Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 09
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud

    Nadena01016

    Dedica siempre una sonrisa a quien por ti, enjuagaría todas tus lágrimas

    https://www.youtube.com/watch?v=4JsJJd70xSM

    Son poco más de las siete y media de este domingo, nueve de octubre, cuando todavía con luz artificial, me dispongo a iniciar el Blog. Lo hago mientras de reojo sigo por la tele el GP de F1 de Japón, que ha comenzado a la una. Os juro que es la primera carrera de estas dos últimas temporadas, en las que me da por madrugar para verla (cosas de que Ferrari no últimamente no se ‘coma una rosca’), pero hoy, con la noche regularcilla que he pasado por culpa del segundo catarro ‘postverano’ que engancho, estaba casi deseando tener una excusa para levantarme. 

    En realidad más que catarro, creo que lo de esta vez es una molesta faringitis. Llevaba ya desde el jueves un tanto tocado (creo que fue en el gimnasio donde la pillé realmente, por culpa del dichoso aire acondicionado, que ponen siempre como si esto fuera Benidorm), el viernes estuve durante el día un poquito mejor, pero al bajar de noche a cenar por Gijón y aprovechar también para dar un paseo por El Muro, la humedad y el fresquito que hacía al volver, hizo que me quedara prácticamente sin voz. Por si no tuviera bastante, ayer fuimos a comer con unos amigos y como yo no sé estar callado ni debajo del agua, pues os podéis imaginar cómo me quedó la garganta. Paracetamol nada más llegar, miel con limón (que acabo de volver a tomar) y para la cama. De momento no tengo fiebre, algo es algo, aunque mañana me parece que me tocará de nuevo pasar por el médico. Me temo que me volverá a recetar algún antibiótico.

    Hablando de médicos, a inicios de esta semana (creo que fue el martes), estuve por el HUCA para la habitual consulta de control, después de los análisis que había realizado el viernes anterior. Para mi sorpresa, tuve que quedarme a poner inmunoglobulinas, algo que no me esperaba, pues las últimas las había puesto en mi última visita, con lo que apenas habían pasado poco más de dos meses. Espero que esto no haya tenido que ver con el cambio de marca comercial de las inmunos que me infunden y que haya sido una mera coincidencia. Por supuesto, no dejé de preguntar en el Hospital de Día el motivo del cambio, cuando llevaban tanto tiempo trabajando con la marca Grifols. Nadie me supo decir nada, así que yo lo tengo claro: estas nuevas serán más baratas. La duda de momento que me queda es si son igual de efectivas. En la próxima revisión tendré más datos para valorarlo.

    Por lo demás, todos mis valores hematológicos siguen estables y dentro del normalidad, salvo mi ‘clásica’ insuficiencia renal crónica y el exceso de hierro en la sangre, que después de un tiempo sin tratar, a causa de mis molestias estomacales, he vuelto esta semana a retomar el tratamiento. Teniendo en cuenta lo lenta que está resultando toda la eliminación de ese exceso de hierro (llevo casi dos años tratándolo), no convenía dejar olvidado el tema mucho más tiempo. Y es que como ya os comenté en alguna ocasión, este superávit de hierro, puede explicar también las continuas sobreinfecciones que padezco, en forma de catarros, faringitis, etc…, con independencia de que como también sabéis, afecta también al funcionamiento de algunos órganos, que se ven sobrecargados en su ‘trabajo’, por el hierro de más presente en mi sangre.

    Cambiando de tema, en el último post, os anunciaba el bautizo de Selena, que pudimos celebrar por todo lo alto y sin ningún contratiempo, más allá del hecho de haber tenido que bautizarla casi en horario nocturno (‘prime time’ en el argot televisivo), el sábado, por motivos eclesiásticos, y es que el párroco de Quintes, a pesar de que no era él quien iba a oficiar el sacramento, por razones que todavía no llego a entender, no permite (suena fuerte, pero es así) la celebración de cualquier tipo de sacramento (bautizo, boda, comunión…) en domingo. ¡Toma ya! Esta es la Iglesia cercana y al servicio de sus feligreses… Pero bueno, como bien nos dijo mi querido Don Fernando Fueyo, Capellán del Sporting, gran persona y amigo, antítesis de lo que tenemos por aquí, y que nos casara y también bautizara a Nadaya, al final estas cosas, no son sino pequeños contratiempos, siendo lo fundamental el hecho de que hemos podido bautizar a nuestra pequeña, con salud, y disfrutando de una gran fiesta en familia.

    Y cuando quedan poco menos de diez vueltas para el final de la carrera, me voy despidiendo. Nada más caiga la bandera de cuadros, me iré a la panadería a por algo de bollería recién hecha para mis niñas. Me refiero por supuesto a Nadaya (hoy os dejado como enlace musical su última canción preferida) y a su madre, aunque a Selena (¡qué ‘buenina’ que es!, no os lo podéis imaginar), algo también le caerá a través de la leche de su madre.

    Nada más que deciros. Un fuerte abrazo, disfrutad al máximo de este domingo, cuidaros muy mucho de los catarros y de las corrientes de aire traicioneras, y mañana más…

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook