Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 05
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ndy2014.1

     Queridos Reyes Magos, este año como he sido bueno, os pido me traigáis una médula nueva

    (Schino)

    http://www.youtube.com/watch?v=Mr5u4sPF1qE

    Son las doce en punto de este domingo, cinco de Enero, víspera de Reyes, cuando comienzo a escribir el Blog. Esta noche, millones de niños se irán a la cama esperanzados en que Sus Majestades de Oriente hayan escuchado sus deseos y que mañana al levantarse, seguramente antes de lo habitual por los lógicos nervios, se encuentren con todo aquello que pidieron en su carta. Niños y no tan niños.

    Y de entre estos millones de niños, algunos cientos, junto con los juguetes, libros o videoconsolas, prematuramente maduros como la vida les ha hecho a fuerza ser, habrán pedido también una médula nueva. Tal vez sólo eso. Tan simple como eso. Tanto como eso.

    Quizás suene un poco fuera de lugar el que en un día como hoy, mágico para muchos, traiga a colación en este post un tema tan duro, pero entre las cosas que me he propuesto conseguir en este 2014 a través de mi blog, es insistir una y mil veces en la importancia de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de aumentar el número de donantes de médula ósea en este país. Y si resulto pesado por ello y alguien se cansa de leerme, aceptaré ese riesgo. No escribo para captar lectores; escribo o quiero escribir para que mi experiencia pueda servir de algo. En otro post hablaré también de las dificultades y trabas que se encuentran personas altruistas que deciden dar ese paso, a la hora de hacerlo efectivo. En este aspecto, la Administración tampoco es que esté resultado muy efectiva que digamos, aunque parezca increíble.

    No quiero que se piense en algún modo que instrumentalizo una situación tan delicada como la de un niño enfermo para promover la donación de médula ósea, como si esto fuera un circo donde se exhiben como reclamo las mejores atracciones. De la donación de médula está claro que saldrían beneficiados no sólo los niños, sino la mayoría de las veces –afortunadamente-, personas ya entradas en edad, pero que merecen igualmente una oportunidad para seguir viviendo. ¿O hay una edad a partir de la cual se deja de tener ese derecho?

    Os dejo por eso como enlace, ahora que estamos a punto de acabar las fiestas navideñas, la última campaña que en ese sentido realizó la Fundación Carreras, que tal vez hayáis visto, y que como veréis tiene como argumento, otra lotería muy distinta a la de Navidad, o la que también mañana se celebrará. Una gran campaña sin duda con un mensaje directo, tan cierto como las matemáticas y los números en que se basa. La lástima es que no hubiera tenido la misma difusión que el esperpento de anuncio que para la Lotería de Navidad en la que millones de españoles cada año ponen sus ilusiones, y de paso, sus euros.

    Este es el primer post del 2014, y os habréis dado cuenta de que he cambiado también la nomenclatura o denominación del mismo. No ha sido por nada especial; simplemente porque como en las anteriores ocasiones en las que también la cambié, creo que ha llegado el momento de volver a hacerlo.

    Por mi parte deciros que este año no he pedido nada a los Reyes Magos que no podáis imaginaros. En realidad es algo que llevo pidiendo desde hace casi cuatro años. Y que en mayor o menor medida me vienen concediendo, así que no puedo quejarme, o al menos no debería hacerlo tanto como muchas veces lo hago.

    Como ya os había comentado, exceptuando a los niños, este año los Reyes conmigo no es que hayan tenido mucho trabajo por lo que se refiere a cargar en las alforjas de sus camellos regalos para mi familia. Estos últimos días paseando por las calles céntricas de Gijón, era de verdad como para llevarse las manos a la cabeza al ver las tiendas repletas de gente, con colas interminables que muchas veces salían del propio establecimiento. No soy nadie para juzgar lo que esta sociedad hace o deja de hacer. Que cada cual lo haga por sí mismo.

    En lo que se refiere a mi estado de salud, aunque llevo unos cuantos días un poco regularcillo, entre las continuas molestias intestinales que van y vienen pero que parece que están siempre ahí, y un ligero resfriado, anoche nos fuimos como digo a pesar de ello, Mónica y yo a cenar con mi primo Roberto y su mujer. Quizás no debería haberlo hecho, y menos con el tiempo tan desapacible que hacía, aunque la noche no es que se quedara tan mal como sí lo estuvo la tarde, pero quiero ser fiel a lo que escribía en mi último post del 2013: dejar de soñar y empezar a vivir. Así que si puedo hacerlo y me apetece hacerlo, aunque tal vez no debiera, lo hago y punto. Sé que puede que no sea un consejo muy sabio y acertado, pero tampoco es mi intención dar consejos a nadie, al menos en esto.

    Supongo no obstante que buena parte de mis sensaciones de malestar y cansancio general tengan que ver con este tiempo cambiante a más no poder. Y es que no sería de extrañar que tanto cambio en la presión atmosférica y en la temperatura, si a alguien sano ya le afecta –a mí siempre me dolían mis mal curados esguinces futboleros cuando iba a llover-, ¿cómo no lo va a hacer a un trasplantado de médula ósea? Digo yo que algo tendrá que ver, aunque no creo tampoco que haya nada que lo demuestre. Con todo habrá que tener cuidado porque ayer mismo leí en la prensa que en Asturias, y en general en todo el país, comienza el repunte habitual por estas fechas de casos de gripe.

    Para esta noche hemos quedado los amigos para ver juntos la Cabalgata de Reyes y luego irnos a picar algo juntos. Este año aún es muy pronto para que Nadaya se entere de mucho, pero aun así la llevaremos. Sólo con el ruido y la cantidad de gente que habrá, ella, curiosa como todo bebé es, se lo pasará seguro en grande.

    Y nada más, que otra de las cosas que me he propuesto este año, aunque esta sí que sé casi seguro que no la lograré es la de acortar mis post. Que los Reyes satisfagan todas vuestras peticiones, sobre todo las inmateriales. Un fuerte abrazo… “y mañana más”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook