Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 07
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud

    Ndy2015.3

    Cada persona es un mundo y cada mundo un universo

    https://www.youtube.com/watch?v=9do1GWUkBKw

    Son las tres en punto de este martes, siete de abril, soleado pero ventoso, cuando comienzo a escribir el Blog. ¡Cómo pasa el tiempo! Han pasado casi dos meses desde que escribiera la última entrada, allá por el mes de febrero. Y desde entonces, lo mejor que puedo decir es que no habido novedades importantes en lo que se refiere a mi salud. Por fin parecen haber quedado atrás las diversas gripes, catarros y otros virus que me persiguieron durante el otoño y buena parte del invierno. No habrá sin embargo que descuidarse aún, porque no hace falta más que pasarse por una farmacia para comprobar que la gente, a pesar de estar ya en plena primavera, sigue pillando catarros y resfriados. Es lo normal cuando muchos confunden el sol con el calor. Estos días por ejemplo, estamos disfrutando en Gijón de días mayormente despejados, pero con un viento del Este que como siempre que sopla por estos lares, hace que sientas como si un ventilador te escupiera cubitos de hielo o te lanzara calderos de nieve por todo el cuerpo, a poco que te pille un poco desabrigado.

    Lo cierto es que hoy, después de haber acudido por primera vez al gimnasio al que me apunté la semana pasada, me dije: "voy a escribir un poco en el blog". Porque oye, no todos los días se vuelve al gimnasio. En realidad yo llevaba como siete u ocho años sin apuntarme a uno. Nunca fui muy de gimnasios, porque francamente me aburrían y apenas aguantaba media hora en ellos. Pero me lo he tomado como un reto más que añadir a mi agenda, y que me sirva para escapar de paso de la rutina de todos los días. Vamos a ver lo que duro, y sobre todo si me lo tomo con calma y no me estreso por ir demasiado despacio. Para empezar, esta mañana participé de una clase de Pilates (si me dicen hace cinco años que iba a ir a Pilates me hubiera caído de culo de la risa). Lo que resultó una agradable sorpresa fue el que conociera a la chica que la impartía… ¡Ya es pequeño el mundo! La clase fue bastante llevadera (lo peor como siempre los ejercicios de lumbares y abdominales), aunque me encontré eso sí, un “poco” en minoría: calculo que seríamos unas treinta y pico personas… ¡y yo era el único chico! Y la media edad andaría más por los cincuenta que por los cuarenta. Ya veis. En fin, valor y al toro; es lo que hay.

    Sobre mis cursos literarios, comentaros que ya he finalizado el de Iniciación a la Creatividad Literaria. Ahora me queda continuar hasta el mes que viene con el de Escritura para Niños que empecé en marzo. Nunca hubiera pensado que escribir para niños fuera tan complicado. Tienes que saber adaptar tu forma de escribir y contar las cosas para que resulte de fácil lectura y compresión, pero al tiempo, tienes que "jugar" con la más absoluta de las libertades, porque la imaginación de un niño no conoce límites. Para un niño no hay nada raro en que una vaca pueda hablar, que una estrella se apague en el cielo porque se le acaben las pilas o que un niño pueda volar sobre una alfombra mágica… A ver si esta noche comienzo con los “deberes” de esta quincena, que se acumula el trabajo. Para los que aburráis y tengáis curiosidad, ya sabéis que cuelgo mis trabajos en http://relatoscortosfili.blogspot.com.es/ Bueno, llamarles trabajos quizás sea un tanto osado por mi parte… Llamémosles pequeños filirelatos. Aunque para filirelatos los que alguna vez escribo en Facebook (algunos para no dormir). Los que me siguen en Facebook bien lo saben y lo sufren. Nadie es perfecto. Y si os digo la verdad, me encuentro muy feliz y a gusto con mis imperfecciones.

    Y es que por más que intento organizarme, al final siempre acabo escribiendo de madrugada. Es a partir casi de media noche cuando comienzo, una vez que Nadaya ya se ha dormido, quien al no ir todavía al colegio, tiene unos horarios todavía un tanto "nocturnos". Afortunadamente sigue durmiendo muy bien y una vez que se queda KO, ya no se despierta hasta pasadas las nueve y media como mínimo. Y de tarde todavía se echa una buena siesta. Siesta que yo intentó muchas veces saltarme, porque es también cuando aprovecho para hacer cosas… como por ejemplo ahora estar escribiendo esto (o antes tender la ropa). Pero en ocasiones me resulta muy difícil resistirme a la tentación de echar una cabezada en la cama, pegado a su cuna. Ella siempre me pide a través de los barrotes de la cuna la mano y yo se la doy muy gustosamente, porque para qué engañaros, no sé si es ella quien se relaja con mi mano para dormir o si soy más yo quien busca la suya para hacer lo propio.

    Ella sigue cada día aprendiendo nuevas cosas que le voy enseñando y es como cualquier niño a esa edad, una auténtica esponja. Habla por los cuatro costados; para que luego digan que si aprenden un par de idiomas al mismo tiempo tardan más en empezar a hablar. Lo que sí es verdad es que mezcla español, italiano... ¡y bable! 

    Este fin de semana, hablando de niños (y no tan niños), como sabéis ha sido el Día del Bollu, por lo que no han faltado las tartas, bizcochos, bombones… que todavía darán para unos cuantos días. Tengo que reconoceros que entre Ramos y el Bollu uno (al menos yo) acaba por estresarse un poquito. En nuestro caso, tenemos en total tres ahijados más luego el padrino y la madrina de Nadaya. Así que entre que te traigan la palma (y lleva la de Nadaya) y luego entregar el Bollu (y recibir el de Nadaya) uno no sabe si va o viene. Yo creo que para otro año voy a ver si nos organizamos un poco mejor, porque lo de este año pareció más una gymkana que otra cosa y sólo me faltó poner la pegatina de SEUR en el coche. ¡Que estas fiestas son para disfrutarlas y no para estresarse! Pero bueno, como se suele decir, que todos los problemas sean de este tipo.

    Para acabar y volviendo al inicio, deciros que para finales de mes tendré la revisión correspondiente a los cuatro años del segundo trasplante. Y es que esta Semana Santa se cumplieron los cinco años desde que me diagnosticaron la enfermedad. Sigo tomando medicación, fundamentalmente como profilaxis y también para combatir ese pequeño brote de rechazo que me surgió hace un par de años. Pero nada exagerado: seis o siete pastillas de media. Ando además desde Agosto con esas otras pastillas que os había creo ya mencionado, ExJade, que son para reducir el nivel de hierro presente en mi sangre, y que tanta trasfusión puso por las nubes. En los últimos análisis (los de febrero) andaba algo mejor. Para esta cita vamos a empezar a tratar también mis niveles de colesterol y triglicéridos, que igualmente andan un tanto por encima de lo que sería aconsejable. También tendré que pasar por Medicina Preventiva para actualizar mi calendario vacunal, ya que según me han dicho, se han incorporado nuevas vacunas para personas que se encuentran en mi situación, es decir, que han pasado por un trasplante de médula ósea. Tengo también pendientes dentro de esa revisión de los cuatro años, un nuevo escáner y alguna que otra prueba de control. No debería haber nada fuera de lo normal. Vamos a confiar en que sea así.

    Y nada más, que tampoco como veis tenía grandes cosas que contaros. Para esta primavera espero que podamos empezar con la mudanza para en cuanto comience el verano, trasladarnos de forma definitiva a nuestra nueva casa en Quintes (repito: en Quintes, que ya saben algunos por dónde voy). Sé que voy a echar mucho de menos mi barrio -¡qué hermoso es El Coto!-, pero como os dije cuando os anuncié la noticia, estaré a menos de diez minutos para hacer frente a cualquier vestigio o ataque de morriña. De todos modos, creo que me voy a adaptar muy bien a la vida de aldea. No en vano es como si llevara casi veinte años haciéndome a ella. 

    Así que disfrutad de estos días, cada vez con más horas de sol, no perdáis nunca la sonrisa ni la esperanza en que por dura que pueda ser la vida, ésta acabará por compensaros cualquier dolor con una alegría aún mayor. Y si no encontráis la esperanza, buscadla allí donde la visteis por última vez. Yo es que tengo mucha experiencia en perder pero luego también en encontrar las cosas...

    Un fuerte abrazo a todos… y mañana más.

     

    Sentir que puedes volar,
    Aunque te corten las alas;
    Que nunca vencerán,
    Tu espíritu de revancha.

    Que para el cielo más oscuro,
    También tienes un paraguas;
    Y que no existe ningún diluvio,
    Que no dé paso a la calma.

    Así que puedes jurar,
    Que aunque hoy estés hundido,
    Mañana todo volverá a tener sentido.

    Así que puedes jurar,
    Que por grande que hoy parezca,
    Hay una alegría que supera cada pena.

    Sentir que amar es vivir,
    Y que muere quien no ama;
    Que siempre hay dentro de ti,
    Un lugar para la esperanza.

    Que para el camino más duro,
    Hay gente como tú que va descalza;
    Y no pierden ni un solo minuto,
    En ver lo que queda a su espalda.

    Así que puedes jurar,
    Que aunque hoy sientas frío,
    Mañana encontrarás un nuevo abrigo.

    Así que puedes jurar,
    Que por increíble que hoy parezca,
    Hay tantas victorias como estrellas.

    Sentir que puedes volar,
    Aunque te corten las alas...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook