Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 05
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud

    Nadena0517

    Amigos son aquellos que siempre sonríen cuando suena su móvil y tu nombre aparece en la pantalla

    https://www.youtube.com/watch?v=DclSx_4_JLw

    Son las doce y media de este agradable en lo climatológico, viernes 5 de mayo. De nuevo estamos a las puertas de un fin de semana, para el que al menos por lo que se refiere a Asturias, se anuncian cielos despejados y temperaturas acordes a las fechas en las que estamos. Ya era hora, aunque conviene no cantar victoria, porque seguro que de aquí a la entrada del verano, todavía tendremos algún día pasado por agua y fresquito. Esto es Asturias, no Benidorm.

    Esta mañana me tocó madrugar para acudir a Oviedo a la consulta con mi hematóloga, después de que el miércoles me hubiese ya pasado por el HUCA para sacar un poco de sangre y dejarles un frasquito de orina. Así que hoy, a eso de las seis, andaba ya paseando por casa y a las siete menos cuarto me fui para allá en coche. Y es que por más que sean consultas rutinarias, cuando sé que al día siguiente me toca ir a Oviedo, la noche anterior despierto todavía con mayor frecuencia de lo que habitualmente ya lo hago. Puedo deciros por ejemplo que anoche estuve hasta cerca de la una y media viendo la tele y escribiendo alguna cosilla, apagué entonces la luz y me dormí casi de inmediato, pero a las tres y media desperté por primera vez. Luego volví a hacerlo a las cuatro y media y por última vez a las seis menos cuarto. Para media hora que me quedaba hasta que sonara la alarma del móvil, decidí que era mejor levantarme y así dejar todo bien preparado para cuando despertaran las niñas.

    De los resultados comentaros que todo está en orden. Teníamos pendiente conocer en concreto los del TAC, que me habían hecho justo la semana en la que luego tuve que ingresar por la neumonía y lo único que ha aparecido es lo que después se confirmó en la placa que me realizaron cuando acudí por Urgencias. La pena es que no lo hubieran visto ‘sobre la marcha’ y tal vez de este modo, me habría evitado el ingreso. Pero bueno, fue como fue y no hay que darle más vueltas.

    Del resto de valores, como de costumbre sigo con la creatinina un poco por encima de lo normal (tiene que ver con la leve insuficiencia renal crónica que tengo), por lo que no se cansan de decirme que tengo que beber más. Y yo les digo que claro, que yo con más de dos botellas de la mejor sidra del mundo (la que hace mi suegro) igual ya me pongo un poco ‘tonto’. Por supuesto estoy bromeando; en la cantidad, que no en la calidad.

    También el hierro se mantiene en valores que convendría bajar. El problema es que el medicamento que debería tomar para intentar rebajar mis niveles actuales, me sienta como un tiro para mi estómago y no consigo tomarlo con regularidad. Así que estamos valorando la posibilidad de someterme a una ‘sangría’. No os asustéis con el término. Básicamente sería como quien dona sangre, es decir, que me extraerían unos 450-500 ml de sangre, solo que lógicamente, no irían destinados a la donación. Tras esto, habría que ver transcurrido aproximadamente un mes, cómo se recupera mi cuerpo y si además se logra en parte el objetivo que perseguimos. A partir de ahí, si el tema funciona, pudiera ser que con unas cuantas sesiones más, consiguiéramos erradicar todo ese exceso de hierro acumulado en mi sangre, como consecuencia de las transfusiones recibidas en su día. Parece increíble que después de tanto tiempo, sigan ahí todos esos residuos. Pero ahí están y no es además nada extraño. Tampoco se trata de algo que sea como para preocuparse más de lo debido. Pero sí es cierto que tener el hierro alto ocasiona un mayor desgaste en ciertos órganos y por otra parte, te hace potencialmente más propenso a las infecciones (de vías respiratorias, por ejemplo). En mi próxima consulta, que será justo el 1 de agosto, decidiremos definitivamente si optar por lo de la ‘sangría’.

    Cambiando de tema, esta semana, después de casi dos meses de inactividad, por unas cosas u otras, he vuelto al gimnasio y a jugar al padel. ¡Vaya cómo he notado el haber estado tanto tiempo parado! Habrá que ir ‘despacito y con buena letra’, porque solo me faltaría ahora lesionarme por querer recuperar cuanto antes el tiempo perdido.

    Lo que no he abandonado nunca es lo de escribir mis columnas para La Nueva España, tanto las que son publicadas en la edición impresa para Gijón, como las que son colgadas en la web del periódico, dentro de la sección dedicada al Sporting. Cada uno intenta buscar sus vías de escape con las que distraerse y evitar darle vueltas a la cabeza con aquellos pensamientos, que lejos de aportarte nada bueno, te “intoxican”. Y en mi caso, la escritura posibilita esa “desconexión”. No os voy tampoco a negar que me ‘presta’ un montón cuando la gente (no solo amigos), te felicitan o te dicen que les gusta lo que has escrito. Intento por ello esforzarme siempre al máximo y soy bastante exigente en este aspecto conmigo mismo, con independencia del tema sobre el que pudiera escribir. A veces así, entre buscar un argumento, redactar un borrador, desarrollarlo en profundidad (en ocasiones documentándome) y luego leerlo y releerlo hasta que me doy por satisfecho, puedo echar más de dos horas y media para un texto de apenas dos páginas. Pero bueno, ¡qué os voy a contar si en ocasiones hasta para escribir un guasap, lo leo media docena de veces antes de enviarlo! Son manías de cada uno.

    Y ya que salió antes el tema del Sporting, también después de un montón de partidos sin acudir al estadio, mañana, si no hay novedades (que no debería haberlas), volveré a pisar El Molinón. A ver si consigo traer algo de suerte al equipo, que mucha falta nos hace. Soy de los que no pierde la fe hasta que no se agote la última posibilidad, pero hay que reconocer que la cosa está realmente complicada. Veremos cómo acaba. Crucemos los dedos para que no sea como el rosario de la aurora.

    Por hoy vamos a dejarlo aquí, que creo que ya me he enrollado más de lo debido (como siempre). Os dejo el enlace musical, para que conozcáis por lo que últimamente me está dando: la música napolitana. Vuelta a los orígenes. Escuchar el precioso dialecto napolitano me trae también muchos recuerdos, positivos todos ellos. Y lo mejor de todo es que a Nadaya también le gusta y me pide que le ponga alguna canción determinada. Selena ya no sabría qué deciros, pero quejar de momento, no se queja. Por cierto, que a finales de mes cumplirá un añito. ¡Cómo pasa el tiempo! Lo dicho, que me despido: desearos un feliz fin semana, recordad que el domingo es el Día de la Madre, y mañana más…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook