mustios no hay por qué preocuparse. Y en el caso de Nadaya, se la sigue viendo muy activa y con ganas de “juerga”.
    Ayer de hecho la llevamos a Gijón para que se encontrara con su primita “la cubana”. Es la pequeña Triana, la hija de prima Janet que actualmente trabaja junto a su marido en una Delegación de la U.E. en La Habana. No veis las ganas que tengo de poder decir un día “oye, mi amol, que me voy para Cuba…”, pero eso de momento lo veo todavía un poco lejos. Teníamos precisamente para este fin de semana un viaje programado a Madrid para aprovechar y arreglar yo de una vez mis papeles con el Consulado y al final con la niña así no sé qué haremos. Tampoco es que tenga muchas ganas de ir, si os soy sincero. En realidad el pasaporte no lo quiero para nada porque no tengo previsto irme a ninguna parte.  
    Pero bueno, volviendo al encuentro de Nadaya con Triana deciros que las dos son de armas tomar. En ese sentido creo que la más tranquila de las tres primas, si añadimos a mi sobrina y ahijada Carla, es precisamente ésta última, y eso que es la mayor, ya que le saca tres meses a Triana y cuatro a Nadaya. Pero estas dos, están hechas unos auténticos torbellinos y ayer aunque hay que decir que fueron muy bueninas, sí que tuvieron sus momentos de “contacto”, cariñoso, pero contacto.
    Desde el último post no han cambiado muchas cosas. Eso sí, he podido celebrar de seguido los cumpleaños de mi hermano, el de Mónica, el de mi madre, y hoy celebro –aunque desde la distancia- el de mi primo Roberto, que como sabéis veranea de forma permanente en el Mediterráneo, como los jubilados alemanes o ingleses. Es broma por supuesto, que el pobre bien qué curra. ¡Felicidades Rober! Si todos tenemos una lista de las cinco personas más influyentes o que han ejercido más influencia –el top five que dirían los ingleses que les gusta mucho estas cosas-, para bien por supuesto, diría que en mi caso estas cuatro personas estarían en ellas sin ninguna duda. Para la quinta plaza lo dejo en secreto para que no se cele nadie, pero supongo que podréis imaginaros quién falta en la lista.
    Por lo demás como os digo mi estado sigue siendo bueno. Cierto es que sigo con las dichosas molestias bucales y con unos desajustes estomacales que me persiguen ya desde hace unas cuantas semanas, que hacen que vaya alternando días de no ir al baño con otros en los que no salgo de él. Pero quizás lo que más me está costando llevar es lo de dormir. Ya os dije que no es por horas, porque al final sumando y sumando duermo más de nueve o a veces incluso diez horas diarias, sino porque las duermo a intervalos de hora u hora y media. Lo de dormir tres horas seguidas es casi un milagro. Así, me echo por ejemplo a las doce y para cuando cojo el sueño lo mismo son la una y pico y luego acabo por levantarme a las once, pero casi por obligación, porque si por mi fuera seguiría metido en la cama de lo cansado que me siento. Aunque tal vez sea también el que no sienta ninguna obligación o motivo por el que tenga que levantarme, salvo el de ayudar a mis suegros con Nadaya, porque al final, me da la sensación de que casi hacen más ellos por la pequeña que yo mismo, y eso realmente me toca el amor propio. Así que habrá que poner remedio y supongo que en eso también me irá bien el irnos de vuelta para Gijón y no ser tan “abuelodependiente”.
    En cuanto a mi estado de ánimo pues ahí seguimos. Unos días mejor, y otros no tanto. Pero como os dije en el último post, no puedo quejarme. Como os comentaba soy el primero en reconocer que a veces no hago mucho por salir de este cascarón en el que yo mismo me meto, y a pesar de que mis amigos o Mónica la primera, intentan tirar un poco de mí, soy yo quien opta por preferir quedarme en casa. Le comentaba hoy a un muy buen amigo por mail que uno no puede levantarse por la mañana y decir: “hoy voy a ser feliz”. Bueno, decir sí puede decirlo, pero luego cumplirlo ya es otro cantar. Yo sólo puedo dar gracias de poder seguir escribiéndoos, aunque ahora con menos frecuencia, lo sé, y de ver crecer a mi pequeña cada día.
    Sé que la convivencia conmigo a veces no resulta nada sencillo. En ese sentido leía el otro día una carta de una enferma de leucemia que hablaba sobre eso y decía cosas muy atinadas sobre lo difícil que es para los familiares y amigos de una persona enferma el sentirse en ocasiones impotentes ante algo que no pueden controlar. Es cierto que los enfermos somos nosotros, pero hay que ser muy valientes también para estar siempre a nuestro lado y darnos ánimos aun cuando ya no te quedan dentro más ánimos que dar. Yo comentaba al leerla lo que ya os he dicho en alguna ocasión, que aunque parezca algo extraño, llega un momento en el que te sientes responsable por el dolor que causas a los que te quieren, y en ese sentido sientes que tienes una enorme deuda con ellos y que no puedes darte nunca por vencido.
    Hoy os he propuesto como cita inicial al post y como enlace musical la canción de Jimmy Fontana, cantante italiano de la dorada década de los 60, fallecido la semana pasada, y que muchos de vosotros, por no decir todos, conoceréis. Y en su letra –en la que participó por cierto Ennio Morricone- lo dice claro: el mundo gira, y nunca se ha detenido, la noche sigue siempre al día, y ese día, llegará. Por cierto que a quien le interese la historia del cantante italiano os garantizo que tiene algunos toques curiosos. Os dejo un enlace a la noticia que apareció en El Mundo como homenaje póstumo. Lo de que era más bien feo se lo podían ahorrado, ¿no creéis? Pobre Jimmy…
    Volviendo a mi agenda hospitalaria, como sabéis, si no hay novedades no me toca visitar el hospital hasta mediados del mes que entra. Ahora lo que tengo que tener es sumo cuidado de no pillar yo el resfriado de Nadaya, aunque me da que si no lo pillé ya, quiere decir que estoy inmunizado. No obstante no puedo fiarme porque estoy en los días de la semana con las defensas más bajas, ya que es mañana cuando me toca poner la inyección.
    ¡Ah!, algunos de vosotros me decís, aparte de que no escribo tantos post, que en estos ya no hablo de deportes. Debe ser que queréis ahorraros a mi costa el Marca. Sobre esto deciros que sigo viendo bastante deporte. No hace nada que acabé de ver el Croacia Grecia del Eurobasket, partido emocionantísimo que se decidió a favor de los croatas tras dos prórrogas, con lo que da de rebote –sirva el símil baloncestístico- a España el pase a cuartos, quien en cinco minutos se enfrentará a mi querida Italia –partido que emite la Cuatro-, también ya clasificada. Mucho mejor. Así todos tan amigos. Apenas se jugarán quién queda tercero o cuarto de su grupo, lo que llevará a una jugar contra Lituania y a la otra contra Serbia, complicados partidos en cualquier caso.
    Tampoco perdí nada de lo acontecido en La Vuelta, con la sorprendente victoria del americano de 42 años Horner. Me fastidió por Nibali pero por otro lado ver que un tío de mi edad puede derrotar a chavales de veinte y treinta años es todo subidón moral. Y por supuesto sigo con máximo interés el desarrollo del campeonato de F1, aunque me da que un año más el título se le escapará a Alonso y Ferrari.
    Y en lo referente al Sporting pues eso: que este año que no me hecho el abono vamos líderes. Así que a los que se burlan de mí por eso les amenazo con hacerme socio para la segunda vuelta. Bromas aparte he llegado a un punto el que el fútbol me ha cansado, o más bien todo lo que rodea al mundo del fútbol, con cifras astronómicas en los fichajes que me parecen una barbaridad en el mundo en que vivimos, así que no seré quien lo alimente. Este año puedo deciros que de los cinco partidos del Sporting he visto sólo uno, y de Primera, habré visto dos o tres a lo sumo.
    Mucho más interesante sin duda será la I Carrera Solidaria a favor de afectados por cáncer hematológicos y trasplatados de médula ósea, que se celebrará este próximo domingo por la mañana en Gijón y con salida en Las Mestas, organizada por Astheha y de la que ya os he hablado para ver si alguien más se anima. De momento no hay todos los inscritos que quisiéramos, así que lo mismo estando en una forma aceptable si a alguien le pica el gusanillo, puede hasta quedar en buena posición. Esto para alguien competitivo como yo sería un buen anzuelo. Además todos los participantes recibirán una camiseta técnica y su tiempo será cronometrado por chip. Bueno, ya sabéis que tenéis más información para inscripciones y aportaciones en forma de donativos –que serán de valiosa ayuda- a través de la web www.astheha.es; y por supuesto nunca me cansaré en animar a todos quienes lo deseen a hacerse donante de médula. Reconozco que puede dar un poco de miedo al principio si no se conoce el proceso, pero os garantizo que es absolutamente indoloro, es prácticamente como una donación de sangre. Y por supuesto, una vez que uno se hace donante, para nada está en la obligación de donar su médula si llegado el caso quisiera echarse atrás. Eso sí, os garantizo que no lo haríais porque la satisfacción de poder darle la vida a alguien no tiene igual. Os puedo contar el maravilloso caso de una chica que tuve el placer de conocer y que su marido –algo más joven que yo- falleció víctima de una leucemia hace unas meses. Pues bien, esta chica, donante de médula, ha recibido hace unos días la confirmación de su médula es compatible con la de un enfermo y no os podéis ni imaginar la alegría que ha supuesto para ella quien lo ha recibido como la mejor noticia después de los últimos meses tan duros que ha pasado. Esto demuestra una vez más hasta que punto puede llegar la solidaridad de las personas. El mundo no está del todo perdido con personas así. ¿No creéis?
    Bueno, y nada más por este post. Ya veis que me he hecho de rogar pero al final ha sido un post largo y espero que no demasiado pesado. Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias, y si no, gracias igualmente por haberlo intentando. Un fuerte abrazo… “y mañana más”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook