Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 23
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nadaya 2014.11

    Siempre es posible llegar un poco más lejos para llegar un poco más cerca

    (Schino)

    http://www.youtube.com/watch?v=lpgiomE6cCc

    Son algo más de las tres y media de este ahora mismo soleado pero frío, domingo veintitrés de marzo, primer domingo de la primavera y último con horario invernal cuando comienzo a escribir el Blog. A partir del próximo, con el cambio de hora, podremos disfrutar de días más largos, algo que pienso que la mayoría de la gente agradece. La luz es vida y alegría, de eso no hay duda. Contrasta este sol que ahora tenemos con la borrasca que anoche nos visitó dejándonos su tarjeta de visita en forma de lluvia y abundante granizo. Tiempo de locos con bajón de temperaturas de casi diez grados con respecto a las que teníamos a principios de semana. Para la que mañana empezaremos, la previsión es de lluvia y más lluvia. Como siempre digo, estos cambios tan radicales de tiempo no valen sino para pillar un buen catarro.

    Hoy sin duda el día pasará a la Historia –con mayúscula- de España por la muerte de Adolfo Suárez. No entraré en comentar su figura e importancia porque sería repetirse en todo lo que llevamos varios días escuchando y viendo en todos los medios y que ahora, una vez confirmado el fallecimiento, no hará sino aumentar. Ya se sabe cómo se las gastan los medios en estos casos. Me pregunto qué pensaría él de todo esto. Pasar a la historia: la obsesión de muchos, pero reservado a unos pocos. Para los más comunes de los mortales quizás los que nos cause desasosiego es caer en el olvido cuando ya no estemos. En ocasiones me imagino por ejemplo, si dentro de muchos años, alguien podrá todavía leer esto que estoy escribiendo un domingo de primavera del 2014. No sé decir si me gustaría que fuera así. Lo que sé es que me provoca una extraña sensación.

    Pero como este mundo es como es, hoy junto con la muerte de Adolfo Suárez todos los focos estarán también en el llamado clásico de fútbol mostrando una vez más los frágiles criterios que sigue la sociedad a la hora de dirigir su atención. Yo mismo, en virtud de ese frágil criterio, le daré más importancia al partido del Sporting a partir de las cinco que a lo que hagan Madrid y Barcelona a las nueve. De hecho, ya he cambiado de canal, para dejar al bueno de Suárez un poco tranquilo y distraer mi atención con el final de la Milan Sanremo de ciclismo. Así somos.

    Cambiando de tema, es probable que la semana pasada os hicierais eco de la noticia de que Mateo, un niño que llevaba tiempo esperando por un donante de médula, y que se hizo famoso por el movimiento social que generó su búsqueda, por fin ha logrado para alegría de todos su primer objetivo. Ahora sólo queda esperar que haya sido el primer paso hacia su curación. Lo importante de todo esto es que además de Mateo, pueda haber habido otras personas que gracias a ese movimiento de solidaridad y altruismo, hayan también encontrado la llave de la esperanza con la que abrir su puerta a la vida. Nunca podré alcanzar a comprender la impotencia que sentirán quienes no consiguen ese donante y la que sentirán también sus seres queridos. A mi hermano debo y nunca podré pagar lo bastante el no haber pasado por ese trance. 

    Por mi parte deciros que sigo bastante bien, aunque es cierto que estos últimos días ando con el estómago no al cien por cien y por las noches sigo durmiendo realmente mal. Pero no puedo quejarme cuando el jueves por ejemplo me fui a caminar y al final caminando, caminando, anduve algo más de doce kilómetros. Conozco a más de uno que sólo de pensar en ello sudaría -y no le vendría nada mal por cierto hacerlo-. Pero yo sin embargo, todavía espero llegar más lejos. Caminar además me ayuda a encontrarme conmigo mismo, aunque en ocasiones no me haga muy buena compañía. Pero mejor darme la paliza con mis historias a mí mismo que no a los demás, que ya los tengo bastante saturados. Aunque luego lo haga con estos post.

    Procuro no obstante, cuando me encuentro en una de esas solitarias caminatas, tener mi mente apartada de pensamientos que no conducen a nada positivo, y centrarme por ejemplo en componer mentalmente pequeños poemas, que la mayor parte de las veces, olvido al llegar a casa.  Son pequeños juegos mentales que me ayudan a disfrutar aún más del paseo. En otras ocasiones simplemente dejo que sea el entorno por el que paseo quien colme mis cinco sentidos, como cuando camino por la senda fluvial y saboreo con la mirada cada gota de ese río que discurre a mi lado, calmando en parte mi sed de sentirme aún más vivo, de sentirme después de todo afortunado. 

    De Nadaya, que ya sabéis que me gusta siempre hablaros y de la que no hay día que no encuentre excusa para alardear de ella, deciros que esta semana pasada anduvo con algo de fiebre y por ese motivo nos hizo visitar por primera vez el hospital de madrugada, justo en vísperas del Día del Padre. Al final quedó en nada. Y es que con quince meses, ¿qué niño no ha visitado en alguna ocasión la sala de urgencias? Guardaré la pulserita del hospital que pusieron en su muñeca regordeta, y que aunque no lo creáis, cuando se la iba a quitar al llegar a casa, la pobre lloraba sólo de verla . Son más listos de lo que podemos imaginarnos.

     

    Bueno, que ya está bien de paliza por hoy. Vamos a intentar aprovechar lo mejor posible estos próximos días a pesar del tiempo. Como siempre un fuerte abrazo a todos, que tengáis una muy buena semana… “y mañana más”…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook