Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 28
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ndy2014.6

    Las redes sociales nos acercan a los más lejanos al tiempo que nos alejan de los más cercanos

    (Schino)
    Faltan escasos minutos para las tres de la tarde de este desapacible martes veintiocho de enero cuando comienzo a escribir el Blog. Llevamos un par de semanas donde salvo pequeñas treguas, el tiempo no ha parado de dar guerra entre lluvia, frío y viento, con lo que no es que nos haya permitido salir mucho de casa. Hoy de hecho intenté salir a dar una pequeña vuelta y casi vuelvo a casa como Mary Poppins volando con mi paraguas.
    La semana por tanto comienza así lo mismo que acabó la pasada, al menos en lo climatológico. Yo sigo todavía con la garganta un poco tocada y el resto de la familia tampoco anda muy boyante de salud. Está claro que el invierno está haciendo estragos en todos, incluidos los más fuertes. Habrá que tomárselo con calma estos próximos días, donde se anuncia que seguirá el mal tiempo unido además a un aumento aún mayor de los episodios de gripe.
    Hoy no tenía pensado si os soy sincero escribir nada, pero lo hago para dar cuenta de la noticia ayer aparecida en la TPA referida a que los informativos de dicha casa habían recibido el Premio de Periodismo de la Sociedad Española de Oncología Médica, gracias a una serie de cinco reportajes bajo el título 'Cara a cara contra el cáncer' emitidos en 2012 –en febrero si mal no recuerdo-, en uno de los cuales, aparecía por ahí yo. Os dejo el enlace al video de la noticia, donde al final se me ve el careto unos segundos. ¡Y vaya careto! Se nota que por aquel entonces estaba con dosis altas de corticoides y tenía por ello la cara mucho más hinchada. http://www.rtpa.es/sociedad:La-Sociedad-Española-de-Oncologia-Medica-premia-a-los-informativos-de-RTPA_111390831476.html Así que mi enhorabuena para la TPA, y en especial para Mily Cimadevilla, la periodista que realizó aquellos reportajes. Sé que el mío lo tengo por ahí grabado –en realidad lo tiene Mónica que es la que cuida esos detalles-, así que igual me animo a volver a verlo, porque aunque no lo creáis, no recuerdo mucho de la entrevista.
    Así que nada, que no me quiero enrollarme, que el otro día dando un paseo con la excusa de un recado que tenía que hacer, me entretuve charlando casi una hora en una tienda con una buena amiga que trabaja ahí como dependienta. Y me sentí como el típico jubilado que se va a la tienda de la esquina para darle la paliza al tendero de turno, acorralado este sin escapatoria tras su mostrador. Al menos el jubilado suele comprar algo, que en mi caso ni eso.
    Y es que me viene la imagen del jubilado porque también hoy, asomado a la ventana, veía en el parque que se encuentra debajo de mi casa, a pesar del mal tiempo, un banco en el que habría sentados unos cuatro abueletes, a los que se unían al menos otros tantos de pie, todos ellos inmersos en lo que desde la distancia se intuía como una animada conversación. En cierto modo sentí envidia de ellos. En el fondo ellos han encontrado por así decirlo su lugar en el mundo, lo tienen claro y parecen sentirse a gusto en él. Yo lo que tengo claro es que el mío no está ahí sentado en ese banco, ni de pie tampoco.
    Tal vez alguien pueda pensar que lo que me pasa es que echo de menos el trabajar, el sentirme activo laboralmente. Yo diría que no es eso. Lo que puedo echar en falta en tal caso es la parte agradable que para mí suponía el tener que ir a trabajar, que no era otra que la de relacionarme con otras personas como yo. Pero bueno, las cosas ahora están como están y no hay que darle más vueltas. Punto.
    Porque nunca hay un buen momento ni una edad ideal para que te llegue una enfermedad como ésta. Siempre son malos... o peores. Por lo que a mí respecta creo que me alcanzó en el peor momento. Leía ayer que la depresión se produce por un exceso de pasado y la ansiedad por un exceso de futuro, con lo que una vez más, el maravilloso y codiciado secreto para alcanzar la felicidad se reduce a saber vivir el presente. Puede que en algunos aspectos pueda ser cierto, aunque como todo en psicología, también sería discutible. Yo diría que una ausencia de pasado igualmente puede crearte estados depresivos, lo mismo que una ausencia de futuro. Será un buen tema para discutir con mi “entrenadora psicológica”.
    Bueno, que ya me estoy alargando demasiado y está bien por hoy de quejarme, que cuando me sale ese pitufo gruñón que llevo dentro, no hay quien me pare. “Fuerza y honor” que me dicen siempre unos muy buenos amigos, en alusión a lo que gritaba el protagonista de Gladiator para aleccionar a sus huestes.  Pues eso: fuerza y honor para todos… “y mañana más”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook